viernes, mayo 17, 2013

De los nervios.

Estoy apurando los últimos momentos de la tarde. Habrá quien no lo entienda pero en días como hoy paso todo el día en un estado de intranquilidad. Todo a sabiendas de que en unas horas habré de caer en la más profunda depresión combinada con un estado de pura mala ostia; o por el contrario a la manera de San Juan de la Cruz y sus colegas alcanzaré un nirvana de éxtasis absoluto.
Nada de medias tintas. Solo extremos. Cuanto más mayor me hago más a pecho me tomo estas cosas. Cada día soy más forofo y más irracional. Debería ser de otra manera. Tendría que ser reflexivo, tomármelo como un juego tontorrón y olvidarme. Pero no es así. Si perdemos (como es lo habitual contra el rival de hoy) me cabrearé como una mona, me iré a dormir y pasaré un par de días sin querer hablar con nadie.

Pero ahora, antes de que pase lo que tenga que pasar, he de decir que estoy tremendamente orgulloso del actual Atlético de Madrid (sección de fútbol). No porque haya vuelto a ser un equipo ganador, terceros en liga, finalista de copa, clasificados para la Champions, campeones de la Europa League el año pasado... tampoco porque se hayan logrado algunos objetivos sin jugar un pimiento (el tiqui-taca me parece una memez, lo sublime de verdad es el patadón pa' arriba)... Lo que me enorgullece del actual Atléti, es su imagen de ginchos.  Estéticamente no pueden molar más. Como lo podría explicar: Veamos, si una persona imparcial se encuentra de noche en un polígono industrial a un grupo de personas formado por alguna de los siguientes: Arda Turan, Diego Costa, Tiago, el "Cata" Díaz, Gabi, Oliver Torres, Simeone, el "mono" Burgos", Falcao, al "Cebolla Rodríguez, etc. Lo normal sería pensar que están allí para robar el cobre de las instalaciones eléctricas o perpetrando algún delito similar. Estarían de acuerdo conmigo nueve de cada diez señoras que se agarran con fuerza el bolso contra el pecho cuando sube un árabe o un negro a su mismo vagón de metro.
 
Arda Turan de traje podría ser perfectamente el malo de una peli de James Bond

Bueno no digo más. Que la suerte nos acompañe.

Lo + seguido