domingo, julio 31, 2016

El tebeo de esta semana 21: Shang-Chi Master of Kung Fú Omnibus por Steve Englehart, Jim Stalin, Doug Moench y Paul Gulacy

Para empeorarlo aún más, Starlin por fin leyó el material de origen de Sax Rohmer y se sintió horrorizado por el racismo que lo impregnaba todo. Para cuando por fin hubimos acabado -dijo Starlin-, tenía un amigo oriental que le echó un vistazo y me dijo directamente que le resultaba insultante. Eso fue suficiente para mi. 

Fragmento acerca de la génesis del personaje de Shang-Chi sacado del (imprescindible) libro Marvel Comics la historia jamás contada de Sean Howe.



Hoy quiero recomendar un libro editado en inglés, en edición de lujo y con un material de esperada reedición. Se trata del primer Omnibus de una serie de cuatro (cinco si se incluye otro con los magazines en blanco y negro de Deadly Hands of Kung Fu) de la serie de los años setenta y ochenta Shang Chi Master of Kung Fu. Una serie creada a rebufo del fenómeno popular de las artes marciales con las películas de Bruce Lee y la serie de TV Kung Fú protagonizada por David Carradine como principales referentes. Marvel comics no quiso quedarse atrás en la moda de las artes marciales y creó diferentes personajes en su universo de ficción: Shang Chi, Puño de Hierro, los Hijos del Tigre, etc.


La imposibilidad de reeditar estos cómics durante un buen montón de años se debía a la inclusión en la historias del padre del personaje. Fu Manchú. Personaje cuyos derechos no estaban en poder de Marvel. Recuperados recientenmente mediante algún tipo de acuerdo que desconozco, han hecho felices a los lectores que esperábamos una edición restaurada de los cómics. Obvia decir que las ediciones Omnibus de Marvel garantizan una óptima calidad de reproducción. Sospecho que Panini no tardará mucho tiempo en publicar su versión, Pero mi paciencia no da para esperar más. traslado el problema de dónde colocar cinco Omnibus USA más.


El principal interés de la serie es la espectacular etapa dibujada por Paul Gulacy, por lo demás es un tebeo hijo de su tiempo. Los primeros episodios de los creadores del personaje: Englehart y Starlin son aventuras genéricas y el escalón de calidad se supera al llegar Doug Moench a la colección y darle una identidad y coherencia a la serie a través del pastiche de géneros: aventura, espionaje y artes marciales. Un clásico de los cómics de la época para aquellos que os cautiven los años setenta marvelitas.

domingo, julio 24, 2016

El tebeo de esta semana 20: Rituales de Álvaro Ortiz

Aparte de este libro no he leído ninguna otra obra de Álvaro Ortiz. No es bueno ni malo. Con el tiempo todo llegará. Lo digo para subrayar el hecho de que este libro es una buena lectura por sí misma sin tener que apreciar de dónde viene, ni a dónde va la obra de su autor.




Rituales es una buena historia. Una historia bien contada. Una intriga que se plantea a través de una narración fragmentaria, donde las distintas escenas -de gran interés por si mismas y que denotan gran imaginación de su narrador- se van engarzando y enmarañando según avanza la lectura y dejando al lector que vaya construyendo lo que sucede por sí mismo y dentro de un amplio margen saque sus propias conclusiones. Otro acierto, me parece el tono del relato que marida con gran acierto lo cotidiano y costumbrista con lo inexplicable, lo misterioso y lo desconocido. Esta mezcla me resulta de gran interés como lector. Y tras este cómic apunto a este autor en la lista de autores españoles contemporáneos a los que seguir. Poco tardaré en ponerme al día con sus otras obras.

domingo, julio 17, 2016

El tebeo de la semana 19: AIDP integral Volumen 3 de John Arcudi, Mike Mignola y Guy Davis

Aunque conocí los cómics de Hellboy prácticamente desde que salieron a mitad de las década de los noventa, lo cierto es que no les he hecho mucho caso hasta hace bien poco. Como decía, en aquel entonces del sello Legend de Dark Horse me interesaban más los Monkeyman & O´Brien de Arthur Adams o los Next Men de John Byrne que las creaciones de Mike Mignola. Un poco más tarde me hice con un retapado con Hellboy Semilla de Destrucción pero no me enganchó. Hace un par de años sacarón en USa y poco después en España integrales con la serie de Hellboy. Los compré y leí los dos primeros. Me interesaron y me parecieron muy bonitos pero seguía sin engancharme. Eso de la agencia contra los seres paranormales no era del todo mi rollo. Me llegué a comprar el tercer integral de Hellboy y lo tengo meses después sin quitar el retractilado. Su momento le llegará.






Cuando tocó la publicación de AIDP, la serie de integrales de la colección hermana de Hellboy, ya los dejé pasar y al igual que con la serie regular en tomos no les hice el menor caso. Hellboy estaba dibujada mayoritariamente por Mignola y ese ya era su valor más allá de la historia. AIDP, no tenía eso. Hace un par de meses vi los tres integrales de oferta y los compré. Hasta el último par de semanas los había dejado en la parte baja del montón de lecturas pendientes, pero llegaron las vacaciones y les tocó su ocasión de ser leídos.El primer integral me resultó algo deslavazado con la sucesión de autores distintos contando pequeñas historias. Terminado la sensación fue de ni fú ni fá.

Por inercia (y advertido de que la cosa mejoraba a partir del segundo integral) proseguí con la lectura y es a partir de la llegada de John Arcudi como guionista regular y Guy Davis como dibujante fijo cuando la serie despega. Los personajes y los elementos ambientales empiezan a encajar respecto al tomo anterior. Las historias y el tono de estas empezaban a interesarme de veras y el hecho de ir viendo los giros inesperados, las sorpresas y que todo podía pasar hizo que  el conjunto alcanzara un interés creciente. Me gustó La plaga de ranas, pero mucho más los Muertos y la Llama Negra. Pero será en el tercer integral (el que recomiendo por escoger uno en esta entrada) con La Máquina universal y El Jardín de las Almas cuando ya me terminé de enrolar como entusiasta del universo de cómics de AIDP. 

En este momento ya empecé el cuarto integral y estoy en perspectiva de adquirir el quinto en un futuro cercano. Si como yo dudas sobre si estos cómics serán o no, lo tuyo. Dejalo madurar y espera el momento idóneo. Más vale tarde que nunca. 

domingo, julio 10, 2016

El tebeo de la semana 18: 100% Marvel: Elektra Linajes de W. Haden Blackman y Michael del Mundo

El cómic  a recomendar esta semana es un tebeo protagonizado por el personaje de Elektra. Personaje que apareció por vez primera en los primeros años 80 en las páginas de la serie de Daredevil para poco después "disfrutar" de una dramática muerte de cómic, algo que conllevaría en las décadas siguientes resurrecciones y sucesivas muertes. Un personaje cuyas apariciones puntuales como secundaria (pienso el Lobezno Agente de Shield por ejemplo) me han interesado más que la gran mayoría de intentos de darle un papel protagonista. Supongo que el hecho de que sus historias hayas sido en exceso reiterativas o de una estética grim & gritty (más cercano a Punisher, Lobo y similares) han hecho que no me terminasen de interesar demasiado.

Michael del Mundo

Pero he aquí que nos encontramos con el primer tomo de la última serie de Elektra publicada por Marvel. Una serie corta de 11 números y recopilada por Panini en dos tomos para su edición en España. En este primer tomo se nos cuenta una historia sencilla y correcta sobre un contrato a cumplir por Elektra para dar alcance a un Asesino de asesinos: Cuervo Negro. Salvándole de otros asesinos (Lady Bullseye, Cazador de Cabelleras y un tal Labios Sangrientos) que también le persiguen. En resumen, una historia más que cumple lo que intenta: entretener. Pero el factor diferencial de este cómic sobre cualquier otro y que lo eleva uno o dos escalones por encima de la media es el dibujo de Mike del Mundo. Cada página es una maravilla de espectacularidad que hace merecer la lectura. Además el tomo cuenta (en mi modestia opinión) con una de las mejores portadas de cómic de los últimos años.




viernes, julio 01, 2016

El tebeo de la semana 17: Battlefields Querido Billy de Garth Ennis y Peter Snejberg

Primer día de Julio y cumplo con mi palabra de regresar a esto.

El cómic que toca hoy corresponde a un célebre guionista del comic-book americano el norirlandés Garth Ennis.  El guionista de Preacher, Punisher o The Boys,  estas tres obras serán quizá las más conocidas suyas y en diferentes momentos me había acercado a ellas para comprobar - en contra del clamor popular- que me producían un profundo desinterés (las dos primeras) y animadversión (la última). Simplemente no son mi rollo y lo asumo, que las disfrute otro tipo de público. Reducido desde de mi cuadriculada visión de las cosas, apenas veía más que violencia psíquica y física algo gratuita sin mucho más que sacar, un simple cacaculopedopis. Repito no es mi rollo y por ello solía evitar lecturas de obras suyas que se me recomiendan aquí y allá. Pero de entre estas sus historias de género bélico sí me generan cierta curiosidad. Hasta ahora había evitado leer War Histories, el As enemigo o Soldado desconocido... pero cayó en mis manos el segundo tomo de la serie Battlefields (que en España publica Aleta) y le di una oportunidad sobretodo por el dibujante Peter Snejberg quien sí me cae en gracia (debido a que fue el sustituto de Tony Harris la etapa final del Starman de James Robinson, siendo este uno de mis cómics favoritos).





El arco que incluye este tomo titulado Querido Billy cuenta la historia de las consecuencias de los horrores de la guerra y la venganza individual a la que conducirá. La historia se sitúa en la segunda Guerra Mundial , en un escenario "secundario" del sur de China. Allí un grupo de mujeres caen prisioneras, son violadas y fusiladas en una playa del Pacífico por el ejercito japonés. Una de ellas -nuestra protagonista- sobrevive milagrosamente y es rescatada por los aliados. Esta escena inicial está muy bien narrada, por lo impactante, porque justifica los horrores de la guerra y porque sirve para engendrar la historia posterior. A partir de aquí el nudo de la historia es casi costumbrista romántico, la enfermera conoce soldado, soldado se enamora de enfermera y viceversa en el marco de una guerra. Un cambio de tono muy brusco pero que le va muy bien a la historia. Porque la enfermera protagonista no puede olvidar y el odio crece en su interior. El resto de la historia, como siempre hay que leerlo, no estoy aquí para destripar todo lo que se relata. El cómic merece la pena. A ver si me hago con el primero.

sábado, mayo 14, 2016

Sin entradas para Mayo y Junio.


Hoy salta la triste noticia de la muerte del gran Darwyn Cooke.




















Y sin relación aparente, escribo para intentar justificar la falta de entradas del último par de semanas. No es que me lleve mucho tiempo pero es fase final de examen de oposición (otro año más) y hasta que termine no actualizaré. A partir de finales de Junio recuperaré tiempo perdido.

domingo, abril 24, 2016

El tebeo de esta semana 16: Historias del barrio Caminos de Gabi Beltrán Y Bartolomé Seguí

Vamos con la recomendación de este domingo. El tomo en cuestión resulta ser una suerte de continuación al primer Historias del barrio por parte de los mismos autores. Tomo inicial que leí en su momento y quedé encantado con la hibridación de realismo quinquillero y memoria emotiva de un adolescente literariamente situada en el barrio chino de Palma de Mallorca en los años ochenta.




El segundo tomo publicado hace unos meses por Astiberri (que casualmente ha caído hoy en mis zarpas y leído de un tirón en el viaje de vuelta a casa) no le va a la zaga en interés. Prosiguen los episodios fragmentados de la biografía del protagonista/autor con anécdotas de su viaje iniciativo a la madurez situadas en el microcosmos del barrio -en este volumen me han encantado las tituladas 'Pamela' y 'La loca'- y como contrapunto explicativo se intercalan los textos entre capítulos centrados en el recuerdo del narrador adulto acerca de sus progenitores (tema central de la historia). Un cómic de contrastes en donde la osadía vital convive con la fragilidad y la introversión; un tebeo que merece mucho la pena. Ojalá los recuerdos y su recreación den para más volúmenes de Historias del Barrio.

Lo + seguido