jueves, agosto 28, 2008

Lecturas Recientes 08 (I)

Retomo para este bloj, las impresiones de tres al cuarto que me han causado mis últimas lecturas. Llevaba tiempo sin hacerlo debido a que el último año, hasta este verano, había bajado peligrosamente en mis hábitos lectores. Una de las causas fue sin duda fue dedicar tanto tiempo inútil al maldito temario de oposición que intentaba memorizar con funestos resultados. Fruto de esta actividad procedí a leer cosas que no me apetecian especialmente(ejemplos como obras del Teatro clásico español o antologías de lo más variopinto) que por no tener nada que decir o recomendar voy a pasar de listar. Seguro que me olvido algunas otras, ya que no he ido apuntando lo que leía como hacía hace tiempo y mi frágil memoria es como es. En cualquier caso si me paso algo guay, ya lo añadiré en posteriores entregas.

  • 1. Fabulosas Narraciones por Historias Antonio Orejudo.
  • Una sorpresa fue para mí esta novela que desde una sútil recomendación y posterior conjunción de los astros para ver el libro hasta en la sopa, picó mi curiosidad. La trama parte de una recreacción de la residencia de estudiantes a principios del S.XX con tres estudiantes del montón se entrecruzan con la créme de la intelectualidad española (los estertores del 98, el novecentismo y el primer 27). Lo mejor a mi juicio es la mala baba con la que se trata a JRJ, Ortega y toda esa chusma. Recomendada.
  • 2. La carretera Cormac McCarthy .

  • Primera novela que leo del célebre McCarthy. En un futuro apocalíptico un padre y un hijo huyen por una carretera en busca de la supervivencia. Una prosa llena de patetismo y vaga esperanza. Dos escenas tengo grabadas a fuego: el abandono de la madre y el final de la novela. Hiperrecomendado.
  • 3.La solución final Michael Chabon.

  • Uno de mis escritores favoritos tomándome el pelo. Lectura innecesaria hasta decir basta. Historia de detectives protagonizada por un yayo Sherlock Holmes. Por lo menos eran pocas páginas.
  • 4. Palabra sobre Palabra Ángel González.

  • Las siguientes cuatro lecturas son añadidas ya que las leí con especial atención y trabajo, pues las elegí como lecturas de clase con mis polluelos más talluditos. En este contexto van a ir los comentarios. Coincidiendo con el fallecimiento de mi poeta favorito, procedí a dar la murga intentando acercar la poesía a la juventud. A mí muy poquitas obras y autores en género lírico me tocan de verdad. Creo que ya he hablado varias veces de este autor. sólo diré que la edición de la obra completa de Seix Barral es un 'must have' en mi biblioteca ideal.
  • 5. Doña Perfecta Benito Pérez Galdós.

  • Llevaba sin leer a Galdós desde la facultad (y aquella asignatura de Novela realista), ya tenía asumido que es probablemente el más grande escritor moderno en castellano. La novela en cuestión no es que sea su mejor obra(tendré que volver a Fortunata antes o después) pero la brevedad y sencillez deben ser cualidades en las lecturas ejcolares.
  • 6. Los relatos (4 volúmenes de Alianza) Julio Cortázar.

  • Mi mayor acierto docente ha sido seleccionar cuentos de Cortázar y analizar sus textos (masticados y regurgitados para el adolescente medio). Cuentos como 'Continuidad de los parques', 'Casa tomada', 'Simulacros', 'Los venenos' o 'la noche boca arriba' me han proporcionado algunas de las clases más redondas de mi corta e irregular labor como docente. La verdad es que aunque es un poco obvio reconocerlo, Cortázar es lo más y trasmitir su valor es hiperfácil.
  • 7. Luces de Bohemia Ramón del Valle-Inclán.

  • Todo lo contrario me ha pasado con Valle, su lectura ha sido la peste para los alumnos. Inevitable debido a pachas a mi torpeza y al nivel de madurez lectora reinante. En cualquier caso mi Valle favorito está en las 'Sonatas' o el de 'La Corte de los milagros'. Vaya ful de comentario, pardiez.
  • 8. Luis Alberto de Cuenca Su nombre era el de todas las mujeres.

  • A primeros de año tuve un arrebato de lecturas líricas, eché un ojo a grandes autores como Agustín de Foxá (conocido por ser uno de los letristas de 'Cara al Sol') que me pareció una ful, 'Ventanas altas' de Philip Larkin o al granadino Luis Gª Montero, dichas lecturas fueron bastante incompletas e inconexas. A quien leí con mayor atención fue a L.A. de C. cuya obra no conocía y ahora me parece altamente recomendable.
  • 9. Acción de Gracias Richard Ford.

  • Soy lector de tochos, quiero decir los novelones de ochocientas páginas que me atrapan suelen ser las lecturas que realmente recuerdo con buena impresión. Ya he dicho varias veces mi filiación por este escritor y no puedo más que reafirmarme. Con esta novela se cierra la trilogía de Frank Bascombe que pasa a ser mi obra de cabecera sobre la aceptación y la madurez. Dos temas a los que tendré que llegar poco a poco. El mejor piropo que puedo decir es que sé con total seguridad que volveré a releer tanto esta novela como 'El periodista deportivo' y 'El día de la Independencia'(mi predilecta), en otros momentos de mi vida.
  • 10. Cuentos Ernest Hemingway.

  • Siempre había leído que lo mejor de Hemmingway eran sus cuentos. Mi relación con este autor canónico de 'la Generación Perdida' era un poco decepcionante. Mientras que me encantan Faulkner o Scott Fitzgerald, lo que había leído del viejo Ernest me dejaba frio y sólo me hacian gracia las obras menores tipo 'París era una fiesta' o 'Fiesta'. Los cuentos por contra si han cumplido las expectativas y me han gustado mucho. A riesgo de caer en el topicazo diré que 'Las nieves del Kilimanjaro' me parece un relato magistral.
  • 11. Entrevistas breves con hombres repulsivos David Foster Wallace.

  • Cada vez que llego a D.F.W. este hombre no deja de sorprenderme gratamente, ¡qué crack!. En esta ocasión destaco La persona deprimida que explica como dios lo que es caer en una espiral depresiva de autoengaño y que me hizo sentirme por solidaridad hacia la infeliz protagonista una autentica piltrafa humana. También molan los relatos de los hombres repulsivos, en especial aquel que juega con ruindad la baza de su brazo deforme. Recomendadísimo aunque te haga sentir un poco mal.
  • 12. Nocilla Experience Agustín Fernández Mallo.

  • La curiosidad me vuelve a llevar a un éxito editorial contemporáneo. Con sorpresa diré que esta novela me gustó. Está bien escrita, tiene ideas graciosas e interesantes, y se lee con facilidad. Por contra tiene una cosa que no me entusiasma: No llega a ningún puerto; lo que tiene de interesante, lo tiene de superfluo. Seguramente es fallo mio pero soy demasiado decimonónico como para que me flipen estas moderneces. Hace un mes que lo leí y ya me he olvidado de casi todo.
  • 13. El Ladron de chicles Douglas Coupland.

  • Ya dije lo que tenía que decir hace poco sobre esto. Simplemente mi libro del verano 2008.
  • 14. El sindicato de policía yiddish Michael Chabon .

  • Novela que parte con una singular premisa, nunca se creo el estado de Israel y los judíos del mundo se refugian en un distrito de Alaska auspiciados por los EEUU. El acuerdo toca a su fin sesenta años después y el pueblo judío deberá buscarse las castañas en otros rincones del mundo. En este contexto Chabon escribe una historia de género negro donde destaca la inmejorable ambientación de lugares y personajes. Buena novela, pero como me sucede siempre con lo policiaco-detectivesco los desenlaces resueltos a matacaballo me dejan un sabor de boca agridulce.
  • 15. Todavía no me quieres Jonathan Lethem .

  • De esta novela no puedo decir otra cosa: es una obra de relleno. Muy flojita. Insípida como una pizza de CasaTarradellas. Lejos queda el autor de las maravillosas 'Alicia se subió a la mesa' o 'La Fortaleza de la soledad'.




    Sin más tonterias que contar por hoy.

    miércoles, agosto 27, 2008

    Me encanta que los planes salgan bien.

    Luis Amaranto Perea (un central soberbio y lateral mediocre) sube la banda y por inconcebible que parezca saca un buen centro. El balón cae finalmente a Forlán que recorta y pone la pelota a media altura donde no puede llegar el portero, aunque se interpone un defensa alemán que despeja el esférico. Perea como si fuese Garrincha vuelve a poner un centro perfecto que remata de cabeza Sergio Agüero cruzando la pelota y marcando el primer gol.

    Una jugada que me ha parecido profética. Y en ese momento -yo que con el Atleti normalmente soy un agonías- he sabido qie íban a ganar. Después cayeron otros tres chicharros más (Forlán, LuisGar y Maxi de penalty) y nos metemos en la Champions League . Hoy si que me he emocionado de verdad.
    Atlético de Madrid 4 - 0 Schalke 04


    Mi fichaje predilecto de este año (que hoy no ha jugado). Un jovenzuelo portero francés de 35 años fichado con visión de futuro para las próximas tres temporadas.
    Grégory Coupet. En su presentación se dedicó a torear al aire con una bandera del Atleti. ¿Hacer toques de balón? pfffff ¡Menudo puto amo!

    martes, agosto 26, 2008

    Cada vez me quedan menos dedos.

    Con la suma estupidez que me caracteriza, presumo para mí mismo que puedo contar con los dedos de mis manos las películas que me han llegado a hacer saltar una lagrimilla (esto no significa que sean las que más me emocionan). Hoy cuento un dedo menos gracias a un deuvedé de esos promocionales de los períodicos que rondaba por casa. Aún con su plástico intacto. Sin motivo aparente me he puesto a ver la película en cuestión, por su considerable fama después de veinte años y por picar el billete de haberla visto. Aunque me ha parecido en conjunto notable pero irregular, tiene un climax final tan apabullante que me ha desarmado. La peli es Cinema Paradiso de Giuseppe Tornatore. cuando me pasan estas cosas me alegro pues lejos de sentirme estupido, me gusta ver que con la causa adecuada se me remueven las visceras pertinentes. No me pasa demasiado a menudo.



    Ennio Morricone es el amo y sin duda responsable en un 80% de mi arrebato emocional.

    lunes, agosto 25, 2008

    ¿Y qué hago yo ahora sin olimpiadas?

    Me levanto dolorido tras la barbacoa que celebré ayer en mi hogar y cuando enciendo la tele soy consciente de que hoy no podré tener la televisión encendida de fondo – mientras hago cualquier otra cosa – enterándome de las evoluciones de las más peregrinas disciplinas olímpicas. No veaís que bajón. ¿Y ahora cómo relleno el tiempo de mi última semana de vacaciones? Lo peor es que tendré que esperar otros cuatro años hasta Londres (entonces seguro que voy a verlas en directo y no como el fracaso de planificación e infraestructura vacacional de este año).

    En cualquier caso estas olimpiadas me han resultado francamente flojas, sobra decir que me importa un bledo el medallero español (a pesar que me considero fan de los equipos de hockey hierba y balonmano). La gran decepción ha sido sin duda la gimnasia artística. Aquello que en mi opinión es la disciplina que debe marcar cual es el grado más alto de perfección humana. En esta ocasión no ha dado la talla. La perfección creo está más en hacer cabriolas en el aire (o en el agua, o saltando desde un trampolín intentando salpicar lo mínimo) buscando hacer figuras perfectas mucho más que en las disciplinas que versan sobre la búsqueda de la máxima velocidad en una distancia determinada.

    A la hora de buscar culpables sobre mi subjetiva decepción ante la gimnasia artística, no sé muy bien como explicarlo. Se aúnan varios factores: la falta de verdaderas estrellas, el bajón de las tradicionales potencias soviéticas (Rumania, Rusia y todos los países de la extinta URSS) y un notable bajón de competitividad. Para muestra un botón: Como es posible que el equipo femenino de EEUU (La Liurkin, Swan Jonhson y cia.) ganase la plata, cuando sus componentes tuvieron taco de fallos y hasta caídas de culo de Alicia Sacramone. La respuesta es sencilla, el resto eran malísimas. Por suerte, China sí se toma en serio esto. Sus gimnastas tienen pinta de estar dopadas hasta las cejas para no crecer y por ello están bajo sospecha. ¡Como debe de ser! M.B. dice que no puede haber verdadera gimnasia tras el declive del comunismo. En parte estoy de acuerdo, pero por otro quiero ser optimista y espero que las cosas vuelvan a su cauce y surjan nuevas megaestrellas (masculinas y femeninas) para las próximas citas.

    Por otra parte, la gimnasia rítmica sí ah estado a la altura. Los países más molones eran las potencias. En equipos quedaron en podio Rusia, China y Bielorrusia. En pruebas individuales, la indiscutible crack ucraniana Anna Besonova barrió con las rusas Kabaeva, Kapranova, la bielorrusa Zhukova y alguna otra las cuales se disputaron los primeros puestos. En una liga de tercera división, se encontraba 'nuestra' Almudena Cid cuya cruzada encabezada por PDR, se trataba de aspirar a ser la décima compitiendo con la gimnasta iraní y una china torpe. Una muestra de mediocridad ensalzada a mayor gloria de la raza hispánica. Con las necias impresiones de medio pelo de alguien que poniendo una pierna a la pata coja se marea, acerca de deportistas de élite, me despido hasta la próxima. No sin antes añadir este video con un minuto final de caviar a espuertas.

    jueves, agosto 21, 2008

    Nunca diga que las medicinas son dulces

    A modo de crossover con el bloj de la amiga Tartaleta que estos días disfruta del neoyorquineo en vena, adjunto esta imagen de publicidad en el interior de los vagones del metro. En castellano original. Atentos a la genial frase final para adoctrinar a los progenitores chicanos del american way of life.



    Dew

    martes, agosto 19, 2008

    Soy de 1930 ¿y usted?

    Contaré como esta mañana de madrugón me dirigía al siempre inevitable centro de la capital del imperio hispánico. Como es habitual en los últimos años durante Agosto coger el Metro de Madrid sin toparse con algún parón del servicio es una tarea titánica. Este año conmigo han dado de lleno pues ha tocado en las dos líneas que más utilizo, pero bueno todo sea por la gloria de Gallardón. Así que en Atocha he tenido que cambiar la rapidez matinal del subterráneo por el estrés de los semáforos y el tráfico fluido del centro en Agosto. Decidí coger las líneas de bus 26 o 32 que sabía me dejarían en Jacinto Benavente a dos patadas de mi destino. Allí presencié una escena que me ha hecho gracia y procedo a relatar:

    Como fui de los primeros en subir no tuve problemas en acechar un asiento y posar mis cansadas nalgas en él y desde dicho lugar observé, sin inmutarme ni un segundo, como un ejemplar de jubilado con muletas subía el último al bus. Ojo avizor - el que será protagonista de la historia - antes que nadie como un caballero procede a levantarse y ceder educadamente el sitio al abuelete. Pero he aquí la tragedia, cuando el cededor de asiento era también otro jubilado con muleta. Imposible situación que hace en segundos que todo el bus se levante de sus sitios acogotados por la culpa y la búsqueda del orden de aquello de lo que debe ser. En un par de segundos todos los pasajeros cambian de lugar y los ancianos muleteros quedan sentados uno frente al otro. En ese instante en que son el centro de atención. Aquel que cedió su sitio al otro intenta iniciar una conversación justificando su acto. - Yo le cedía el lugar porque está usted más mayor que yo - Este arrebato de poco diplomática vanidad me llamó la atención. Primero porque el sujeto que aseguraba ser más joven, tenía pinta de ser más yayo que el otro. Si bien el más joven estaba más flacucho y la piel sobrante le avejentaba, el otro más rollizo, estaba obviamente más talludito. Y segundo porque ese brote de coquetería me subyugó. El yayo con muletas más delgado se caracterizó desde un primer momento por la mesura y no sintiéndose amenazado dejo correr el comentario con elegancia y pasando ipso facto a pensar en sus cosas.

    El abuelete con muletas más rollizo, podría ser descrito como ese tipo de persona campechana de gracejo castellanomanchego, en realidad tenía un objetivo desde el primer momento. Y ese era una buena conversación con un desconocido. Ni corto ni perezoso empezó a soltar todas sus frases rompehielos, a cada cual más chanante. Primero recurrió al tópico metereológico diciendo con esa rara suerte de ironía sin cinismo (que personalmente yo creo ser incapaz de emitir) con el infalible y lapidario dicho veraniego - Parece que hoy no va haber que encender lumbre ¿verdad? - Esa tronchante sentencia no consiguió el efecto esperado en su interlocutor, pero nuestro héroe era terco y no pensaba desfallecer. Se sucedieron otro par de intentos con los mismos resultados. Continuó tras incomodos segundos de silencio retomó la estrategia de lo generacional y soltó como si nada - Soy de 1930 ¿y usted? - entonces el otro sabiéndose vencido, sonrió admitiendo su derrota y pasó el resto del trayecto por la calle Atocha charlando amigablemente sobre cual es la última parada si Jacinto Benavente o Tirso de Molina, número de nietos y todo aquello le pasaba por la cabeza al vencedor.

    Esta historia no tiene moraleja propiamente dicha. Pero si quiero expresar como me entristece como la tecnología via reproductores de música, móviles, videojuegos o la dañina lectura de bestsellers está poco a poco matando la interacción social en los transportes públicos. Y por otro lado expresar como me mola la gente (aunque en ocasiones puedan resultar cansinas) que pueda ponerse a hablar con quien se le ponga delante sin importarle un comino lo que al otro le pueda apetecer.

    viernes, agosto 15, 2008

    New York City Boy, you'll never have a bored day

    Rápido repaso a mi primer viaje transoceánico, del que no me queda más que hacer un balance de lo que me ha gustado y lo que no. Antes o después será otro el cronista en detalle del viaje.

    PROS de NYC

  • Brooklyn. Simplemente lo mejor. Allí donde se encuentra Coney Island (hogar de los Warriors); los domingos se reune la gente en parques y allí jugar al beisbol o al balon prisionero, escuchar algún concierto gratuito, con un clima agradable y normal; un lugar donde hay calles de judíos, polacos o rusos; además de algun lugar de total genialidad y entre otras cosas más donde donde puedes hacer todo lo que me gusta de Manhattan sin tener que cargar con sus inconvenientes.


  • Las cafeterías americanas. Me encantan sus cartas, sus camareras, las consumiciones, las barras, las mesas. Poder desayunar, comer, merendar y cenar a cualquier hora. Que no se pueda fumar y que casi nadie tome alcohol. Los Perritos con Chile, Hamburguesas, Pancakes, French Toast, Sopas variopintas, Ensaladas... aunque como argumenta Cho. todo sepa un poco a lo mismo. Seguro que a medio plazo cansaran pues son una gochada, pero qué le vamos a hacer. Mi favorita era 'Bon Vivant' (En la calle 13 a la altura de Union Sq donde hace chaflan el 'Forbidden Planet') sin nada especial pero con encanto. Sólo les faltaba, siendo picajoso, un palillero hispánico en cada mesa para alcanzar la perfección.


  • La visión anglosajona de todo lo que tenga un tufo latino. El exotismo meridional pasado por la perspetiva del ojo americano es brutalmente divertido. En especial todo lo mexicano.



  • CONTRAS de NYC:

  • Times Square y alrededores. Está feo generalizar, pero la gran decepción del viaje ha sido la isla de Manhattan. En especial todo lo que he visto en el centro desde Union Square hasta Central Park (salvo cuatro o cinco cositas puntuales) me ha importado un bledo. Por suerte hay más cosas para arriba y para abajo.


  • Las retransmisiones de los juegos olímpicos. Vale, esto es algo en contra completamente puntual y no es exclusivo de Nueva York, aunque sí es completamente indignante. Además teniendo en cuenta que las retrasmisiones de Paloma del Rio son inigualables, esto no es óbice para poner a parir las retransmisiones de la NBC. En el Hotel los ratos muertos de descanso tras las arduas pateadas a andar eran salpimentadas con las evoluciones del equipo olímpico americano. Cosa normal, que se dé mayor importancia al equipo del propio país, pero ¿hasta el punto de no emitir absolutamente nada más?. Ejemplo: Gimnasia Artística (lo más). Varios países compitiendo. Emisión de pruebas americanas y después cinco minutos de los repelentes hasta la ostia; Swann Johnson, Jonathan Horton y sus buenrrollistas amigachos secandose los sudores, mientras de fondo se veían otros paises competir. Excepto de China no recuerdo haber visto ejercicios de ningún país más. Y así con los saltos de trampolín, el volley, etc.


  • Los cuartetos armónicos. Sin lugar a dudas el peor momento de incomodidad cultural que recuerdo en lustros. En un bar-hamburgueseria bastante cuco que se encontraba medio vacío donde cenamos una noche, una mesas con seis guiris seguramente oriundos de Nueva Jersey, en un momento sin venir a cuento los muchachos se lanzaron a hacer gorgoritos vocales. Indescriptible la vergüenza ajena y cómo nos mirábamos el resto de parroquianos y los camareros. Ahora entiendo los bares con el cartel de 'Prohibido cantar' es más deberían tenerlo en todos los sitios públicos.



  • a plus!

    miércoles, agosto 06, 2008

    Un par de ‘Must have’

    Un posteo con la única excusa de difundiros dos recomendaciones personales para estos días de intenso calor.

    La primera, una literaria. Mucho tienen que gustarme las lecturas de Agosto para que no sea mi libro del verano 2008. Se trata de El ladrón de chicles’ de Douglas Coupland. Como prueba de mi fascinación por este libro de momento ya lo he prestado una vez y otra ha sido regalo de cumpleaños. Todo en diez días desde que lo leí. Su primera característica a mencionar es su estructura epistolar (un género a reinvindicar), sólo que en lugar de usar el obsoleto medio postal, los personajes se envían e-mails y FedExs lo que resulta muchísimo más moderno. Los principales remitentes son Roger un borracho cuarentón con unas perspectivas laborales francamente lamentables, compartiendo trabajo de medio pelo con un puñado de veinteañeros desubicados. Entre ellos destaca la co-protagonista, Bethany una jovenzuela gótica insatisfecha con su entorno, es decir otro efectivo topicazo con patas. Su punto de unión y verdadero motor de la narración es ‘Glove Pond’, una novela que escribe Roger ambientada al modo de las películas de Richard Burton y Liz Taylor del tipo de ¿Quién teme a Virginia Wolf?. Cuyos capítulos se entremezclan con los textos que se envian los personajes y donde la acción y los distintos niveles de ficción se entrecruzan. Prefiero no seguir contando y terminar diciendo que no os arrepentiréis de darle un tiento.



    La segunda más que una recomendación es una reivindicación, destinada a todos aquellos que ven solo (o eso dicen) películas de Kiarostami y similar. Yo he visto ‘El espejo’ de Tarkojqui o ‘Al final de la ejcapada’ o ‘El sol del membrillo’ y me han parecido superbuenas e incluso me pueden haber emocionado. Pero en ningún caso me las pongo en esos días de ánimo regular (que son muchos en la vida del bipolar medio) en los que me pide el cuerpo es un rato de sana e incluso descerebrada diversión. En este caso el adjetivo descerebrado me parece de lo más injusto a pesar de su título de aparente mediocridad y que tanto puede echar para atrás. La peli en cuestión es 'Virgen a los 40' . Yo como fan a ultranza de las comedias americanas puede que esté enfermo, pero desde que la vi por primera vez en televisión (ni en el cine, ni siquiera alquilada en deuvedé) puede que me la haya visto entre pitos y flautas, cuatro o cinco veces, y cada vez me divierte más.
    Argumentos para los reacios: Sale Catherine Keener de quién M.B. opina que debería tener ya algún oscar('Being John Malkovich' o 'Amigos y Vecinos' por ejemplo) y yo le rebato diciendo que esta mujer debería recibir un ojcar cada vez que entra a una tienda y la enfoca una cámara de seguridad. El segundo motivo es la prometéica actuación de Steve Carell que es imposible que caiga mal a alguien en esta peli. Y el tercero es la etiqueta de ser un producto de la factoría Apatowel cual es el director y de quien sus productos tras el éxito de Superbad me parecen cada vez más flojetes. En cualquier caso esta peli ha pasado a ser un básico de mi deuvedeteca y que recomiendo para pasar un buen rato a quien se deje.




    Unas 45 horas para estar en NYC.
    Unos dos días para iniciarse los Juegos Olimpicos.
    Una semana para la ida de la previa para la Champions League.

    sábado, agosto 02, 2008

    Seguro que todavía guardas fotocopias de todo aquello en algún lado, mitómano.

    Un chico joven sale detrás de mí al abandonar un comercio. Es uno de los dependientes. Aunque no me ha atendido, sé que ha estado pendiente de mi conversación/transacción con su compañero. Mi primera reacción a su llamada es pensar que me he olvidado las llaves, el DNI, algún papel o cualquier otro objeto personal y por eso sale corriendo en mi busca. La historia no es así, el muchacho quería hacerme un encargo.

    El comercio en cuestión era una agencia de viajes cosladeña, donde deposité mi confianza para organizar mi inminente viaje a Nueva York (Coney Island preparate!). Hoy me acerqué para abonar el importe que me faltaba y recoger los billetes, folletos, papelajos y la cámara de fotos digital de 8 megapixeles de promoción regalo ¿? Pues bien, al concluir la transacción económica y recibir mi servicio, yo en plan campechano suelto como si nada el típico formalismo: - Bueno ya vendré a contaros qué tal... - Estrecho la mano del amable señor que me ha atendido y encamino mis pasos hacia la salida con la certeza de que no volveré, a no ser que algo salga mal. Salgo y entonces ese chico con el que sólo había cruzado unas palabras, hace como un mes y estrictamente destinadas a las dudas de mi viaje, me requiere. Ni corto, ni perezoso me pregunta: - ¿Te puedo hacer un encargo? - Una mezcla de horror y curiosidad morbosa por saber qué cojones me iba a pedir atenazan mi cuerpo. Y contesto: - Dispara. -

    Su petición me epata. Lo que quiere que le compre en Nueva York es una gorra y que me la paga cuando vuelva. Mi torpeza ante algo no esperado se hace tangible y mi siguiente pregunta me delata como un autentico patán: - Pero, ¿de qué talla? - el chico no sabe que decir ante mi estupidez y me dice que le da igual como sea sólo quiere que se vea que es de América. Al parecer, hace colección de los sitios a los que viaja (¿él?) y le debe faltar una americanada. Cruza mi pensamiento la idea de que probablemte si intento comprar una gorra en Madrid el 99% de las que encuentre tendrán motivos inequívocamente norteamericanos (banderas, anagramas de NYC, equipos de baloncesto o beisbol...) en su estampado, pero me callo la boca y le digo al chico que lo intentaré. Vuelve a expresarme su intención de pagármela a la vuelta y me despido.

    Os parecerá con toda la razón una insignificancia más que olvidar y os preguntareís por qué seguir leyendo. Pero he de decir que me gusta el hecho de que haya gente que vaya pidiendo absurdos favores a desconocidos. Yo durante mucho tiempo he estado requiriendo a mis conocidos, amigos y saludados para que cuando se fuesen de viaje me trajeran un souvenir. El cual debía ser una bola de nieve que acreditase el lugar visitado y ninguna otra cosa. Las reglas eran fáciles, yo no debía ir en ese viaje y tampoco podía pagarla, debía ser un regalo. Hace tiempo que ya no lo pido más, en verdad ya no sé que hacer con todas las muchas bolas de nieve que tengo. No mantengo interés en esta absurda colección, aunque aún quedan un par de fieles que me las siguen regalando y a los que no sé qué cara poner cunado me las dan con toda la ilusión. Al fin y al cabo lo que hacen es cumplir con algo que les pedí hace tiempo y supongo que lo harán por aprecio a mí.

    Por supuesto no os quepa ninguna duda de que ahora tengo la convicción de que compraré la gorra y por otra parte tengo una clarísima visión de futuro en la que al llevar la gorra a la agencia de viajes y preguntar por el joven, los dependientes me dirán que ningún chico de la descripción dada ha trabajado este verano. Mirándome como si estuviese chalado me contarán que hace veinte años un chico que coleccionaba gorras murió en extrañas circunstancias mientras trabajaba en el mismo local que antes era - por ejemplo- una carnicería. De fijo que va a pasar algo así.

    Lo + seguido