miércoles, agosto 29, 2012

Españoladas de cine: Agosto 2012

Los estrenos del mes de Agosto han hecho muy dificil cumplir con la apuesta. Únicamente se estrenaba Impávido y una película titulada El cazador de dragones el último día del mes (fecha límite que nos dificulta su visionado, aunque no es descartado hasta el último minuto.)
Aterrados ante la posibilidad de no poder cumplir la apuesta en el octavo mes de su desarrollo; buscamos las más peregrinas posibilidades: cines de verano, sesiones de reestreno con "lo mejor" del año, etc... pero no encontramos una salida digna. Finalmente tomamos la determinación de optar por una coproducción. Al principio del año a la hora de determinar qué podía entrar en la apuesta, decidimos que una película genuinamente española no podía ser en co-producción, ni rodada en idiomas extranjeros (no constitucionales), ni con actores de hollywood de capa caída tipo Ewan McGregor o Sharon Stone...
Pues bien, este mes tenemos que flexibilizar el criterio de inclusión y aceptar la coproducción (rodada en inglés) "Manolete" como un estreno español de 2012, aunque esté rodada desde hace cuatro años y no estreenada hasta este fatídico mes de verano. Además había que valorar el morbo que despertaba "Manolete" con su a priori seria candidatura a ser la peor película del año.

IMPÁVIDO
Ficha en filmaffinity y Trailer:
Fecha de visionado: 01/08/2012
Cinematógrafo: Acteón.
Sesión: Miércoles tarde (16:15h.)
Número total de espectadores en la sesión: 6 (excepto nosotros dos, todos iban solos)
Puntuación: 5 (sobre 10)
Docta opinión: No puedo decir nada verdaderamente negativo de esta película. Tampoco puedo es que lo que se tenga que decir sea positivo. Es una pelicula tirando a entretenida con algunas lagunas y situaciones de puro relleno. El conjunto de los personajes están en un dificil equilibrio de lo intrascendente, ni puedes encariñarte con ellos, ni tampoco los llegas a odiar. Esto es todo lo que puedo decir de Impávido; una peli tan entretenida como anodina. Visto lo visto, se puede decir que es un auténtico éxito del cine español.
Escena predilecta: Nada sobresale sobre lo demás, aunque terminar la escena del tiroteo con abrazos es algo que solo puede ocurrir en nuestra cinematografía.
La nominaría a los Goya 2013 por: Nada.
Probabilidad de revisionado: No voy a negarme con firmeza; las emisiones de películas a partir de las doce de la noche de Telemadrid o Neox son muy traicioneras.
Merecía una subvención de dinero público: ¡Rayos no!
Piscolabis: Un botellín de agua mineral, un bote de trinarajus de  sabor tropical y una coca-cola zero.


MANOLETE
Ficha en filmaffinity y Trailer:
Fecha de visionado: 28/08/2012
Cinematógrafo: Capitol
Sesión: Martes tarde (20:00h.)
Número total de espectadores en la sesión: 60.
Puntuación: 4  (sobre 10)
Docta opinión: Para mi percepción, lo sorprendente de Manolete son sus generalizadas malas críticas. No os engañeis son del todo merecidas. La película es una mierda. Con todas las letras. Cierto es que tiene un buen diseño de producción, escenografía y todo lo que zafiamente puedo englobar entre lo calificable como "técnico". Por lo demás pasados cinco minutos de metraje uno ya se percata que la historia brilla por su ausencia, los personajes son planos hasta decir basta y todo lo que sucede no importa un bledo a cualquiera que tenga sangre corriendo por sus venas. El duo protagonista (Pé y Adrien Brody) al parecer vive una tormentosa relación de amor que sin duda desencadenará en tragedia. Un argumento más viejo que la "tana", que se plantea sin visos de credibilidad. Las cosas pasan y ya está.Te lo tienes que creer. Es decir, un personaje le dice a otro que le quiere, o que sufre, o que se vaya al infierno... pero no presta el más mínimo indicio de verosimilitud de cara al espectador. Los personajes están muertos en vida, es como si uno viese todo el rato a los muñecos de Tom Hanks de "Polar Express" y además, para más inri con un ritmo (a falta de una definición mejor lo llamaré) narrativo que adormece al más pintado.
Hasta aquí entiendo que una película así reciba mayoritariamente malas críticas. Lo que no entiendo es que no las reciban el resto de películas igualmente pésimas que tienen exactamente los mismos defectos (siendo en conjunto son mucho peores) como sucede con el 90% de las películas españolas que he visto este año y que misteriosamente sí tienen buenas críticas y una excesiva indulgencia hacia sus muchas taras. ¿Por qué sucederá esto?
Lo peor es que me hubiese apetecido ver una peli situada en el mundo de la tauromaquia en la España de aquellos años, pero lo que se ve en esta peli es floclore superficial; de postureo por y para guiris.
Escena predilecta: No sabría elegir momentos puntuales tiene varios de cierta gracia: Manolete recién levantado es interceptado por su apoderao antes de meterse una raya de farlopa con el argumento de que ese día tiene corrida. Manolete repartiendo monedas entre sus fans en lugar de autografos. Manolete soltando dos palomas tras matar a un toro (puro John Woo).
La nominaría a los Goya 2013 por: Nada.
Probabilidad de revisionado: Prefiero volver a ver "Belmonte" de la que guardo mejor recuerdo.
Merecía una subvención de dinero público: Rotundamente no.
Piscolabis: Unos mentos revenidos.




Seguiremos en Septiembre con el gran estreno del año: la de Garci.

domingo, agosto 19, 2012

De pegar patadas a algo para que se mueva.

"El fútbol, pegar patadas a algo para que se mueva, es algo natural, consustancial al ser humano. Los ingleses pusieron las reglas, pero el fútbol ya estaba en Atapuerca." José Ángel Iribar.


Mientras las olas de calor subsahariano azotan la península y a cada rato me recorre el lomo una nueva una gota de sudor; paso el fin de semana reencontrándome con el fútbol. Supongo que la gran mayoría de la gente ni se habrá dado cuenta de echar en falta el balompie semanal, entre la eurocopa, los campeonatos de niños en Brunete, el europeo sub-20, las olimpiadas y los bolos de pretemporada no parece que haya habido un hiato de tiempo para extrañar nada. Pero como buen aficionado yo sí que he sentido esa falta. La época de rumores y fichajes es divertida para leer los periódicos por las mañanas  pero no es suficiente, los nuevos cracks tienen que foguearse en la competición oficial. ¿Cómo vamos a valorar si no al 'Cebolla' Rodríguez o Floro Flores? (por poner un par de ejemplos)

Esta temporada me he hecho el propósito a mi mismo de ningunear la parte de la competición futbolística que no me interesa. ¿Cuál es esa parte y en concreto qué comprende?
Por supuesto veré cualquier partido de mi Atleti de Madrid, sin rubor reconozco que tengo intención de seguir viendo partidos de liga BBVA absurdos (tipo el Ath. Bilbao-Betis que estoy siguiendo con el rabillo del ojo mientras escribo esto), algunos de Segunda división como esos que emiten a las cuatro de la tarde que son ideales para echarse la siesta casi instantánea, veré tantos partidos como pueda de mi adorada Premier league inglesa, estaré al día de la Champions y la Europa League, incluso (si se tercia) el fútbol femenino y no me cierro a poder ver cualquier partido de cualquier liga que pueda tener interés o crea que me pueda entretener si tengo ánimo para ello. Pero lo que esta temporada no quiero hacer es seguir viendo y escuchando los partidos del Madrid.

Por supuesto, como siempre sígo esperando que pierda todos y cada uno de los partidos, razón por la cual he seguido siempre la mayor parte de los encuentros del eterno rival. Este proceder me ha llevado a una larga lista de enfados (por sus victorias) y algunos momentos de excelsa felicidad (cuando caen derrotados). Pero esta boba ilusión de antimadridista confeso desde hace un par de años ha desaparecido. Lo que siempre ha sido una superioridad deportiva del Madrid o el Barcelona sobre el resto de equipos se ha transformado en una absoluta farsa. Ver partidos del Madrid o del Barça (que también podría vetar pero de momento no lo haré) es un completo coñazo. Antes ganaban pero podían perder cualquier día tonto contra el rival más humilde. Eso ya no pasa, ni puede pasar. Ahora no hay tensión ninguna, casi siempre son tan superiores al rival que verlos carece de emoción.  Mas este año pensando en ahorrarme esos disgutos; y sobretodo la colosal sarta de parcialidad "periodística" y soberbia cateta que acarrea ver cualquier partido del Real Madrid C.F. Este año no voy a perder un segundo en cabrearme escuchando las retransmisiones de viquingazos como Carlos Martínez (en Canal plus) o las de Telemadrid. No me voy a indignar escuchando como se gana todo seis meses antes de terminar las competiciones. ¡Que os den, a mi no me interesais más! Prefiero al At. Osasuna, al Málaga, el Valencia o cualquier otro con los ojos cerrados.

Todo esto es una idiotez que no afecta a nadie, ni tampoco importa un pimiento más que a mí.
Habrá que ver si soy capaz de cumplir mi palabra y no ver un partido del Madrid,  ni cuando sepa que van perdiendo de goleada... Aunque pensándolo mejor seguro me perderé los derbis con el Atlético y eso siempre va a redundar en mi beneficio.

Pues eso, que hay más fútbol aparte de la chusma odiosa del gitano Sergio Ramos, el asesino Pepe o el anormal de Cristiano Ronaldo:

PATXI PUÑAL, UN CRACK DE VERDAD, SOSTENIENDO UN GORRINO MORADO (*metáfora visual*).

domingo, agosto 12, 2012

олимпийские игры


"A mí me quitaría el sueño estar en un sitio que no merezco."  
- Almudena Cid, comentarista estrella de Rtve para la gimnasia rítmica y epítome de mediocridad deportiva con el pavoneo constante de su colección de diplomas olímpicos, demostrando una y otra vez no tener ni pizca de vergüenza personal.

No es que normamente tenga mucho que contar, pero lo que es estos últimos diecinueve días mi vida se puede reducir a mi existencia como telespectador de los Juegos Olímpicos de Londres. No importaba que disciplina tocase ver, parecía que casi a cualquier hora podía uno ponerse delante de la televisión (o el monitor del ordenador) para ver  una retransmisión deportiva chanante. ¡Me encantan las olimpiadas! La singular ocasión de seguir deportes extraños y abiertamente minoritarios en su momento de mayor gloria es simplemente un gozo mayúsculo. Por supuesto tengo mis filias y mis fobias. De esta últimas, he de destacar el volley playa que me parece el deporte más plomizo, la vela, el tenis de pista y mi fobia personal contra el baloncesto que nunca termina de interesarme de verdad. Entre mis favoritos están la mayoría de deportes de equipo (balonmano, hockey hierba, waterpolo, balonpié), la práctica totalidad de pruebas de atletismo, la natación, la sincronizada, los saltos de trampolín, el tenis de mesa, la gimnasia rítmica y (como ya escribí en alguna otra ocasión) sobretodas las cosas la gimnasia artística que sigue pareciéndome el súmun de todos los deportes.

Es curioso pero siento una suerte de  inclinación a apoyar a los deportistas de mi país cuando se trata de un deporte de equipos y vivo sus triunfos y derrotas con emoción: por ejemplo en balonmano o waterpolo (estupendas las chicas/mala suerte los chicos). Sin embargo en la mayoría de deportes individuales rara vez me identifico con el deportista español y suelo sentir otras predilecciones. Ya lo he declarado en otras ocasiones yo más que español, me siento madrileño y por encima de eso me siento atlético (del Atleti de Madríz).  Mientras tanto siempre que perdía un brasileño, un italiano, un inglés o (sobretodo) un estadounidense, disfrutaba un poco más. Curioso otra vez, excepto en los deportivo las dos últimas nacionalidades son de mi total agrado en casi todo lo demás. A lo que voy; según pasaban los días me ido dando cuenta que en la mayoría de las disciplinas mis afectos de fan iban en una misma dirección. Encaminadas hacia una misma nacionalidad. Mi apoyo estas olimpidas por todos los deportistas de Rusia ha sido algo fuera de lo lógico y normal. Lo que realmente sucede es que mi subconsciente sabe que estas olimpiadas no debían haberse celebrado en Gran Bretaña, en buena lid la ciudad candidata que debió ser elegida era otra:



De esto viene mi último capricho, pues lo que quiero este año para navidad o reyes o para mi santo o mi cumpleaños es el chándal olímpico de Rusia.



¡Me chifla!
Anda que no iba a fardar cuando fuese en el autobús o al lucirlo para sacar a mi perra a dar una vuelta.


Resumiendo, diré que aunque ha habido muchos deportitas de mérito para ser el mejor, ya sea por resultados o por su carisma: Usain Bolt, Michael Phelps, Ye Shiwen, Olafur Stefansson, Oscar Pistorius, Robert Harting, Macarena Aguilar, Ricardo Blas Jr. y un larguísimo etcétera,a mi juicio solo ha habido una estrella por encima de todos lo demás:


Aliyah Mustafina.
Oro en asimétricas (lo más), dos bronces y una plata por equipos. 


Aunque entristece pensar que hay que esperar cuatro años y el vacío que va a quedar, hay que reconocer que los británicos han sabido concluir dejando el mejor sabor de boca con lo más grande:

>

Veremos si Carlinhos Brown lo mejora dentro de cuatro años.


Lo + seguido