lunes, febrero 04, 2013

Le plus beau du quartier.

Al finalizar el año pasado, uno de mis más viejos y fieles compañeros de aventuras se quedó en el camino. Me refiero a mi infatigable chándal del atléti que tras un más que considerable número de años a mi servicio, no pudo más y terminó de desgastarse en la temible zona de los muslos [D.E.P.]

En esos innumerables momentos en que he necesitado aparentar ser un "costras" (quiero decir serlo aún más) fue el más eficaz de los amigos. En otros momentos de mi vida de mayor salubridad económica -más allá del inevitable luto sentimental- me hubiera permitido el lujo de sustituirlo por una nueva versión del mismo. Pero mi economía  actual no daba para comprar uno nuevo.  Y hoy especiamente lo he echado de menos.

Me encontraba hoy ante el primer lunes de febrero. Justo un mes después de haber conseguido un trabajo me volvía a encontrar -al igual que otros cinco millones de personas en este país- en situación de desempleo. La verdad ir a la oficina del INEM vestido de otra manera que no sea con el chándal del atléti me parece una blasfemia y una falta total de savoir faire.

Pues bien cual ha sido mi sorpresa al ir a mirar los horarios de los partidos de balonmano en la web del atléti y comprobar que estaban de ¡rebajas de chándals!

Con una rebaja del 70% y por 26 eurazos podía encontrar un digno sustituto:


¿Quién quiere traje y corbata? ¿un esmoquin? ¿un tuxedo? ¿pantalones de pana?
 
 
 
Carla Bruni - Le plus beau du quartier.
 
 
Ya puedo volver a ir por la calle hecho un pincel. ¡Mañana será un gran día! 

Lo + seguido