domingo, julio 31, 2016

El tebeo de esta semana 21: Shang-Chi Master of Kung Fú Omnibus por Steve Englehart, Jim Stalin, Doug Moench y Paul Gulacy

Para empeorarlo aún más, Starlin por fin leyó el material de origen de Sax Rohmer y se sintió horrorizado por el racismo que lo impregnaba todo. Para cuando por fin hubimos acabado -dijo Starlin-, tenía un amigo oriental que le echó un vistazo y me dijo directamente que le resultaba insultante. Eso fue suficiente para mi. 

Fragmento acerca de la génesis del personaje de Shang-Chi sacado del (imprescindible) libro Marvel Comics la historia jamás contada de Sean Howe.



Hoy quiero recomendar un libro editado en inglés, en edición de lujo y con un material de esperada reedición. Se trata del primer Omnibus de una serie de cuatro (cinco si se incluye otro con los magazines en blanco y negro de Deadly Hands of Kung Fu) de la serie de los años setenta y ochenta Shang Chi Master of Kung Fu. Una serie creada a rebufo del fenómeno popular de las artes marciales con las películas de Bruce Lee y la serie de TV Kung Fú protagonizada por David Carradine como principales referentes. Marvel comics no quiso quedarse atrás en la moda de las artes marciales y creó diferentes personajes en su universo de ficción: Shang Chi, Puño de Hierro, los Hijos del Tigre, etc.


La imposibilidad de reeditar estos cómics durante un buen montón de años se debía a la inclusión en la historias del padre del personaje. Fu Manchú. Personaje cuyos derechos no estaban en poder de Marvel. Recuperados recientenmente mediante algún tipo de acuerdo que desconozco, han hecho felices a los lectores que esperábamos una edición restaurada de los cómics. Obvia decir que las ediciones Omnibus de Marvel garantizan una óptima calidad de reproducción. Sospecho que Panini no tardará mucho tiempo en publicar su versión, Pero mi paciencia no da para esperar más. traslado el problema de dónde colocar cinco Omnibus USA más.


El principal interés de la serie es la espectacular etapa dibujada por Paul Gulacy, por lo demás es un tebeo hijo de su tiempo. Los primeros episodios de los creadores del personaje: Englehart y Starlin son aventuras genéricas y el escalón de calidad se supera al llegar Doug Moench a la colección y darle una identidad y coherencia a la serie a través del pastiche de géneros: aventura, espionaje y artes marciales. Un clásico de los cómics de la época para aquellos que os cautiven los años setenta marvelitas.

domingo, julio 24, 2016

El tebeo de esta semana 20: Rituales de Álvaro Ortiz

Aparte de este libro no he leído ninguna otra obra de Álvaro Ortiz. No es bueno ni malo. Con el tiempo todo llegará. Lo digo para subrayar el hecho de que este libro es una buena lectura por sí misma sin tener que apreciar de dónde viene, ni a dónde va la obra de su autor.




Rituales es una buena historia. Una historia bien contada. Una intriga que se plantea a través de una narración fragmentaria, donde las distintas escenas -de gran interés por si mismas y que denotan gran imaginación de su narrador- se van engarzando y enmarañando según avanza la lectura y dejando al lector que vaya construyendo lo que sucede por sí mismo y dentro de un amplio margen saque sus propias conclusiones. Otro acierto, me parece el tono del relato que marida con gran acierto lo cotidiano y costumbrista con lo inexplicable, lo misterioso y lo desconocido. Esta mezcla me resulta de gran interés como lector. Y tras este cómic apunto a este autor en la lista de autores españoles contemporáneos a los que seguir. Poco tardaré en ponerme al día con sus otras obras.

domingo, julio 17, 2016

El tebeo de la semana 19: AIDP integral Volumen 3 de John Arcudi, Mike Mignola y Guy Davis

Aunque conocí los cómics de Hellboy prácticamente desde que salieron a mitad de las década de los noventa, lo cierto es que no les he hecho mucho caso hasta hace bien poco. Como decía, en aquel entonces del sello Legend de Dark Horse me interesaban más los Monkeyman & O´Brien de Arthur Adams o los Next Men de John Byrne que las creaciones de Mike Mignola. Un poco más tarde me hice con un retapado con Hellboy Semilla de Destrucción pero no me enganchó. Hace un par de años sacarón en USa y poco después en España integrales con la serie de Hellboy. Los compré y leí los dos primeros. Me interesaron y me parecieron muy bonitos pero seguía sin engancharme. Eso de la agencia contra los seres paranormales no era del todo mi rollo. Me llegué a comprar el tercer integral de Hellboy y lo tengo meses después sin quitar el retractilado. Su momento le llegará.






Cuando tocó la publicación de AIDP, la serie de integrales de la colección hermana de Hellboy, ya los dejé pasar y al igual que con la serie regular en tomos no les hice el menor caso. Hellboy estaba dibujada mayoritariamente por Mignola y ese ya era su valor más allá de la historia. AIDP, no tenía eso. Hace un par de meses vi los tres integrales de oferta y los compré. Hasta el último par de semanas los había dejado en la parte baja del montón de lecturas pendientes, pero llegaron las vacaciones y les tocó su ocasión de ser leídos.El primer integral me resultó algo deslavazado con la sucesión de autores distintos contando pequeñas historias. Terminado la sensación fue de ni fú ni fá.

Por inercia (y advertido de que la cosa mejoraba a partir del segundo integral) proseguí con la lectura y es a partir de la llegada de John Arcudi como guionista regular y Guy Davis como dibujante fijo cuando la serie despega. Los personajes y los elementos ambientales empiezan a encajar respecto al tomo anterior. Las historias y el tono de estas empezaban a interesarme de veras y el hecho de ir viendo los giros inesperados, las sorpresas y que todo podía pasar hizo que  el conjunto alcanzara un interés creciente. Me gustó La plaga de ranas, pero mucho más los Muertos y la Llama Negra. Pero será en el tercer integral (el que recomiendo por escoger uno en esta entrada) con La Máquina universal y El Jardín de las Almas cuando ya me terminé de enrolar como entusiasta del universo de cómics de AIDP. 

En este momento ya empecé el cuarto integral y estoy en perspectiva de adquirir el quinto en un futuro cercano. Si como yo dudas sobre si estos cómics serán o no, lo tuyo. Dejalo madurar y espera el momento idóneo. Más vale tarde que nunca. 

domingo, julio 10, 2016

El tebeo de la semana 18: 100% Marvel: Elektra Linajes de W. Haden Blackman y Michael del Mundo

El cómic  a recomendar esta semana es un tebeo protagonizado por el personaje de Elektra. Personaje que apareció por vez primera en los primeros años 80 en las páginas de la serie de Daredevil para poco después "disfrutar" de una dramática muerte de cómic, algo que conllevaría en las décadas siguientes resurrecciones y sucesivas muertes. Un personaje cuyas apariciones puntuales como secundaria (pienso el Lobezno Agente de Shield por ejemplo) me han interesado más que la gran mayoría de intentos de darle un papel protagonista. Supongo que el hecho de que sus historias hayas sido en exceso reiterativas o de una estética grim & gritty (más cercano a Punisher, Lobo y similares) han hecho que no me terminasen de interesar demasiado.

Michael del Mundo

Pero he aquí que nos encontramos con el primer tomo de la última serie de Elektra publicada por Marvel. Una serie corta de 11 números y recopilada por Panini en dos tomos para su edición en España. En este primer tomo se nos cuenta una historia sencilla y correcta sobre un contrato a cumplir por Elektra para dar alcance a un Asesino de asesinos: Cuervo Negro. Salvándole de otros asesinos (Lady Bullseye, Cazador de Cabelleras y un tal Labios Sangrientos) que también le persiguen. En resumen, una historia más que cumple lo que intenta: entretener. Pero el factor diferencial de este cómic sobre cualquier otro y que lo eleva uno o dos escalones por encima de la media es el dibujo de Mike del Mundo. Cada página es una maravilla de espectacularidad que hace merecer la lectura. Además el tomo cuenta (en mi modestia opinión) con una de las mejores portadas de cómic de los últimos años.




viernes, julio 01, 2016

El tebeo de la semana 17: Battlefields Querido Billy de Garth Ennis y Peter Snejberg

Primer día de Julio y cumplo con mi palabra de regresar a esto.

El cómic que toca hoy corresponde a un célebre guionista del comic-book americano el norirlandés Garth Ennis.  El guionista de Preacher, Punisher o The Boys,  estas tres obras serán quizá las más conocidas suyas y en diferentes momentos me había acercado a ellas para comprobar - en contra del clamor popular- que me producían un profundo desinterés (las dos primeras) y animadversión (la última). Simplemente no son mi rollo y lo asumo, que las disfrute otro tipo de público. Reducido desde de mi cuadriculada visión de las cosas, apenas veía más que violencia psíquica y física algo gratuita sin mucho más que sacar, un simple cacaculopedopis. Repito no es mi rollo y por ello solía evitar lecturas de obras suyas que se me recomiendan aquí y allá. Pero de entre estas sus historias de género bélico sí me generan cierta curiosidad. Hasta ahora había evitado leer War Histories, el As enemigo o Soldado desconocido... pero cayó en mis manos el segundo tomo de la serie Battlefields (que en España publica Aleta) y le di una oportunidad sobretodo por el dibujante Peter Snejberg quien sí me cae en gracia (debido a que fue el sustituto de Tony Harris la etapa final del Starman de James Robinson, siendo este uno de mis cómics favoritos).





El arco que incluye este tomo titulado Querido Billy cuenta la historia de las consecuencias de los horrores de la guerra y la venganza individual a la que conducirá. La historia se sitúa en la segunda Guerra Mundial , en un escenario "secundario" del sur de China. Allí un grupo de mujeres caen prisioneras, son violadas y fusiladas en una playa del Pacífico por el ejercito japonés. Una de ellas -nuestra protagonista- sobrevive milagrosamente y es rescatada por los aliados. Esta escena inicial está muy bien narrada, por lo impactante, porque justifica los horrores de la guerra y porque sirve para engendrar la historia posterior. A partir de aquí el nudo de la historia es casi costumbrista romántico, la enfermera conoce soldado, soldado se enamora de enfermera y viceversa en el marco de una guerra. Un cambio de tono muy brusco pero que le va muy bien a la historia. Porque la enfermera protagonista no puede olvidar y el odio crece en su interior. El resto de la historia, como siempre hay que leerlo, no estoy aquí para destripar todo lo que se relata. El cómic merece la pena. A ver si me hago con el primero.

sábado, mayo 14, 2016

Sin entradas para Mayo y Junio.


Hoy salta la triste noticia de la muerte del gran Darwyn Cooke.




















Y sin relación aparente, escribo para intentar justificar la falta de entradas del último par de semanas. No es que me lleve mucho tiempo pero es fase final de examen de oposición (otro año más) y hasta que termine no actualizaré. A partir de finales de Junio recuperaré tiempo perdido.

domingo, abril 24, 2016

El tebeo de esta semana 16: Historias del barrio Caminos de Gabi Beltrán Y Bartolomé Seguí

Vamos con la recomendación de este domingo. El tomo en cuestión resulta ser una suerte de continuación al primer Historias del barrio por parte de los mismos autores. Tomo inicial que leí en su momento y quedé encantado con la hibridación de realismo quinquillero y memoria emotiva de un adolescente literariamente situada en el barrio chino de Palma de Mallorca en los años ochenta.




El segundo tomo publicado hace unos meses por Astiberri (que casualmente ha caído hoy en mis zarpas y leído de un tirón en el viaje de vuelta a casa) no le va a la zaga en interés. Prosiguen los episodios fragmentados de la biografía del protagonista/autor con anécdotas de su viaje iniciativo a la madurez situadas en el microcosmos del barrio -en este volumen me han encantado las tituladas 'Pamela' y 'La loca'- y como contrapunto explicativo se intercalan los textos entre capítulos centrados en el recuerdo del narrador adulto acerca de sus progenitores (tema central de la historia). Un cómic de contrastes en donde la osadía vital convive con la fragilidad y la introversión; un tebeo que merece mucho la pena. Ojalá los recuerdos y su recreación den para más volúmenes de Historias del Barrio.

domingo, abril 17, 2016

El tebeo de esta semana 15: Thor, Diosa del trueno de Jason Aaron y Russell Dauterman

La semana pasada no publiqué entrada y la tengo pendiente para más adelante. Ahora voy muy justo de tiempo y a final de año todo estará compensado.

Hoy quiero hablar de un tebeo publicado en formato popular en grapa con cadencia mensual y escasas 22 páginas por número. Se trata además de un tebeo de superhéroes de Marvel. En mi modestia opinión la mejor serie que está publicando dicha editorial en la actualidad. La etapa actual de la serie de Thor es un tebeazo desde que cayó en las manos del interesante escritor Jason Aaron (cuya obra maestra Scalped ya comenté por estos lares hace bastante). Primero acompañado del dibujante Esad Ribic y en la actual etapa con Russel Dauterman.



En la primera etapa (publicados por panini desde el número 25 al 45 de la colección en curso) la serie estaba protagonizada por el Thor masculino de siempre, la historia constaba de arcos argumentales autoconclusivos; donde primero se fusionaban el presente, pasado y futuro del dios del trueno para enfrentarse a un asesino de dioses, después una multinacional maligna y a continuación al villano clásico del personaje Malekith el elfo oscuro. unas historias estupendas con un nuevo enfoque y tono que daban a la serie un necesario soplo de aire fresco. 



Pero será a partir del último arco previo a Secret Wars cuando la serie despega para convertirse en un clásico moderno (en la edición española de Panini: los números 46 al 53 y después de Secret Wars del número 58 en adelante). El inicial ardid argumental es la aparición de una nueva portadora del martillo Mjolnir (digna por tanto del mismo en demérito del hijo de Odín -quien sigue pululando por ahí-) y su misteriosa identidad para todos los personajes y (ojalá no os lo destripen antes) el lector. En seguida el nuevo personaje se gana el cariño del público y una vez se revela su identidad y particulares circunstancias aún más. Desde ese punto la nueva etapa inicia con la progresiva sensación de estar leyendo una historia mítica, con un plan establecido y que pinta que concluirá en el panteón de las mejores etapas del personaje. Yo estoy a tope de ilusión lectora con esta etapa. No puedo pedir más.

domingo, abril 03, 2016

El tebeo de esta semana 14: Superman identidad secreta de Kurt Busiek y Stuart Immonen

Esta semana elegiré un tebeo de Superman -a colación del reciente estreno de la película Batman vs Superman el amanecer de la justicia dicho sea de paso que aunque es entretenida,  no me ha gustado demasiado-. Reconozo que en los cómics de Superman no me han interesado nunca, me pasa igual que con los de Batman o de Spiderman nunca me han molado demasiado sus series regulares ni las he coleccionado regularmente por mucho tiempo. Me gustan por lo general los superhéroes menos solemnes y más de andar por casa. Mi colección personal de cómics de Superman en solitario es bastante reducida: la etapa completa de John Byrne y cuatro o cinco tomos con historias autoconclusivas. Entre estas hay dos que sí me chiflan. Una es All-star Superman (que ya mencioné hace varias entradas) y la otra es de la que toca recomendar hoy que es mi historia favorita protagonizada por el personaje.




Superman identidad secreta es una serie limitada de 4 números fuera de la historia oficial de Superman, una aventura alternativa que se conoce en el universo Dc como "Elseworlds (otros mundos)". Mi copia de este cómic es de la edición que hizo Planeta en 2005, aunque el tomo fue reeditado recientemente por ECC.

La obra está escrita por el guionista Kurt Busiek en el momento más alto de su trayectoria. Si no me equivoco, recién había terminado su exitosa etapa en Marvel con series como Thunderbolts o Vengadores y simultaneamente a S.I.S. comenzaba a publicarse el primer volumen de la maravillosa Astro City en Image comics. Unido al escritor se une el dibujo de Stuart Immonen - quien es sin lugar a dudas mi dibujante en activo favorito- en absoluto estado de gracia -en mi modesta opinión como casi siempre-. Pero más allá del interés que transmitía en su momento el nombre y prestigio de los autores de este cómic su interés radica en la historia que cuenta.

Partiendo de su premisa inicial: es la historia de un chico nacido de Smallville a quien sus bromistas/cachondos/cabrones progenitores deciden llamar Clark a sabiendas de que su apellido será Kent. Es decir nuestro protagonista será un Clark Kent de Smallville en un mundo donde todo el mundo conoce ese nombre por ser la identidad secreta de Superman, personaje fruto de la ficción. A partir de aquí se cuenta una maravillosa historia alternativa con todos los elementos definidores de lo que simboliza la mitología alrededor del último hijo de Krypton pero relatado desde una perspetiva casi costumbrista -al menos al inicio-. Un relato donde pesa más lo introspectivo y la caracterización de personajes que la acción o la resolución del enfrentamiento con el malo de turno. No cuento nada más: si quieres leer una historia de Superman sin duda esta es una de las mejores (si no la mejor).







domingo, marzo 27, 2016

El tebeo de esta semana (santa) 13: Asgard de Xavier Dorison y Ralph Meyer


Prosigo con los cómics de género aventurero. Tras la elección de los piratas de la entrada anterior, esta vez me da por una de viquingos.
Esta semana leí el integral de Asgard publicado por Norma editorial, obra de el guionista Xavier Dorison y el magnifico dibujante Ralph Meyer y qué decir más que me ha parecido una auténtica maravilla.



La historia consta de dos albumes: Pie de Hierro y La serpiente-Mundo. Se inicia con el nacimiento del protagonista, condenado a la muerte por nacer con una deformidad: la falta de una pierna. Rebelándose contra los dioses, el padre de la criatura decide rechazar el destino y perdonar la vida de su hijo llamándole Asgard. Tras esta escena inicial nos encontramos con Asgard Pie-de-hierro un viquingo ya maduro que ha demostrado su valía -a pesar de su minusvalía inicial- llegando a formar parte de la guardia del rey y que por misteriosas razones ahora se dedica a alquilar sus servicios como cazador bestias y criaturas fantásticas. A partir de aquí sus servicios serán prestados para aniquilar una bestia acuática que aniquila los barcos e impide a los pueblos pesqueros ganar su sustento. formando un variopinto grupo de acompañantes partirán a la caza del monstruo que se tratará de Jörmundgander -la serpiente del Midgard- que según la mitología nórdica presagia el fin del mundo (Ragnarök). Y hasta aquí puedo contar sobre este fantástico cómic que bien vale los veintidos euros que cuesta.  


La estructura cerrada de la aventura en dos álbumes parece presagiar que no habrá continuación en nuevas entregas. Una lástima pues creo que  el carismático protagonista y el universo contruido a su alrededor podrán dar mucho más de sí.

domingo, marzo 20, 2016

El tebeo de esta semana 12: Los piratas de Barataria tomo 1 de Marc Bourgne y Frank Bonnet

Desde casi mi tierna infancia no entendía, ni compartía la afición a los cómics de aventuras de tradición europea. El género del oeste, los piratas, los romanos y lo histórico en general , me aburrían. Simple y llanamente no me llamaban la atención. Las páginas protagonizadas por el Blueberry de turno- que entonces caían en mis manos- ya fuera desde el Pequeño País, Super Mortadelo o Gente Menuda...- simplemente me las saltaba. Esa dinámica que se inicio hace un par de décadas ha tardado en cambiar.  Desde hace un par de años, todos esos géneros aventureros aparecen entre mis lecturas cuando hay ocasión. 


Hoy quiero hablar de una serie de este tipo, en concreto una aventura de piratas de principios del siglo SXIX:  Los piratas de Barataria. Esta serie cuyo contundente integral con los primeros 4 álbumes conseguí un poco por casualidad y que tuve en el montón de lecturas pendientes un buen montón de meses. Finalmente llegó el verano y le di un tiento a la serie.

De inmediato valoré el dibujo de Bonnet. Inevitable cuando uno observa el detalle de los barcos dibujados y más adelante las batallas. La historia es algo sobria para mis gusto habitual, pero una estupenda ambientación histórica y el desarrollo de la intriga principal de la secreta identidad del personaje principal Artemis Delambre y su guardaepaldas Routam, como el desarrollo de los personajes secundarios por un lado los piratas acompañantes de Artemis como por otro los personajes que la hostigan y persiguen como Inga Schott, poco a poco la historia te va conquistando. Recuerdo "obligarme" a leerlo despacio, albúm a albúm, episodio a episodio, espaciando su lectura para no empacharme y leerlo de un tirón sin recrearme en sus detalles. 

En el último par de visitas a mi tienda de cómics habitual, ya he tenido sopesado entre las manos el segundo integral de la serie (recientemente publicado por Yermo). Aún no lo he comprado (pero caerá) y cuando lo haga quiero tomarme el mismo tiempo para disfrutarlo.


Próximamente más...

martes, marzo 15, 2016

El tebeo de la semana (pasada) 11: El invierno del dibujante de Paco Roca

La última semana me cargué de trabajo el fin de semana y obvié la entrada que debería haber escrito en este bloj. No pasa nada. A posteriori me pongo al día. En esta ocasión toca el que es para mí ¡el mejor cómic español de todos los tiempos! o dicho de un modo menos grandilocuente el que más me gusta y más me emociona. Un cómic que habla del mundo del cómic. El invierno del dibujante de Paco Roca.

El autor valenciano es seguramente y con merecimiento el autor español  más en boga. Un autor que alcanzó una relevancia para la inmensa minoría de los comiqueros con Arrugas y que después ha seguido encadenando obras que no bajan del notable alto como Los surcos del azar, Memorias de un hombre en pijama o La casa... pero todas palidecen a mi juicio comparadas con un tebeo que coloco en el panteón de mis favoritos personales de todos los tiempos, esta es El invierno del dibujante. Un cómic que no recuerdo la cantidad de veces que he releído desde que se publicó en 2010 y que desde un primer momento me cautivó por su tono costumbrista y teñido de apacible melancolía.


Una historia que repasa algunos episodios fundamentales de la historia del cómic patrio poniendo su punto de mira en la extinta editorial Bruguera. Con el apoyo de la labor previa de los estudios de Antoni Guiral (si alguien no conoce los libros  - Cuando los cómics se llamaban tebeos o su continuación Los tebeos de nuestra infancia: la Escuela Bruguera tomos 1 y 2- desde aquí los recomiendo para profundizar en el tema) Roca reelabora la historia de una época primigenia del cómic en los años finales de la década de los 50, vista desde la óptica de sus artesanos, los dibujantes de cómics infantiles y juveniles de la editorial. Su lucha en busca de la dignidad de su oficio y el reconocimiento de su autoría más allá del sueldo recibido. El ardid argumental es la espantada de los dibujantes estrella de la editorial Bruguera en el año 57 para fundar su propio revista -Tío Vivo- y alcanzar la autonomia artística y empresarial. Desde luego es la historia fundamental. Su intento y su caída. Los cómos y los porqués. Pero en las escasas 118 páginas de la obra de Roca, se presenta un fresco de una época, la historia se puebla de detalles guiños y anécdotas del microcosmos de la editorial Bruguera y sus moradores: Escobar, Francisco Ibañez, Peñarroya, Víctor Mora, Vázquez, Cifré, Conti, Rafael González, entre otros... y son estos los que sirven a Roca para dar emoción humana a la historia. Pienso en la escena casi final entre Vazquez y González, el encuentro de los pródigos de Tío Vivo con González Ledesma, el orgullo de Ibáñez ante su éxito, las reuniones del grupo, la ambientación de una época ya pasada  y casi en cada página se consigue tocar la fibra del lector que como yo -aunque en una época mucho más tardía- recuerda con nostalgia cómo vivía entonces con tremenda ilusión las visitas al kiosko en busca de sus tebeos.




domingo, marzo 06, 2016

El tebeo de esta semana 10: Richard Stark's Parker de Darwyn Cooke nº 3 El Golpe

La serie de la adaptaciones a cómic de la obra novelista de Donald Westlake (con el seudónimo literario de Richard Stark) por el dibujante Darwyn Cooke es una absoluta maravilla. Pero antes de esto comentaré algo respecto a mi relación con "lo policíaco".

Tengo una relación extraña con el llamado género negro me ha encantado desde mi lozanía en formato audiovisual (hablo de cine, claro) pero no le he cogido nunca el gusto en narrativa (novelas debería decir). Lo he intentado en diversas fases de mi vida adulta, pero ni los clásicazos: ni Hammet, ni Chandler; ni las intentonas de los modernos artesanos del género venidos de los paises nórdicos me han subyugado. Tras varios intentos lo tenía bastante claro, en el género negro mi opción era esperar a que hiciesen las pelis (lo mismo que pienso de los sagas de fantasía por lo general).  Sin embargo la eclosión en los últimos años de una serie de obras (principalmente esta serie y las obras de Ed Brubaker aunque hay más ejemplos soberbios.) en formato cómic me ha reconciliado con el género policíaco en otro soporte más allá del cine. Deberé seguir intentando hasta que consiga disfrutarlo en prosa.





Escojo un tomo de la serie Parker (publicada en España por Astiberri) y no la serie en general por que cada uno de las adpataciones de cada novela es una pequeña joya y se pueden disfrutar independientemente. La historia del tercer tomo nos situa al recio protagonista de la saga aburrido tras varios meses desde su último trabajo y atiende la oferta proporcionada por antiguos compinches. Reacio al principio, Parker tomará las riendas y planificará el golpe a una pequeña población minera cerrada  como una ratonera con una única salida. La narración se desarrolla a través de la planificación y ejecución del plan, con el equipo y los giros de guión que por supuesto no destriparé. Lo mejor es la claridad, senicillez  y vigorde la narración de Cooke. Este hombre es un maestro del cómic. Con un dibujo bitono (negros y anaranjados) y un sabor a clasicazo que tira de espaldas, hace que la historia fluya de un modo orgánico y natural, haciéndote disfrutar de cada página y cada detalle. Termino con una recomendación de manual: ¡No te pierdas este tebeo!


domingo, febrero 28, 2016

El tebeo de esta semana 9: Tebori de Marcial Toledano y José Robledo.



La recomendación de esta semana no será muy profusa en palabras pues es un cómic que recién ha salido a la venta (el pasado viernes) y obviamente acabo de leer. Se trata de Tebori editada por Diabolo ediciones la nueva serie de albumes del tándem de autores españoles: José Robledo y Marcial Toledano. Autores de la estupenda serie Ken Games (de tres tomos y una precuela) de la que no es descabellado pensar que termine hablando en un futuro cercano.


La nueva serie Tebori está protagonizada por Yoshi un jovenzuelo perteneciente a una banda y que su padre intenta apartar del mal camino poniéndole al aprendizaje de un maestro tatuador. Un artesano del que aprenderá el oficio al modo tradicional japonés. Pasado el tiempo el aprendiz tendrá que ocupar el puesto del maestro y paradógicamente terminará en el mundo de violencia del que pretendía huir entrabando relaciones con las altas esferas de la Yakuza.




Por supuesto, se trata de un primer albúm y la historia se centra en la presentación de los personajes y la ambientación de su universo de tradición, bajos fondos y  (el desarrollo de los secundarios y los relatos de sus tatuajes se llevan gran parte del interés) preparándonos para lo que vendrá después pero la narrativa de la pareja Robledo-Toledano hace que te enganches a la historia y crean la necesidad de continuar y leer más. ¡Qué larga será la espera hasta el próximo álbum! (anunciado para después del verano).




domingo, febrero 21, 2016

El tebeo de esta semana 8: Revival por Tim Seeley y Mike Norton.

Esta semana me apetece recomendar una serie en curso actualmente. Revival publicada en los USA por Image comics (editorial que actualmente publica un nutrido grupo de series IMPRESCINDIBLES y de las que poco a poco espero escribir por aquí) y en España por la también estupenda Aleta ediciones. Yo sigo la edición española por lo que solamente he leído dos tomos, según creo el tercer tomo debe estar a punto de publicarse.


La trama se inicia en un entorno rural cerrado (un pueblecito de Wisconsin) en que se produce un hecho sobrenatural-fantástico, a partir de un día de enero los muertos vuelven a la vida. Desde ese instante el gobierno pone en cuarentena la zona y empieza la historia. Este hecho nos lleva a pensar que nos encontramos ante la enésima historia de terror con zombies o muertos vivientes o pandemia colectiva... y sí, lo es. Pero no se queda solo en eso, más allá de la premisa de la historia de terror, Revival es una historia de género negro, policiaca y de asesinatos, donde el ambiente y los personajes articulan una narración en la que todo parece al vez familiar y nuevo; bello y espeluznante. Culpa de ello son sus autores: el guionista Tim Seeley junto con el dibujante Mike Norton que nos entregan un relato cojonudamente narrado, donde por supuesto es importante la búsqueda de una explicación al hecho sobrenatural que ha ocurrido pero lo es más la evolución de sus variopintos personajes (destacan como principales la familia Cypress) , sus relaciones entre sí, con la situación que viven y con la nueva concepción de la muerte. La ambientación de una naturaleza rural gélida (que inevitablemente  nos remite a Fargo) da el tono perfecto a una historia  de obligada lectura. Mi consejo -si no ha quedado claro- es que estás perdiendo el tiempo en acercarte a tu tienda de cómics y darle una oportunidad a este serie.





Revival#6 Una de las portadas más chulas que recuerdo en los últimos tiempos.

sábado, febrero 13, 2016

El tebeo de esta semana 7: Érase una vez en Francia de Fabien Nury y Sylvain Vallée

Buenas, esta semana me apetece recomendar una serie francesa de 6 álbumes (recopilada en 3 tomos en la edición de Norma en España). en esta ocasión no voy a tirar mucho discurso pues la recomendación es muy simple y vale tanto para los aficionados al cómic como para los que no estén acostumbrados a dicho género.




Érase una vez en Francia
es una historia clasicota, dicho en el buen sentido. Una combinación equilibrada de dos géneros que deben interesar al público en general: por un lado el género histórico concretizando en la 2ª Guerra Mundial y por otro lado, el mundo de la Mafia y los bajos fondos. Partiendo de estas dos fuentes y cogiendo elementos funcionales de los mejores referentes de historias de ambos mundos, Nury y Vallée nos relatan con suficiente habilidad el ascenso, esplendor, caída y redención de Joseph Joanovici un chatarrero judío que medra en la Francia ocupada durante los años de la guerra colaborando y enriqueciéndose suministrando a los Nazis. Un personaje bien construido desde la ambigüedad moral que sobrevive y evoluciona a través de los acontecimientos históricos que le tocan. Aunque la premisa pueda oler a refrito de elementos, la historia cuenta con suficiente entidad para no aburrir en ningún momento y querer continuar hasta su finalización. Poco más puedo contar, es una historia estupendamente narrada con elementos suficientes para interesar a cualquiera, entretener y llegar a emocionar.



Hasta la próxima.



domingo, febrero 07, 2016

El tebeo de esta semana 6: Animal Man de Grant Morrison y Chas Troug

Brevemente: hace una semana conseguí por una página de internet la edición Integral/Omnibus que publicó Planeta hace unos años con los 26 números del Animal Man de Grant Morrison. En su momento no la compré porque aún tenía (y tengo) la primera edición que se publicó en España a partir del año 89. Comprada mes a mes en kiosko de prensa. En aquel entonces simplemente me molaba un personaje que copiaba las habilidades de los animales que tuviera cerca y que había visto en las páginas de la Liga de la Justicia Europa. Eso era más que suficiente.

Cuando salió este tomo integral en 2011, recuerdo haberlo sopesado varias veces pero pasé de comprarlo. Mi principal argumento es que la edición antigua tiene todas las portadas de Brian Bolland a la vista y en el interior de un tomo deslucen. Poco después dicha edición se agotó hasta convertirse en un tomo muy buscado y cotizado en el mundo de los coleccionistas. Desde entonces he estado intentando hacerme con mi ejemplar. Por fin lo tengo.


El caso es que es un cómic estupendamente escrito y con una historia fascinante. Los primeros diez episodios (muchos autoconclusivos como El evangelio del Coyote, La muerte de máscara roja, Reformas, Espejito/otijepsE...) me siguen fascinando como cuando los leí una y otra vez con once o doce años. La historia después se oscurece en su tono (política de cero spoilers) y decayó mi interés hasta que pude leer la historia entera que he releído en varias ocasiones en estos años, sacándole siempre algo más de jugo. Ojalá el dibujante (que no es que sea pésimo, simplemente correcto) hubiera sido un poco mejor.

Hoy tantos años después, Grant Morrison es un guiniosta imprescindible de la historia reciente de los cómics. Ha escrito cómics mainstream cojonudos  como sus fantásticas etapas en  New X-men, Batman, JLA, Crisis Final o Multiversity y series interesantes (a veces muy extrañas) como Seaguy, We3, los Invisibles, 7 Soldados de la Victoria, El Asco etc... pero pasado el tiempo solo su All Star Superman supera entre mis preferencias a su Animal Man.

sábado, enero 30, 2016

El Tebeo de esta semana 5: Marvel Gold Los 4 Fantásticos 4: Los cuatro terribles contraatacan


Llevo todo el día del sábado arrastrándome de un lugar a otro. De la cama al sofá y vuelta, sin conseguir más que un estado de constante malestar. Dolores musculares en los brazos, la espalda, el cuello, el lomo, etc... ausencia de fuerza para moverme. He pillado algo chungo. Como un profesional justo para estar bien jodido el fin de semana. Hoy no he podido cumplir con varias cosillas que tenía pendientes y bien gracias que el fútbol me entretuvo (aunque el Atleti palmase). Ahora a última hora decido aprovechar y escribir cuatro líneas de la entrada de este semana. La verdad tenía planeado hablar de otro tebeo, pero a última hora me ha dado un flus y me decido por esto:


Marvel Gold Los 4 Fantásticos 4: Los cuatro temibles contraatacan.
La editorial Panini lleva unos años encargándose de "rescatar" del olvido el catalogo de los cómics clásicos Marvel de un modo bastante concienzudo. Hoy me centro en la reciente publicación en un tomo de más de 600 páginas con los episodios del primer lustro de los años setenta de la serie de los 4 fantásticos. En concreto los episodios que van del 126 al 150 (con algún extra añadido). Seguro que no es la etapa más lustrosa ni mejor valorada de la serie. Se trata de los episodios de cambio de época, que suponen el abandono de Stan Lee como guionista (Kirby ya había puesto pies en polvorosa anteriormente) y el paso del testigo de una de las entonces colecciones señera de Marvel primero a Roy Thomas y después a Gerry Conway. Son los episodios que empieza a escribir este último los que más me interesan pues se incluyen entre mis favoritos por motivos sentimentales. La etapa de Lee-Kirby quizá sea sacrilego pero me interesa bastante menos.

Dichos episodios son aquellos que leí por primera vez del grupo y casi con total seguiridad mis primeros tebeos Marvel en aquellas ediciones de Pocket de Ases de Bruguera que pulularon durante mi primera infancia en los años ochenta (junto con otros de la Masa o uno chulísimo de Dazzler). Obvia decir que en su momento dichos episodios fueron leídos una y otra vez. Vueltos a leer hoy en una edición más completa que las mutiladas ediciones de aquella época, repaso la aparición del Hombre Dragón, la ausencia de la mujer invisible sustituida por Medusa de Los Inhumanos, la amenaza de Gideón, el delirante episodio de la banda de motoristas voladores y el Conformador, el épico episodio 141 con Anhilus y la zona negativa, el Hombre topo, los cuatro terribles, Namor, La Masa o la boda final de Crystal y Mercurio. Es una etapa que me fascina. Entonces y ahora. Los episodios como no, son hijos de su época y si los leyera ahora por vez primera y sin el componente emocional seguramente me parecerían un poco tontorrones aunque llenos de encanto y dramatismo. No en vano, hasta aquí he obviado el primordial valor de estos tebeos y es que el dibujante principal de esta etapa es el gran John Buscema. En mi baremo personal, ni Kirby, ni Adams, ni Romita sr. ni Ditko, ni cualquier otro... Para mí él es el dibujante Marvel por antonomasia.


La escena más impactante posible.

domingo, enero 24, 2016

El tebeo de esta semana 4: Las Meninas de Santiago García y Javier Olivares

Esta semana toca hablar del último premio nacional de cómic. Un premio que desde mi perspectiva no garantiza nada. Por supuesto es solo mi opinión, pero la mayoría de los premiados; ni fú ni fa. Solo salvo Ardalén como una historia redonda y en un segundo escalón Arrugas y Amarillo que me parecen "apañás", (pero no es lo que más me gusta tanto de Paco Roca como de la serie Blacksad). Los demás aunque tienen su valor, simplemente no son mi rollo y me aburren más que otra cosa.

Con cierto escepticismo me acerqué a leer el ganador de 2015. Un tebeo que por estética de hojear/ojear sus páginas no llamó demasiado mi atención y mucho menos por el temor de caer el soporífero tono que se suele caer en el género del biopic (biografía de personaje ilustre que muchas veces queda solo en el monocorde tema de ensalzar y repetir tópicos ya sabidos por todos). Por supuesto esto es una generalización injusta. Pero a mí este género me tira mucho pa'trás. El protagonismo de Diego Velázquez y su pintura más célebre no despertaban mi interés apriorístico. Soy un ZOTE en lo pictórico, no lo escondo, y desde que cursé historia del arte en COU (hace una vida y media) puedo contar con los dedos de una mano mis conocimientos adquiridos sobre pintura y bellas artes en general.



Pues bien, todo esta negatividad inicial se viene abajo según avanzaba la lectura del cómic. Las Meninas es una historia contada con una estructura a saltos cronológicos. Las escenas escogidas sobre la vida de Diego Velázquez y sus relaciones de histórica-ficción con sus contemporáneos (Felipe IV y su corte, su relación autores como Rubens, Ribera, Zurbarán o su maestro Pacheco...) se entrecruzan con constantes insertos de escenas de diferentes autores de la pintura española y universal; que se imbrican y relacionan en un juego de mutuas influencias con Velázquez (incluyendo a Goya, Dalí, Picasso, Tiziano, Rafael, equipo Crónica, etc...) que consigue enganchar y mantener interesado al lector. La narrativa del dibujante Olivares se adecua perfectamente a la historia y echa abajo mi indiferencia inicial.

En resumen mi impresión de esta novela gráfica no es importante tanto el qué se cuenta como el interés que despierta la historia por cómo se relata. A mi torpe juicio, es una obra estupenda. Reconozco que no soy capaz de identificar anacronismos u otros errores de brocha gorda en la historia contada. Total a mí eso me es indiferente. Según lo veo yo se logra que resalte más lo que se sugiere que lo que se señala. Y eso es lo trascendente del arte ¿no?

viernes, enero 15, 2016

El tebeo de esta semana 3: Secret Wars de Jonathan Hickman y Esad Ribic

Esta semana toca tratar la "rabiosa" actualidad. El pasado miércoles se publicó el último número del enésimo evento anual de la editorial Marvel: las Secret Wars del siglo XXI (no confundir con la secret wars original, o esta, o esta otra secuela). Como viene siendo habitual en los últimos tiempos, Marvel, la editorial paradigma de los tebeos superhéroes (con permiso de otras opciones), cada pocos meses se lanza a vender la burra de publicar la historia épica definitiva, la que será el punto de inflexión el futuro de la editorial, aquella que pasaremos los aficionados los próximos años recordándolo todo, etcétera, etcétera... bueno eso es una sarta de tonterías y lo sabemos. Todo seguirá igual.

A mí me gustan los tebeos de superhéroes mainstream. Acepto sus convenciones y cuando puedo los disfruto como cuando tenía 12 años. Pero a veces se hace muy difícil incluso encontrar un simple entretenimiento.  Mi visión de estos eventos que se repiten últimamente en la editorial (Secret War -en singular-, Dinastía de M, Civil War, Invasión Secreta, Miedo Encarnado, Pecado Original, Vengadores Vs X-Men, Asedio...) es que son tebeos bastante divertidos, bien dibujados, con premisas y desarrollos inmediatos interesantes y que fallan su autobombo, casi siempre su excesiva extensión y seguramente en su concepción de hacer un evento por-que-sí.



La serie actual de Secret Wars es la conclusión de una larga historía-río que se lleva desarrollando en un par de series Marvel los últimos años. Obra de un guionista Jonathan Hickman  desarrollada en dos etapas, primero en la serie de los 4 Fantásticos (uno de mis cómics favoritos como ya expliqué hace tiempo) y en una etapa más reciente de las series de los Vengadores (Vengadores y Nuevos Vengadores).

Lo que me gusta de Secret Wars es que es una historia que sigue un plan. Una historia donde, sin necesidad de repetir las fórmulas de éxito anteriores, se busca contar una nueva trama, que evolucione y que exprime a unos personajes -bien caracterizados- enfrentándolos a situaciones imposibles y haciendo que se creen situaciones de verdadera epicidad. Los superhéroes molan más cuando alcanzan aventuras épicas. Los superhéroes  desde una perspectiva costumbrista -es mi opinión- terminan por aburrir pasados cuatro tebeos. En Secret Wars en tres actos de tres números cada uno (planteamiento, desarrollo y conclusión cada uno con su tempo) se cuenta una historia clásica y emocionante. Con el plus de precioso dibujo de Esad Ribic. Quizá para  disfrutar esta serie completamente hay que dominar las historias inmediatamente anteriores y saber de dónde vienen los tejemanejes que implican del Doctor Muerte, Pantera Negra, Namor o Mister Fantástico (entre otros). En esta ocasión yo sí creo que me acordaré positivamente de este evento Marvel y no por su conclusión sino por lo emocionante que ha sido su seguimiento mes a mes, tebeo tras tebeo. El punto negativo es que la Marvel que nos quedará a los aficionados de esta editorial y de sus personajes, tras este evento, será inevitablemente peor. La pérdida de Jonathan Hickman como guionista (junto con la de Rick Remender los dos mejores que tenían últimamente) hace que lo que venga ahora tendrá que compararse -justa o injustamente- con los estupendos tebeos que estos autores nos han dejado. 


P.D. Por Secret Wars me refiero a la serie principal de nueve números. Todas las demás miniseries que se derivan de la serie principal son absolutamente prescindibles y en su gran mayoría no aportan nada de interés. A estas alturas, ya leí practicamente todas y aunque algunas me gustan objetivamente [Fuerza V, Las Secret Wars de Masacre, Thors, Maestro del Kung Fu, Futuro Imperfecto, 1872, RelatosSalvajes/Weirdworld, El viejo Logan...] la mayoría son o bien anodinas o directamente de muy mala calidad [Las peores para mi gusto fueron: Mundo de Batalla, Spiderverso, la Saga De Korvac y todas las derivadas de los XMen].



sábado, enero 09, 2016

El tebeo de esta semana 2: Last Man de Balak, Sanlaville y Vivés

Sigo con el propósito de hablar de cómics que me parecen dignos de recomendación. Así que es hora de hablar de una de las series -actualmente en curso- que más interés y emoción me despiertan. Se trata de Last Man obra del trío de autores franceses Balak, Michaël Sanlaville y Basten Vivés [publicada en español por Diabolo ediciones]. Una obra que puedo calificar como un pastiche, bueno es un manga francés. Si eso no fuera suficiente para merecer la denominación, además aglutina una serie de referentes disimiles para crear una aventura seriada de puro entretenimiento. Aquí no encontrarás sesudas reflexiones sobre la existencia, esto es un manga de aventuras. Punto. Pero hay más.



Primero hablaré de cómo llegué yo a acceder a un manga, cuando es el género que menos leo y con el que por lo general menos afinidad encuentro. Hace un par de año leí por casualidad un par de obras del autor Bastien Vivés, quedé fascinado por sus obras de estética principalmente realista-costumbrista (sospecho que escribiré/recomendaré más adelante sobre algunas de ellas: El gusto del cloro, En mis ojos, Polina, Amistad estrecha, La gran Odalisca... ) y desde entonces he intentado leer todo lo que ha caído en mis manos. Casualmente he accedido a casi todas su obras a través de préstamo bibliotecario. Yo soy muy de ese rollo antiguo de leer de biblioteca. Desde hace unos años en Madrid y alrededores hay varias bibliotecas con estupendos fondos de cómics, en una de ellas (Luis Martín Santos de Vallecas) me topé con los dos primeros ejemplares de esta serie. Al ver el nombre de Vivés le di una oportunidad y caí en la trampa. Ya estoy enganchado a la historia.



Por contar brevemente del manga en sí (y sin destripar demasiado) diré que la trama empieza con la llegada  al pueblo del Valle  de los Reyes - un lugar indeterminado fuera del tiempo - de Richard Aldana, un personaje de aire pendenciero y misterioso, justo para el inicio de un torneo de artes marciales. El azar quiere que Aldana haga pareja en el torneo con la pura encarnación de la inocencia: el niño Adrián Velba. Adrián es el hijo de la voluptuosa panadera del pueblo - Marianne- y el cual es el alumno más inexperto de una escuela de artes marciales local. Desde la bisoñez e inocencia de su punto de vista veremos avanzar una historia de iniciación y descubrimiento (al menos en el primeros compases de la serie) que mezcla elementos de fantasía, magia, aventuras, romance, misterio, violencia, traición, etc. En definitiva un pastiche . La premisa inicial de la historia es un claro homenaje a Dragon Ball, pero si algo tiene de estupendo esta serie es su imprevisibilidad. Cuando algo parece que va a ir por un derrotero, todo cambia y, la trama y sus personajes se adaptan hasta el próximo giro de los acontecimientos. Los personajes van mostrando sus secretos según avanzan los volúmenes (llevo leídos cinco de los doce como mínimo que tendrá la serie), evolucionan en un juego contante con el horizonte de expectativas del lector y nada resulta ser lo que parecía en un principio. Solo hay una cosa que se me hace difícil de llevar con esta serie, lo complicado que se hace esperar hasta la publicación del siguiente tomo.


domingo, enero 03, 2016

El tebeo de esta semana 1: Wimbledon Green de Seth

Estamos en 2016. Debe de hacer casi una década que el formato del bloj está pasado de moda. Siguen imperando las imágenes sin texto, los titulares sin desarrollo y la expresión ajena sobre la propia. No le pillo el punto a ninguna de esas opciones y me sigo identificando más con este soporte obsoleto. Un año más me propongo escribir más... escribir más aquí y en general. Centrándome en lo que aquí corresponde, observo las estadísticas de publicación de los últimos años: 2015 dos entradas, 2014 tres entradas, 2013 ocho entradas, 2011 otras ocho... todo indica que esto está abandonado. La única excepción fueron las 50 publicaciones de 2012 y porque me obligué a dar fe del propósito chorra de ver al cine español de estreno. Es muy cutre, pero voy a volver a usar un ardid parecido para obligarme a escribir acerca de lo que sea. Esperando que por hábito o por vergüenza de solo hablar de una sola cosa me obligue a escribir algo más y de paso superar esas 50 publicaciones de hace casi un lustro.

Para facilitarme a mí mismo la tarea, voy a hablar de aquello que últimamente más me interesa: los puñeteros tebeos. El objetivo que me propongo es hablar de un tebeo cada semana de 2016. De aquí a diciembre una entrada por semana. ¿Lo conseguiré? Se admiten apuestas a ver si llego a Febrero.
Las condiciones de partida: No voy a hacer análisis exhaustivos, ni pretendo dignificar el medio, ni sentar cátedra, ni tampoco destriparé argumentos (en la medida que sea posible), ni me centraré en un género, ni hablaré solamente de novedades...  solamente buscaré escribir un par de párrafos con mis impresiones intentando recomendar cómics que me gustan e incitar a su lectura.


Empezando que es gerundio:


1. WIMBLEDON GREEN EL MAYOR COLECCIONISTA DE CÓMICS DEL MUNDO de Seth

Creo que mis palabras por hiperbólicas que sean se quedarán cortas para decir lo mucho que me gusta este cómic.


Empezaré diciendo que su autor Seth Guelph, al que antes de llegar a este cómic conocía por otro tebeo suyo "La vida es buena si no te rindes"  una obra que me gustó bastante, pero que no me llegó a cautivar por cierto tufo gafapasta y snob. Me explico, ya que esta tendencia se repite en otras obras de cómic de "autor" y que personalmente me enerva bastante. El autor que sea, tiende a menospreciar el mundo del cómic comercial (seguramente eufemismo para decir superhéroes) por su ínfima calidad y cae en una dinámica de autodulgencia e incomprensión hacia su arte. Vale, no te gustan muchos cómics y la mayoría te parecen una hez. Estoy de acuerdo, pero ¿no pasa eso en toda actividad digamos creativa? por cada pintura, escultura, poema, novela, ensayo, película, graffiti o lo que se te ocurra que consideramos de una calidad óptima ¿no hay cienes y cienes de ejemplos mediocres? Una actitud  que yo denomino el síndrome Alan Moore, que se repite en muchos autores y aficionados al  cómic. ¡Superadlo ya, ostías! 

Bueno que me desvío del tema. Lo bueno de Seth es la sensibilidad que trasmite para hablar de aquello que le apasiona. En el caso en que nos encontramos, Wimbledon Green, es una historia que nos presenta una serie de protagonistas esperpénticos con un comportamiento obsesivo y rayante en lo ridículo. La élite de los coleccionistas de cómics. Solo con esta temática a mi ya me tenían enganchado, pero la historia va mucho más allá.

 Un microcosmos ficticio iniciado que a través de una estructura narrativa fragmentada, donde cada personaje a modo de testimonio nos documenta sus vicisitudes, sus filias, sus fobias, sus interrelación con los otros coleccionistas (a la vez compañeros y rivales), los autores a los que admiran, las colecciones inencontrables que buscan con tesón, las rencillas con los otros coleccionistas y sus mezquindades. Progresivamente desde esa perspectiva múltiple se nos relata el misterio acerca de quién es el más esperpéntico de todos, Wimbledon Green - el mayor coleccionista de cómics del mundo-  de cómo apareció de repente e igualmente desapreció pasado un tiempo. El centro de acción es la anécdota que hace girar las vidas de estos coleccionistas; la desaparición de la colección Wilbur R, Webb, una suerte de santo grial del catalogo de cómics desaparecidos.

Es encomiable la labor de creación de autores, personajes y obras ficticias de sabor retro  (con estética de los añejos cómics cómicos) que realiza Seth para dar verosimilitud a los personajes y su peculiar afición. Y es aquí donde encuentro aquello que más me toca la fibra. Cuando Seth empatiza con esta caterva de chalados que ha imaginado y los humaniza haciéndoles hablar de aquello que les emociona. Sin duda alguna, mi fragmento favorito del cómic (aunque hay varios que me encantan) es el relato de Wimbledon Green de su serie de cómics favorita "Fine and  Dandy", una obra aparentemente menor del célebre Lester Moore (autor ficticio). Wimbledon cataloga la colección de 36 comic-books protagonizados por dos vagabundos, explicando las características de la misma y sus múltiples curiosidades.



Puedo continuar con más aspectos de la obra, pero creo que ya es suficiente y solo puedo destripar más su contenido; si has leído esto espero haber despertado tu curiosidad y que intentes leer esta novela gráfica/tebeo. Yo creo que es una lectura maravillosa y desde que la conocí hace un par de años he releído varias veces, sin perder un ápice de emoción. No puedo encontrar un piropo más redondo.

P.D. Leerás por ahí que Wimbledon Green tiene una continuación o que forma parte de un díptico con otro cómic de similar espíritu, formato y temática. Se trata de "La G.N.B.C.C. La hermandad de historietistas del Gran Norte" en mi opinión es otro cómic estupendo, totalmente independiente pero algo menos redondo. No dudes en darle una oportunidad pero intenta empezar con W.G.

Lo + seguido