miércoles, marzo 26, 2008

My favourite game

Hoy quiero colgar este video y aprovecho para dedicárselo a tres de mis mejores colegas. Dicho video me recuerda inevitablemente datos sobre sus respectivas educaciones sentimentales y cosas que sé de ellos de mucho antes de haberlos conocido.

  • A Cho. por que siempre le asocio a este grupo como piedra angular de su adolescencia 'comprometida' en Aluche.

  • A Iñ. porque aunque está canción (creo recordar) pertenece al primer disco sin German Coppini ('Menos mal que nos queda portugal') y éste me hace recordar como se le llena la boca hablando de como de cani oía los discos de 'Golpes Bajos' de su hermana.

  • A MB. porque este video es producto de 'La bola de Cristal' y no conozco a nadie que sea más fan de dicho programa.

  • El último motivo es porque me parece una chanantada de video tan brutal y perpetrado con la materia prima mínima. ¡Aquí va!



    MENEA EL BULLARENGUE - SINIESTRO TOTAL

    martes, marzo 25, 2008

    Live & Learn

    Por romper con el habitual contenido denso y sesudo (pfffff) de este espacio, hoy voy a frivolizar comentando brevemente las consecuencias de mi reciente cambio de 'look'. Viendo la semana pasada un episodio de la (imprescindible) séptima temporada de Seinfeld, su protagonista decía a grandes rasgos que la razón última por la que nos compramos ropa nueva es llamar la atención de los que nos rodean y epatarlos con nuestra elegancia, arrojo y buen gusto. Aceptando además los piropos hacia la ropa como si fuesen verdaderamente un atributo del poseeedor. La razón que alegaba es que es muy dificil conseguir piropos por las cualidades inherentes de uno mismo. Nadie te halaga por ser buena persona, no nos engañemos. Creo que este rasgo de generalizado egotísmo es indiscutible y se puede aplicar también a los cambios de imagen. Sin más vuelta de hoja.

    Como ya comenté brevemente ayer, por primera vez en mi vida me he dejado crecer la barba. He dado el paso siguiente a pasar unos días sin afeitarse (práctica por otra parte completamente habitual en mí) y superado los días de picor insoportable en la cara, el espesor del vello facial puede ser tildado con toda seguirdad de barba Esto que a muchos (por no decir todos) os parecerá una tontería, pero para mí que llevo una línea de continuidad estética, que se me ocurre calificar de 'pardillo-cutre', sin cambios aparentes desde que hiciera mi primera comunión vestido de 'paisano'. Para mí es todo un evento personal.

    Retomo la idea del primer párrafo comentando el top tres de reacciones que por diferentes motivos más me han chanado cuando he aparecido en el trabajo con el cambio radical después de diez días de ausencia vacacional:

    1.- Una niña de doce años me ha dicho que parecía un Action-Man. Sólo me hubiese hecho más ilusión si en lugar de Actión-Man hubiese dicho (por orden de preferencia) Geyperman, Madelman o incluso Airgamboy, pero por desgracia entre ella y mis referentes existe un abismo generacional insalvable.

    2.- La típica compañera que después de haberme cruzado con ella a lo largo de la mañana al menos siete veces, a las tres post meridiam justo antes de largarnos a nuestros respectivos hogares me comenta con cara de asombro que si me había dejado barba y que ella ya había notado que me pasaba algo raro. Nada más reconfortante que saberse completamente intrascendente al entorno social.

    3.- El último caso es de otro de mis alumnos en este caso teenager de quince añazos, característico por su filiación a la eterna y necesaria triburbana de los heavys. Es decir, un chico que lleva el uniforme escolar debajo de sudaderas de Mago de Oz o Metallica y muñequeras de cuero con pinchos que se me ha acercado en un pasillo y musitandome al oído para que su consejo no trascendiese ante los demás. Un detalle de clase total para no humillarme ante escuchas ajenas y me aconsejó que era mejor que me afeitase porque a mí, bajo su infalible criterio, no me quedaba nada bien la barba. Obvia decir que tras esta revelación en un par de días los pelos desapareceran de mi faz.

    Dos posteos seguidos, en fín, vivir para ver. Cualquier cosa me vale excepto ponerme a empollar. Salutes.

    lunes, marzo 24, 2008

    I need some fine wine and you, you need to be nicer

    Terminan hoy las vacaciones de semana santa y mañana otra vez a lidiar con los nefastos acaecimientos de lo laboral. No me fui a ningún lado de viaje y aunque mi idea era dedicar esta semana a currar en la programación y unidades didácticas de la inminente oposición, no me ha cundido tanto como esperaba. Por otro lado lo que suponía iba a ser un enclaustramiento total alejado del mundanal ruido no ha sido tal. Al final el trabajo adelantado está a medias y lo único que saco en claro es una barba de dos semanas sin afeitar. Por hache o por be, he salido casi todos los días, que si a tomar una caña, que si al cine (hasta tres veces esta semana) o como ayer con la excusita de la visita del ‘cántabro’ a Madriz, nos dignamos a realizar una sesión continua de madrileñas cañas de Rastro + juegos de mesa en la sobremesa.


    EL TABLERO EN PLENA EBULLICIÓN.

    Explicaré esto, pues últimamente unos cuantos fieles de friquismos comunes, nos hemos aficionado a jugar al Risk en chez M.B. Pero no el Risk de toda la vida (que por otra parte me parece lo más) sino a las variantes temáticas de Star Wars. La posibilidad de conquistar la galaxia, exterminando de paso a tus colegas, pudiendo engrosar las filas del imperio galáctico o de la alianza rebelde, mientras te tomas unas cervezas y otras ambrosías tales como donetes, ganchitos y patatas fritas variadas. Todo ello aderezado con los dioramas decorativos perpretados por el anfitrión con los muñecos y naves que conserva desde su niñez en perfecto estado. Las posibilidades son muchas y aunque dista un trecho de hallar el hastío, ya vislumbramos adquirir otras posibilidades de ocio sobremesero freak tales como: juego de mesa de ser superhéroes, ¿Quién es Quién en Marvel Comics?, el Risk de los Transformers o cualquiera de la infinita gama de monopolys temáticos: Mario Bros,James Bond 007, Star Wars, Elvis Prestley, , Scooby doo, Barrio Sesamo, Transformers, Simpsons, Muppets, X-Men, Bob Esponja, Supernenas, entre muchos otros correspondientes alas aficiones más peregrinas (echo en falta Monopoly del Atlético de Madrid y de The Warriors que si existiesen ya serían mios.). En fin una manera más de dilapidar el tiempo en compañia que al menos a mí, que no encuentro placer en el mundo de las videoconsolas, me chifla.


    ESCENA DE 'EL RETORNO DEL JEDI'



    Canción y videoclip pàra animar el lunes, esta misma que da titulo al post y me mola.

    viernes, marzo 21, 2008

    Trescientos dos millones de habitantes no pueden ser malos.

    Quizá es un caso más de ‘paja en el ojo ajeno y viga en el propio’ pero hay una cosa que me da tanta rabia que apenas me puedo contener. Se trata del caso cada vez más habitual del prejuicio ‘anti-americano’ que se reproduce como la peste en esta nuestra España progre y buenrrollista que nos ha tocado vivir. Entiendo como cualquiera la necesidad de uno a tener sus prejuicios (fundados o no) en contra de cualquier etnia, religión, nacionalidad o incluso contra un municipio, barrio o vecino de enfrente. Yo mismo tengo cienes de prejuicios entre los que destaca mi odio visceral ante todo aquello que yo califico como meridional (véase lo italiano, argentino, brasileño y por supuesto lo español con especial énfasis a todo lo andaluz que me da mil patadas). Pero de ahí a consentir que socialmente se permita y aliente algo que se puede admitir desde una perspectiva (personal, individual y sobretodo pacifica) de aislado rencor media un trecho. Antes de que cualquiera empiece a demonizar que tire la primera piedra sobre mi cabeza aquel de vosotros de estar libre del humano prejuicio contra lo ajeno.

    El matiz que intento defender no es que me parezca mal que alguien le parezca maléfico todo aquello que provenga de la Primera potencia mundial sino que me molesta la enorme difusión de esta fobia casual. Como todos los prejuicios resultan dañinos cuando se generalizan, pues como yo lo veo este caso de xenofobia norteamericana, no tiene ninguna diferencia con casos de fobias contra otras culturas, razas religiones, etc. Bueno sí, la única diferencia es que en este caso el objeto de odio no es el débil sino el poderoso. Lo realmente molesto de este caso es que la enorme difusión está dirigida desde los medios de comunicación que constantemente nos venden lo malo que es todo lo yanqui y lo tontos que son aquellos que tienen la desgracia de tener de presidente a George Bush. Esto no es más que una pequeña paradoja de aquello que me rodea, pero me harta tener que defender muchas cosas que me gustan ‘a pesar’ de que sean de procedencia anglosajona, tachadas inmediatamente de americanada inútil, por frívolo que sea su mensaje. Mientras que socialmente soy tildado de insensible si reconozco que me parece una pérdida de tiempo ver un documental de dos horas sobre una niña afgana a la que van a lapidar o de un pueblo asediado por el hambre, guerras etc. De verdad, no necesito conocer en profundidad todos los problemas del mundo para concienciarme de su existencia. Ya lo sé la vida es una mierda, pero en serio no tengo ningún interés en malgastar todo mi tiempo en ello. Dejadme ser feliz con mis frivolidades y mis propias neuras.

    miércoles, marzo 12, 2008

    Days Aren't Long Enough

    Una de las cosas que más me gustan de este invento del bloj (y razón última por la que no cierro el chiringuito de una maldita vez) es que cuando echo la vista atrás (entradas anteriores) se atestiguan con vacuas anécdotas las cosas que me acaecieron en mi pasado reciente y me es fácil recordar cosillas que de otro modo me serían inaccesibles. Lo que quiero decir no es que necesite recordarlo todo, sino que lo que queda escrito en este diario me hace inferir no sólo eso sino otras cosas que sucedieron cuando lo escribía. Problemas de mi maldita memoria de pez que necesita acicates para ponerse a funcionar a pleno rendimiento. La actual situación de actualización inconstante, descuidada y puramente anecdótica, me hace perder estas pequeñas justificaciones personales y que en los últimos tiempos se han ido al garete. Sé que para seguir publicando mis miserias a los cuatro vientos he de 'mostrarme' un poco más y no recurrir únicamente a los burdos trucos de 'listar que me gusta esto o lo otro', 'este libro mola' o 'mira este youtube' que nada me aportan a mí, ni mucho menos a los cuatro fieles que perdéis el tiempo mirando estas letrujas.

    Nada me gustaría más que ponerme a solucionarlo de inmediato y escribir mis penas y alegrías como antaño. El inconveniente principal se justifica por dos o tres motivos temáticos: Por obvias razones de distanciamiento, decidí no contar las múltiples anécdotas de mi actual colocación laboral como profesor de secundaria. El estar rodeado de quinceañeros/sacosdehormonas/másquebobos todo el santo día podría dar material de primera para esta bitácora de aquí al final de los días, pero es una barrera que pretendo no cruzar. A este límite autoimpuesto se suma un tremendo bloqueo para captar las cosas que suceden a mi alrededor de la manera que hace un tiempo me sucedía de un modo natural. El tercer factor de descuido de mi faceta blogueril es la falta de tiempo, este año de oposición bastante poco estoy dedicando a lo que debería ser mi tarea exclusiva de tiempo libre: estudiar. Estos son los hechos principales que han conseguido que no hable de nada mío, actualice de higos a brevas y mayormente por cumplir expediente. Pretendo que la situación se invierta y como bien sé, los bloqueos y la falta de tiempo se paliarán a base de interés y constancia.

    Después de toda esta parrafada de tópico descargo de culpa, me limito a dejar constancia que el último par de días me he dedicado a marear la perdiz burocrática entre delegaciones y registros para poder formalizar los papeles que me convierten desde hoy en un candidato a una oposición gubernamental. Todavía quedan muchos años desde este primer paso hasta que pueda aspirar a ser un Nietzscheano Superhombre (o funcionario como se los conoce en lenguaje plebeyo) de vuelta de todo, pero aquí queda registrado este momento de mi biografía. Para concluir os remito a la canción bandasonoraoriginal del día hoy en 'mode repeat' en mi cabeza (tema al que llegué gracias al célebre culoveoculoquiero de recomendaciones en bitácoras amigas).



    STEVE EARLE & ALLISON MOORER

    domingo, marzo 09, 2008

    Así que fuma.

    - Es una gran tumba, ojalá fuera mía. -
    Royal Tenenbaum(Gene Hackman) en un cementerio delante de una lápida que reza 'Nicholas Lundy: Veterano de 2 guerras, padre de 9 hijos, ahogado en el mar Caspio'.

    Hace tiempo observé como en el castellano que conozco, es decir el castellano en uso(de la calle), el empleo de la palabra 'estupendo' suele emplearse para expresar con sarcasmo un hecho decepcionante. Todo lo contrario sucede en la literatura donde dicha palabra se emplea constantemente con su sentido recto o literal [:adj. Admirable, asombroso, pasmoso]. La escena que citaba al principio perteneciente a Los Tenenbaums (una familia de genios), que se sucede al momento en que Margot Tenenbaum(Gwyneth Paltrow) le explica a sus sobrinos como perdió un dedo de la mano al ir a buscar a su familia biológica y justo antes de de ver como Richie Tenenbaum(Luke Wilson) destruido emocionalmente se deja ganar sin zapatillas y un calcetín un partido de tenis. Esto viene a cuento porque hoy tras haber vuelto a ver esta película, me recuerdo a mí mismo que encuentro cosas realmente estupendas que me emocionan una y otra vez, por ejemplo, no importa cuantas veces vea a Sly para un penalty en el último minuto o las veces que observe cómo Christopher Reeve sujeta a Margot Kidder con un brazo mientras con el otro sujeta un helicóptero sin que se me ponga la piel de gallina. Este tipo de cosas son justo lo que necesito.

    Lo + seguido