miércoles, julio 30, 2008

Un número redondo

Me acabo de dar cuenta viendo la página de estadisticas que puse en el bloj, que el día de hoy este bloj alcanzará la cifra redonda de 75.000 visitas.

Sí, setenta y cinco mil veces alguien ha cargado esta página en menos de cuatro años desde que empezase a publicar cosas aquí. Acabo de echar las cuentas y me sale una media de más 50 visitas diarias. Aún teniendo en cuenta que un altísimo porcentaje de esas visitas son mías o el otro importante ratio de visitas se debe a pobres incautos que llegan por absoluto azar y equivocados tras introducir en algún buscador cosas tan peregrinas y absurdas como ‘odri hepburn’, ‘palabras de agradecimiento para una quinceañera’, las letras del abecedario enumeradoas, entre otros cienes de gilipolleces que conducen aquí a cualquiera… aún así creo que queda un número importante de visitantes.

Quizá estos números son ridículos para webs de verdadero éxito, pero creo que escribiendo las mierdas autocomplacientes e irregulares que escribo y a sabiendas de que el tema principal (y seguramente único) es mi propio ego. Lo cual no debería interesar a nadie. No puedo más que sentir cierto orgullo torero. Hace poco escribí en no sé donde que cada vez tengo más claro que esto del bloj lo hago por encima de todas las cosas para mí mismo, para escribir por escribir- un hábito que lucho por no perder-, para poder leerlo en un futuro lejano y poder recordar nimios detalles de mi pasado reciente.

Eso son unos hechos impepinablemente ciertos y sin eso seguramente habría abandonado (de verdad) hace mucho tiempo, pero además de eso cada vez que alguno perdeís el tiempo en comentar alguna de mis paridas o bien me llegan noticias de que alguien lo lee; no puedo evitar sentirme muy bien. Así de simple soy. Gracias entonces a todos por leerme de vez en cuando. Ósculos!

sábado, julio 26, 2008

Neuronas perdidas en tontadas.

Ayer tarde terraceando y tomando un tinto de verano, Cho. me indicó cómo estaba enganchado a una página web cuyo interés estriba en poder votar las peliculas que has visto y así pasar las horas muertas. En ese momento debería haberle mirado por encima del hombro con desprecio y hacerle ver que eso era una completa pérdida de tiempo. Pero ese no sería yo, bien intuía lo gratificante que puede ser encontrar un foro donde dejar constancia aleatoriamente que El indomable Will Hunting, Crash (la mala la de Haggis), Me gustan los líos , Leyendas de pasión o El principe de las mareas me parecen todas absolutas mierdas pinchadas en palos. O manifestar cómo creo que Heat, Ben-Hur, Jóvenes Prodigiosos, Amarcord, Showgirls o Huevos de Oro entre muchas otras me parecen verdaderamente magistales. En fin que en un rato (mientras veía una de las finales de la copa Intertoto comentada en galego) he votado más 600 peliculas que he visto a lo largo de mi vida sin apenas esfuerzo memorístico y a sabiendas que he visto muchísimas más. En fin, ¡qué lástima de neuronas empleadas en memorizar tontadas! Por otra parte ver todas estas listas me anima a hacer un esfuerzo y volver a ver muchas películas que no he visto. Y que por mi dinámica vital sé que no veria ni de casualidad en la actualidad.

Para concluir añado el video de una canción que llevo tarareando todo el santo día:


P.S. Mi nick en filmaffinity es pgamo asi podeís comprobar vuestros gustos con los mios y comprobar si somos almas gemelas.

jueves, julio 24, 2008

Here come the tights...

Wolverine: - Here come the tights...
Ciclops: - Sorry Logan. Super heroes wear costumes. And frankly. All the black leather is making people nervous.

Astonishing X-Men #1

Confieso que un de las cosas por las que muestro más despreocupación es la tarea de comprar ropa. Simplemente me aburre (excepción hecha de la búsqueda de camisetas estampadas de diversos motivos pop adquiridas en los lugares más insospechados) y me lleva a reconocer con vergüenza que si puedo, delego las compras en otros (por ejemplo mis progenitores) a falta de poder costearme shopper profesionales. De un tiempo para acá, solucioné la mayoría de estos momentos de tensión personal adquiriendo mis vestimentas en un único establecimiento: Cortefiel. Lugar donde entro acechando, pregunto si es necesario a las viborejcas empleadas, me pruebo lo que sea, lo pago con mi tarjeta del clubcortefiel y me voy tan rápido como puedo. Un proceso que no supera jamás los diez minutos por mucho que tenga que adquirir. Por desgracia para mí, no vivimos en un mundo perfecto y me encuentro en ocasiones en las que la variedad de la oferta de este establecimiento no consigue saciar mis insondables necesidades en cuanto al atuendo diario. Esto conlleva momentos de desolación vital tales como cuando no tengo ni pajolera idea de dónde comprar cualquier artículo de aparente primera necesidad y termino yendo al Corte inglés a preguntar.


Hoy me he desvirgado en otra de las grandes superficies que pueblan esos complejos poligoneros de centros comerciales que crecen como champiñones en los lindes de las carreteras de circunvalación de las grandes urbes contemporáneas. En esta ocasión se trataba del establecimiento Decathlon, donde he ido en busca de suministro de ropa deportiva por dos motivos. Primero renovar mis dos únicos chandals de cara a mi vuelta estival al gimnasio, donde estoy seguro que los demás parroquianos me conocen como "el tío del chándal del atleti". Y dos para ver si podía hacerme con algo de ropa veraniega, pues hasta hoy a estas alturas de verano me encontraba con la doble posibilidad de ir por la calle en bañador o en vaqueros. Siendo la primera inviable lejos del piscinismo y la segunda opción francamente infernal en los días que corren, tenía que encontrar una tercera vía en este establecimiento. Así que esperaba poder adquirir algún pantalón corto y cómodo para tirar a diario, lucir pantorrillas y marcar un buscado estilo ‘dominguero’ que tanta gloria espero me haga alcanzar.


Finalmente mi pueril repulsión hacia las tiendas de ropa no se ha manifestado y ha sucedido todo lo contrario. Me he comportado como una veinteañera que cobra su primer sueldo y va a pulírselo en el Zara de taras (lefties para los modernos). Perdiendo el norte me he comprado casi una decena de pantaloncitos de deporte, distintos unos de otros y con unos precios que oscilaban entre los 3 y 7 euros unidad y un par de pantalones más normativos. Y por otra parte he caído fascinado con una sección donde prácticamente he querido llevarme todo lo que había: Material de deportes náuticos > Barco > Vela. Ya no puedo dejar de fantasear con que me inviten alguna vez en la vida a una regata o a unas copas de yate para poder volver y comprar todo lo que necesite. Bueno con esto me despido que en breve empieza la retransmisión online del último amistoso de la gira del Atleti por México que seguro va a ser trepidante.


Saludos!

lunes, julio 21, 2008

Relato inútil de verano.

Tenemos dos tortugas. No tienen nombre y sólo las diferenciamos porque una es más grande que otra. Durante el verano campan a sus anchas dentro de la piscina de ocho por tres que hay en la parte de atrás de la casa familiar. No sé quien nos dijo que las tortugas aguantan bien el cloro y se comen algunos de los bichos que allí caen. Ni se nos pasó por la cabeza que esto no pudiese ser verdad y allí están aguantando el tremendo calor veraniego. Aún así nos parece que esa situación es algo antinatural e intentamos paliarlo del modo más torpe posible. Por un lado mi madre las saca de vez en cuando y las pone en la pila de la cocina en donde les da algo de comer. El otro día la sorprendí desmenuzando en trocitos minúsculos unas colas de gambas – ¡que peló segundos antes1 -. Cuando le inquirí porque no le daba comida para tortugas me contestó que las gambas se estaban poniendo malas.

Me podría parecer una conducta anómala, sólo que mi comportamiento hacia la situación de las tortugas es tanto o más irregular. No me inquieta que no se puedan alimentar como dios manda, lo que impacienta es saber que las pobres están todo el día bajo el agua sin posibilidad de salir a la superficie. Es decir, que no puedan respirar. Sí, lo sé no tiene ningún sentido, pero mi lógica funciona a sus propias revoluciones. Así que cada día mientras me estoy bañando en la piscina, me sumerjo hasta el fondo y saco las tortugas al terrazo para que puedan darse una vuelta un par de minutos. En una de estas ayer, en un despiste, se me ejcapó la más pequeña ocultándose en el jardín entre la densa espesura de la parte inferior de las arizónicas. No estoy preocupado, porque sé que antes o después volverá a aparecer tan pancha en nuestro jardín o en el de la vecina adyacente. Quién por cierto fue la benefactora de nuestras tortugas. En un primer momento ella tenía cuatro y en algún momento indeterminado del pasado decidió regalarle dos a mi madre para que cada una tuviese un par de tortugas en el fondo de su piscina. Quiero decir siguiendo los sacros dictados de la mentalidad clónica vecinal que reina en las urbanizaciones de chalets de extrarradio, también conocida también por el más pedestre: ‘culo veo culo quiero’.

El otoño pasado no recuerdo en qué circunstancias las dos tortugas se extraviaron y estuvieron en el jardín hibernando hasta mediados de febrero. Cuando con una semana de diferencia, primero una y luego otra aparecieron para que pudiésemos reubicarlas en su alojo invernal. ¿Un terrario? ¿una pecera? ¿un barreño con agua? Pfffffff Niñerías. Durante los meses de frío destinamos la bañera del cuarto de baño de la buhardilla para que las tortugas puedan estar a sus anchas. Total dicho cuarto de baño no lo pisa nadie.

Bueno, tenía necesidad de escribir alguna cosa sobre mi familia y sus excentricidades. Esta semana ha sido un poco dramática para la mayoría de ellos y me he decidido por esta historia en la que quedamos como unos auténticos paletos disfuncionales. A mí estas cosas por increíble que parezca me reconfortan y me ayudan a encontrar un lugar en el mundo.

domingo, julio 20, 2008

¿Ha encontrado todo lo que buscaba?

No sé por qué razones no suelo conservar (o tener) amistades de mi misma quinta - los míticos del 1978 - pero a estas alturas de año, ayer acudí felizmente invitado al cumpleaños del primero de ellos (quizás el más importante). El cual preparó la celebración de ese tan temido momento de todos los hombres-niños que abundamos en el mundo moderno: el cumplimiento de la treintena. Aunque a mí aún me quedan unos meses hasta diciembre, ya noto el gélido aliento de la hecatombe cernirse sobre mi pejcuezo. Bueno, no voy a centrarme ahora en esto, porque me temo que en los próximos meses seré monotemático con el advenimiento de la muerte y el proceso de convertirme en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.

Como él hizo conmigo, en plan feedback foto(b)logeril, la entrada de hoy es una dedicatoria y una felicitación para ese gran ser humano y mejor persona que es JMR. Y por otro lado un agradecimiento por invitarme a su fiesta de cumpleaños con disfraces, alcohol y mediasnoches con nocilla. Aún a sabiendas que soy un mohíno que no iba a cumplir con las reglas.


JMR disfrazado por plena calle Santa Engracia haciendo un homenaje a David Arquette en Nunca me han besado que a su vez homenajeaba a Tom Cruise en Risky Business.

martes, julio 15, 2008

The hills are alive with the sound of music.

Ya estoy de vuelta de mi excursión de unos días por Viena. En una primera impresión que resultó desoladora, mi visión de todo lo austriaco no pudo ser más que fatal. Un paupérrima fotocopia de Alemania (donde no he estado nunca, atención a la osadía de mi compración)que no le llegaba ni a la suela de los zapatos. Es decir lo que pienso de Portugal comparada con el resto de países de la Península Ibérica. Poco me importaba que fuese la cuna de ilustres personajes como Mozart, Klimt, Sissi emperatriz, Egon Schiele o Anton Polster. Todo lo que ví en un primer momento fue cutrerio y afloró un ponzoñoso desinterés por mi parte. Yo no soy una de esas personas que puedan animarse por el simple hecho de viajar y hacer de cada de diferencia cultural, barrera idiomática o absurdo turístico; un festín de alegría y jolgorio personal. Y el primer par de días no encontré ningún asidero al que agarrarme y disfrutar de mi viaje. Como ya habré dicho en alguna ocasión tengo fobia a los museos y exposiciones (y también en menor medida en centros comerciales), lugares donde por motivos seguramente psicosomáticos me producen inexplicables síntomas como bajadas de tensión y mareos repentinos. Una de las taras que me impide acudir a la piedra filosofal del turista medio situado en un lugar donde no tiene claro que hacer. Por suerte vivimos en un mundo globalizado por las multinacionales y la mera visión de locales céntricos copados por sus buenos Starbucks, Pimkies o Zaras consiguen reconfortar al más pintado.


Aunque mi desánimo desapareció en seguida al segundo día. Siendo el motor inmóvil de mi universo vacacional la posibilidad de hacerme dueño de la ciudad montado en las dos ruedas de mi propia bici (de alquiler). Desde el momento en que mis pies dejaron de andar para pedalear a la par de los automoviles y tranvias del lugar, encontré mi lugar en el universo y mi actitud pasó a ser de un optimismo embriagador. Una cosa que me llamó la atención por omisión es cómo en Austria cayó el mito personal de la superior belleza centroeuropea. Esta opinión parte de mi completa fealdad y aún así inmodestia para opinar de cualquier cosa. Parafraseando las inmortales palabras de Carrie Bradshaw, la tónica general era de belleza tipo impresionista: De lejos se intuye una belleza aparentemente impresionante de cerca se vislumbra un borrón y las consiguientes imperfecciones que tenemos todos los mortales. Pero vamos la media de belleza/fealdad como en todos lados, cada vez tengo más claro que lo de Praga es de mentira.



  • Cabalgata del Orgullo Gay Vienés 08: Un ejemplo de como buen turista que soy, acudo a eventos que no pisaría en mi país ni loco. Una lista que podría ser interminable.



  • La Noria del Prater: Emblema del parque de atracciones estable de gran tradición. Con su algodón de azúcar, coches de choque, tiro al blanco, caballitos pony y demás atracciones de medio pelo. Un lugar que en mi opinión es capaz de ridiculizar a cualquier cine pornográfico en un concurso de emplazamientos sórdidos.



  • Impresionante cartel para recordar de un Kino (cinematógrafo) local.



  • Mi balance de mi viaje por Viena que se salda con una calificación media de Suficiente Alto. Para concluir, seguramente dando nueva cuenta de mi ignorancia suprema, diré lo decepcionante que es encontrar merchandising a punta pala de Sissi o de (inexplicable para mí)de 'El tercer Hombre', mientras que me llama la atención la ausencia de recuerdos de lo que debería ser el verdadero orgullo y paradigma de ser Austriaco. Yo al menos, me habría dejado un pastizal en souvenirs.

    sábado, julio 12, 2008

    The very best of (III).

    Dejo esta entrada de relleno (y egotrip) mientras seguramente estaré bailando un vals en el Schloss Schönbrunn o zampándome un schitzel con papas fritas mientras recorro los parajes de mis novelas favoritas de Arthur Schnitzler tales como... eh... y tantas otras. Ale, os dejo con algunas de los pocas entradas que me apetece recordar

    YOU KNOW WHAT I MEAN.

    FOREIGNERS IN MADRID(part one)

    Иноплеменники в MADRID (Часть 2)

    SAINT JOSHEP LUCERO'S PRIMARY SCHOOL

    ¿ERES JUDIO?

    y de propina:

    I DON'T WANT CONTROL OF YOU (O NISSAGA DE PODER)

    miércoles, julio 09, 2008

    1, 2, 3, ¡Splash!

    Entrada frejquita y críptica (para casi todos), propia de esta tarde de calor. Mi día de hoy se puede resumir con el número de veces que he realizado los acontecimientos del día:

  • Tercera vez en menos de una semana que un completo desconocido me hace una odiosa comparación.

  • Segunda vez en mi frágil existencia de adulto que entro en un microcosmos que me fascina; obtengo una experiencia positiva (pese a todo) y confirmación de mi verdadera naturaleza.

  • Primera vez en que realizaba algo que muchos otros hombres ilustres (y otros mucho menos) a lo largo de la historia de la humanidad han hecho antes que yo. En mi caso ha sido un puñetero desastre y un empujón más hacia los abismos de la inseguridad personal.


  • Conclusiones (sin orden aparente)y autocrítica:
    Soy un 'loser' y no hay vuelta atrás. Alguién me va a estar haciendo vudú hasta el día del juicio. Necesito un radical cambio de look y por último, me pongo en menos de nada a tragarme de nuevo 'Apocalypse Now Redux'.

    A partir de mañana me marcho unos pocos días a la exótica Viena a dios sabe hacer qué.

    martes, julio 08, 2008

    IKEA, joie de vivre: Ref: 18717

    Hoy por fin he podido adquirir una vitrina Detolf. Ya lo intenté en otra ocasión pero el ancho de la caja no cupo en el coche. Hoy aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, he añadido mi Detolf al porte de unos sofas (no sé si Kramfors o Torekov) de una vecina. Ya he realizado el arduo montaje [Briconsejo para torpes: evitar montajes relacionados con cristal] y me ha quedado así de lustrosa.


    Definición según Ikea: Una vitrina te permite exponer y proteger tus copas, la porcelana, etc.

    Ahora, si yo no tengo ni porcelana, ni ajuar, ni copas, ni vajillas: ¿para qué coño necesitaré una vitrina?

    La respuesta sólo la tiene Randy Bowen y su obra, que es el equivalente al LLadró para los aficionados a los super-héroes. Si es que los tenía al retortero llenandóseme de polvo... ¡Cuánto daño hace a mi coleccionismo galopante la depreciación del dolar!

    viernes, julio 04, 2008

    Congelados.

    Escribo estas líneas con una sola mano, mientras que la otra sostiene un paquete de guisantes congelados junto al mentón izquierdo de mi apolíneo rostro. Sí talmente como en las peliculas. Por desgracia este proceder no es fruto de que me haya partido los morros en una pelea callejera o cualquier otra manifestación de violencia gratuita. No, es algo peor, más doloroso, más humillante y por supuesto mucho más caro: Una visita al dentista.

    Hoy me han hecho un apaño odontológico que llevaba relegando desde hace muchísimo tiempo. El odontólogo era un personaje donde los haya, pues se ha pasado toda la consulta, tras ver mi radiante chandal del atleti (que últimamente es casi mi segunda piel) comentando toda la actualidad; lo mucho que ha subido el abono del atleti, las opciones de la previa de la Champions y los posibles fichajes/descartes del equipo de esta nueva temporada. Lo que más me molestaba es que no podía dar la réplica al tener la boca ocupada. Además ha estado todo el rato felicitándome por la buena mandíbula que tengo que le permitía hacer su trabajo con facilidad y bromeando conmigo sobre la posibilidad de hacerme la intervención a ciegas ¿¿??. A lo que yo le he dicho todo serio que no me gusta apostar. Al final no ha sido tanto como parecía y aunque pasaré un día bastante molesto, creo que mañana, dopado hasta las cejas de ibuprofenos 600 y otras milongazas farmacéuticas, podré rendir al 85% de mi capacidad normal.



    Añado la foto de mis amigos los guisantes congelados (aunque en mi casa se compran de lata) y del paquete de Cornettos sabor Crema Catalana que adquirí el otro día obnubilado por su peculiaridad. Me parece un hallazgo fascinante y a pesar de la curiosidad que siento por probarlos, me impone abrirlos y romper la magia de lo desconocido. ¿no os ha pasado esto alguna vez?

    jueves, julio 03, 2008

    Cambiemos el mundo, hagamos lo mismo de siempre.

    Las cosas muchas veces no dependen de lo que esencialmente son, sino de cómo nos las presentan. Por ejemplo imaginan que os llaman para ir ésta misma noche al cine y la película elegida es una al azar. Una película de la que ya habéis oído hablar y sabéis que trata los siguientes puntos:

    - Un chico joven y pobre extracción social que se muda de su hogar de toda la vida porque su madre soltera ha encontrado un trabajo en otro municipio. El muchacho protagonista entra con mal pie en la nueva escuela donde es acosado incesantemente por los demás alumnos. Sólo encuentra apoyo en la chica guapa de la clase que es rica y esta desigualdad de clase le provoca aún más humillaciones. La sociedad que poco a poco aliena al individuo empuja a nuestro protagonista a entablar lazos afectivos a un estrafalario viejo con graves problemas de alcoholismo que explota laboralmente a nuestro menor de edad, ante la pasividad de su ocupada madre.


    Con semejante sinopsis cabría esperar lo peor de lo peor, una loncha de cine social centrada en el problema actual de turno. En este caso el acuciante tema del Bulling, salpimentado con las eficaces especias de los males de toda la puñetera vida, como haría la apetecible firma de un Quen Lotx o un Fernando León de Aranoa. Dónde desde la perspicaz perspectiva de un genio (como los dos anteriores u otro similar) se hace un sesudo análisis de un problema social del que nadie se ha concienciado antes y que dejará al espectador con la agria sensación de que el mundo es una mierda y él no se había dado cuenta antes de que esta película le abriese de par en par los ojos.


    Por suerte en la vida y en el arte no todo depende únicamente de este tipo de tendencias. Y se puede contar la misma historia sin tener que masticar al espectador hasta el más mínimo detalle de lo que tiene que pensar para ser una persona mejor. He ahí la diferencia y razón por la que considero que hay tanta basura dentro de la etiqueta del mal llamado cine social. Pura masturbación autocomplaciente que por equis motivos está muy bien vista, mientras que otros productos de similares características con etiquetas más frívolas no reciben el mismo trato benévolo. Por esa razón soy enormemente reacio a ver películas en cuyo argumento me vendan que trata sobre la lapidación de una niña, lo chungo que la gente pase hambre en el tercer mundo, el racismo y todas las intolerancias hacia lo diferente, no tener trabajo, sufrir una violación, etc... Y alargar lo que se quiera decir en una cíclica paráfrasis de horita y media de obviedades.


    Por otra parte cada vez estoy más a favor de las películas de ficción totalmente convencionales También abordan los mismos materiales dramáticos y los problemas del mundo pero que tienen la enorme virtud de no machacar, ni dogmatizar más allá de la mera invención. Recordemos el argumento del principio y apartemos el interés en lo dicho pasándolo a una segundo plano. Ahora focalicemos el interés de nuestra película dramática en veinte últimos minutos de caviar a espuertas con un obvio y esperado final feliz. El Resultado podría ser esto:


    AUTÉNTICA MASTERPIECE


    Ahora haced un ejercicio de abstracción y reflexionad. ¿No serían mil veces mejores películas como por ejemplo, ‘Princesas’ si terminase en una climática competición de karate entre prostitutas poetisas?


    Conclusión: Me repito más que el ajo. Todo este post se me ocurría ayer mientras veía Karate Kid Uno y me percataba de que era superprofunda. El aburrimiento me sienta fatal.

    miércoles, julio 02, 2008

    La nostalgia es un arma.

    Atesoro de mi más tierna infancia un recuerdo de mis periodos estivales, cuando podía acompañar los viernes por la mañana a mi progenitora. Quien acude cada viernes desde los albores del tiempo, llueva o nieve, a la iglesia de Jesús de Medinaceli y después a ponerse tibia desayunado con familiares y amistades varias. Me encantaba poder acompañarla, no por el fervor religioso, que siempre me ha importado más bien poco, ni por la posibilidad de desayunar chocolate con churros, ni porque mis tías o mi abuela acostumbraban a darme pasta en aquellas ocasiones (bueno esto último si me emocionaba por la malsana intención de poder fundirla minutos después). Lo que me chiflaba de estas ocasiones y me empujaba a madrugar sobremanera cuando no era necesario y además en plenas vacaciones, era la posibilidad de ir al centro y visitar las tiendas de tebeos de la calle Toledo o la calle de la Cruz. Lugares entonces fascinantes para mí, porque me daban la ocasión de completar los enormes huecos de mis colecciones de cómics. Las cuales en aquel entonces debía seguir dependiendo del despotismo de los kioskeros de mi barrio que nunca traían todos los ejemplares que yo deseaba. Un muro infranqueable pues aunque ahora parezca ridículo, para mi yo diezañero no le estaba permitido desplazarse solo (sin adultos) por el inabarcable trayecto que va desde el barrio Lucero hasta la Plaza Mayor. Por mucho que el trayecto de 31 fuese directo.

    Estos recuerdos que os parezcan blandos y dignos de ostión, son parte importante de mi educación sentimental y hoy vuelven a mí ya que al volver a casa esta mañana he encontrado un enorme paquete postal. Cuyo contenido era una casi completa colección de La Patrulla X volumen 1 primera edición de cómics forum ¡¡¡en perfecto estado!!! Tal y como si acabasen de salir de la imprenta en el mismo 1985. Un capricho que me di la semana pasada pujando y ganando en ebay por cuatro perras gordas. El resultado es que jubilo la mayoría de mis ejemplares ajados y de distintas ediciones (formatos, tamaños, estados etc.) y paso a tener una redonda colección del número 1 al 100 (1985-1990) (aunque aún me falten un par y algún extra de vacaciones) propia de un perfil de niño prejubilado que cuida sus cosas desde pequeño. Es posible que no pueda transmitirlo pero algo tan bobo y materialista hoy me hace enormemente dichoso.



    DE 1988 ES ÉSTE, MI PRIMER EJEMPLAR DE LA COLECCIÓN PARADIGMÁTICA DE LOS 80/90, QUE HUBE DE COMPLETAR EN AMBOS SENTIDOS (ADELANTE Y ATRÁS) DURANTE APROXIMADAMENTE 20 AÑOS.

    P.S. Nunca, ni antes, ni después, ha molado tanto Tormenta como cuando perdió sus superpoderes y se hizo punky.

    P.S. 2. Para los no duchos en estas aficiones explicar que el ejemplar arriba mencionado con un inicio 'in medias res' versa sobre un grupo de Superhéroes jubilados de la Segunda Guerra Mundial(donde comabtieron a los nazis), que hastiados de que el mundo moderno les dé la espalda y ningunee se dedican a dar caza monte a través de seres humanos. En esta ocasión las presas serían la prota Tormenta y una intrascendente adolescente de buena familia pero que por azares del destino había torcido su camino dedicándose al narcotráfico y huído del hogar familiar. ¡¡Y todo en 24 páginas!!

    P.S. 3. Dos episodios después Dazzler la superheroína discotequera/estrella musical, tras una loca noche de borrachera en Edimburgo era enterrada viva por el maloso Juggernautt y sólo podía avisar de su emplazamiento bajo tierra recargando su poder con el sonido de grillo que pasaba por allí. ¿Cómo no me iba a chiflar esta serie?

    martes, julio 01, 2008

    Pues parece que es un buen día.

    Desde el día de ayer estoy oficialmente de vacaciones. Con la perspectiva de dos meses de vacaciones; recién cobrada la primera paga extra de Junio de mi vida (como Dios manda sin prorrateos ni leches) y confirmada mi renovación laboral otro año que asegura una ligera despreocupación hasta Septiembre del 2009. Todo parece salir bien y mi única inquietud será qué voy a hacer este verano para matar el tiempo. Las primeras ideas básicas son no madrugar, descansar, dedicar el tiempo a mis aficiones, salir por las tardes a terracear degustando alguna cerveza o tinto de verano y disfrutar de los dos viajes programados Viena y Nueva York (si no surge nada más de última hora). Pero como me conozco sé que antes o después me cansaré de la abulia diaria y en previsión he de organizar alguna tarea monótona que me distraiga sin estresarme ni un ápice. Ahí es donde entran otros planes más pedestres como son acudir con asiduidad al gimnasio o durante Julio ir a las clases de la autoescuela. Aunque estos dos objetivos los veo más como duras pruebas a batir para mi innata inconstancia, que se verá acrecentada por los síntomas de desidia que lo estival engendrará en mí. Bueno eso es todo por ahora, a ver si no entro en un bucle de desgana y me pongo a actualizar esto como en los viejos tiempos.

    TINTO DE VERANO, LO PIDE EL CUERPO.

    Saludos!

    Lo + seguido