jueves, septiembre 28, 2006

Dans un camion

Ayer iniciabamos una nueva temporada otoñal de conciertos para modernillos de mierda, en realidad empezó el sábado pasado con el concierto de Vive la fete al que yo no pude acudir por boda. En esta ocasion fuimos Iñ. y yo a la sala el sol para ver a Dominique A A pesar de nuestras apuestas a la baja sobre el numero de personas que habria en el concierto un miercoles a las 23:30h, lo cierto es que estaba colgado el cartel de 'no hay billetes'.


Al entrar comprobamos que además de la actuación de Dominique Ané se programó la actuación de un telonero de lo más chanante. Un tipo cuyo aspecto sombrio indicaba que era un calavera, lo siento pero no me quede con su nombre. Su actuación se componia de su presencia en el escenario con la guitarra en el suelo y un proyector detrás suya donde se podían ver imagenes de obreros serrando o personajes de hace una centuria con caras de pena, todo ello aderezado con las letras de sus canciones que iban pasando a modo de karaoke. Una puesta en escena que personalmewnte me hacia pensar en Leonard Cohen como un tio marchoso que merodea por fiestas universitarias vestido con una sabana gritando - Fiesta toga, fiesta toga! - Es decir que el tipo este era muermo hasta alcanzar las más altas cotas de sopor. En la segunda canción ya perdió al público y la gente sudando completamente de él y se puso a departir alegremente de sus cosas.


Por suerte no a mucho tardar toco el turno de Dominique A, que sólo sobre el escenario con guitarra en ristre, dio esa clase de concierto del cual uno pasa dedeclarar que un cantante le interesa mas o menos; para pasar declararse fan incondicional. No tengo más que decir.



DOMINIQUE A

miércoles, septiembre 27, 2006

Todo por un sueño

Ayer por la tarde me plantaba en esa suerte de experiencia vital que todos deberíamos pasar en alguna ocasión que es acudir a un casting. Cierto es que con la sobra de la treintena acechando, al menos yo noto su aliento constantemente tras de mí, ya cumplo los requisitos cronológicos mínimos para formar parte del reparto de una serie juvenil situada en un instituto. Viendo como cada vez que gesticulo, cienes de arrugas se forman alrededor de los ojos hasta Jason Priestley se comería los puños de envidia ante la insultante juventud que esto trasluciría ante una cámara de tv. Al menos un día antes, mintiendo como un bellaco para causar envidia o perplejidad al explicar con los que me cruzaba, contaba que el casting a que iba era para un revival de ‘Al salir de clase: edición definitiva’ para papel de jovencito-galán. Aunque la realidad es que fui convocado nuevamente en mi vida para el casting de un concurso. En esta ocasión para el programa de Metro a Metro de telemadrid.


Como en todos los castings de concursos a los que he acudido con anterioridad (es decir uno), inmediatamente de conocer la noticia procedí a llamar a mi representante-madrevirtualdelartista Cho. para que me acompañase y también llame a V.B. por si le apetecía venir como guardaespaldas. Pero al día siguiente a la hora de la verdad, Cho. falto una vez más a su palabra, al parecer tenia otros compromisos ineludibles como el haberse quedado sobado y que tenía que ir a poner un chip a su Playstation para poder hacer usufructo de juegos pirateaos. Sin embargo V.B. no falló y estaba puntual en el lugar de reunión. Aunque sus siniestras intenciones se revelaran en un par de párrafos, es importante mencionar que ella acudió a la cita sin saber de que era el casting y cuando se le dijo reconoció sin sonrojo o saber de que concurso se trataba, ni cual era su naturaleza.


En cuanto entramos a la recepción de la productora, la muchacha del casting me preguntó mi nombre y me busco en su lista. En ese momento V.B. salio de su discreto segundo plano y preguntó con fingida inocencia si ella podría hacer también la prueba. La chica aceptó y desde ese momento supe que la viboresca V.B. con los atenuantes de no saber donde estaba, para que era y su comportamiento sumamente trepa iba pasar con toda seguridad la prueba y pronto la veríamos en un plató de televisión intentando llevarse la pasta.


A pesar de haber traído yo mismo a mi rival mas peligroso, nos juntaron a los aspirantes en una sala de espera donde rellenábamos u formulario con preguntas vitales como ¿Cuántas veces coges el metro al día y qué líneas? ¿Cuál es tu película favorita? Yo rellene mi formulario con respuestas que rezumaban disfuncionalidad diciendo por ejemplo que mi parada de metro más usada era Ventura Rodríguez (donde jamás he visto a nadie apearse) y todo por el estilo. También aproveche con mal disimulada discreción a cotillear en busca de caviar lo que las chicas de mis flancos rellenaban. Me impactó que a chica de la izquierda pusiese que quería ser actriz, que hacia teatro en un centro cultural de extrarradio y confirmando su profesión en la pregunta sobre que prensa lees habitualmente al listar los cuatrocientos periódicos gratuitos que se reparten por Madrid. Por desgracia el pudor de ser pillando in fraganti me impidió cotillear más.


Allí iban llamando uno por uno para hacer una simulación del concurso. Una opción que me pareció un chasco pues para mi la principal razón para acudir a este tipo de pruebas no es conseguir ser elegido, si no ver qué hacen mis rivales en la prueba y disfrutar como un enano en los momentos en que la van cagando. En este punto V.B volvió a jugar sus cartas, poniendo sobre el tapete su mefistofélico plan de antes muerta que pasar inadvertida. Con todo el morro dijo que tenía mucha prisa porque tenía que ir a recoger su coche del taller o noseque historia ficticia. La muchacha del casting preguntó a los demás si les importaba dejarla pasar primero y la gente con educación accedió. Con una pérfida sonrisa de satisfacción ‘V.B. se levantó pasando la primera.


Desde ese instante yo me dedique a departir con el resto de candidatos sobre sus experiencias en casting de concursos y descubrí que yo era el más experimentado al haber acudido a la prueba de ‘El rival más débil’ unos años atrás. Por un lado estaba una señora que reconoció que ella había llamado para concursar en un programa que se llamaba ‘El tramposo’ aunque que le explicaron que dicho programa había sido retirado de la programación por baja audiencia y por tanto a ella la habían reciclado para este. Todos los presentes reconocimos que no solo habíamos visto el concurso al que se refería sino que además ni siquiera habíamos oído hablar del mismo. Por oro lado había un tipo taciturno que rellenaba el crucigrama de un periódico gratuito que se encontraba en la mesa y por otro lado había una pareja joven, de la que el chico me explicó que para ese concurso hay que conocerse bien el metro. Yo le dije que ya nos tocaría empollar si nos elegían. Pero él argumento que no iba a ser necesario porque él se lo conocía como la palma de su mano ya que por su trabajo de albañil, cada día tenia que ir a una estación distinta dependiendo de donde estuviese situada la obra. Un argumento que me pareció irreprochable.



Después de socializar un rato con desconocidos, llego mi turno, pase a un sala donde dos muchachas a las que envidiaba con inquina por su trabajo. Si hay un curro del que creo fuese imposible que pudiera aburrirme jamás este es el de entrevistador de recursos humanos para entrevistas de empleos o la variante de encargado de casting. Procedieron a hacerme una foto y hacerme unas preguntas de culturilla general a imagen y semejanza de las que se dan en el concurso. Si yo me hubiese visto en el brete de tener a quince personas a mi disposición para valorar sus características para un concurso de preguntas me dedicaría a hacerles cantar a capella los mejores éxitos de kissefeeme, por contra si fuese un casting para Operación triunfo les haría preguntas de cultura general sobre los símbolos químicos de la tabla de los elementos o cronología de guerras europeas de odas las épocas y todas esas cosas de las que no tengo ni pajolera idea. Respecto a mi prueba creo que salio bien y las preguntas eran bastante sencillitas, ahora a esperar ver si me llaman y salto definitivamente al estrellato.


Mañana más

sábado, septiembre 23, 2006

Dia de boda

Por fin llega el día de la boda de mi hermano, esta tarde tocará ceremonia en una iglesia cosladeña y después traslado a recinto de bodas en las cercanías. Mi intención primordial es hacer respetar mi rango como único hermano del novio y pasar completamente desapercibido. Así que si alguien de mi familia o de la ajena, se me acerca con la intención de que ejecute o participe en alguna actividad degradante, tal como cortarle la corbata a mi hermano y a continuación pasar por las mesas dado berridos y sacando pasta; haré gala de la más contundente flema británica de la que sea capaz y contestaré tan vilmente como pueda algo como –Lo siento, me he dejado el azadón en casa. – Este es mi plan pero como todos los que me conocéis sospechareis, no creo que sea capaz de contenerme y mi extroversión innata explotara por algún lado. Aquí os dejo una instantanea de mi traje para que sus hagaís una idea.


¿CORBATA COLOR FUCSIA O BUTANO?

viernes, septiembre 22, 2006

Enamorado de la moda juvenil

Ayer en el trabajo me dejaba la piel como de costumbre visitando internet con Sa., una vez hastiados de Youtube, volviamos a los clásicos y buscando fotos grandes mitos mediaticos en posados para revistas del corazón tipo Pronto, Diezmi u Hola y con la maldad de la que solo puede hacer gala un vecino nos dedicabamos a despollarnos a costa de poses, modelitos noventeros y enormes bisuterias de iconos tales como Leti, la Pantoja, Las valverde, la Siñeriz, la Jesulina, el gato, las azucar moreno y sobretodo el book de Terelu imitando famosas de hollywood.


Al escuchar nuestras risas se acerco Al. un compañero de una generación anterior que nos relató la triste historia de su mala pata. A él que le tocó vivir en plenitud los ochenta y primeros noventa. Nos contó como era aterrador encontrarse con que los objetos de su lujuria generacional iban ataviados con una estética donde las desórbitadas hombreras, los pantalones con la cintura a la altura de las costillas (Cachuli's way of life), maquillaje con rodillo, los flequillos más bizarros y los cardados imposibles estaban a l aorden del día dispuestos a destrempar al más valiente. Nos contaba como él desdeñaba toda esto y con nostalgia recordaba la estética inmediatamente anterior donde imperaban minifaldas, campanolos y los ombliguillos al sol. Para más 'inri' explicó que un tiempo despues se había encontrado con alguna de las ochenteras de las que había ninguneado y de las que había pasado completamente, para ver como una década de moda había transformado en churris para caerse de espaldas. El colmo de la mala suerte.



La única conclusión que saco de todo esto es que hay que tener suerte hasta en el periodo en que nos toca vivir. Y en el caso de fantasear con haber pertenecido a otra época siempre hay que mirar hacia el futuro, porque cuando alguien dice en voz alta lo que le hubiese sublimado vivir en la Edad Media, la corte francesa del Versalles del XVIII o el Egipto de los faraones... pienso en que no es humanamente posible echar marcha atrás viviendo sin papel higiénico, agua corriente o penicilina para combatir una buena disenteria o una insignificante peste negra, además de miles de pequeños detalles cotidianos en los que prefiero ni pensar.


Mañana me toca boda... un saludo!

jueves, septiembre 21, 2006

Cобственн-potvorstva

Desde que alcanzase la mayoría de edad legal, a lo largo de los años me he ido encontrando con una serie de personajes masculinos emperrados en relatar con total ilusión sus experiencias transcurridas durante el servicio militar. Hoy me he encontrado con uno de estos individuos al que llevaba lustros sin ver y en un trayecto en bus hemos recurrido a lo mas fácil; recordar viejos tiempos, lo que no entiendo es como la nostalgia le ha llevado a obviar los conocidos y anécdotas comunes para encadenar el relato de sus aventuras militares que debieron ser por la misma época sólo que nada tenían que ver conmigo. Aunque muchos de mis compañeros de generación tuvieron que pasar por el trago de la prestación militar/social obligatoria, yo logre librarme debido a haber ido dilatando en el tiempo ad eternum mis estudios y consiguiendo prorroga tras prorroga hasta que mi prestación a la patria se perdió en el olvido.


Pues bien cuando estos personajes se cruzan en mi vida, me causa perplejidad como se producen una serie de comportamientos recurrentes en la mayoría de ellos; el primero es el deseo de transmitir como el periodo de actividad militar fue una de las mejores experiencias de su vida y cómo debería arrepentirme de lo que me he perdido. El segundo factor que se repite es la retahíla de tópicos sobre juergas, amistades entrañables y cómo el protagonista de las anécdotas siempre conseguía escaquearse de toda obligación porque era más listo que los demás. Cuando te cuentan todas estas cosas lo primero que me pasa por la cabeza es la temible sensación de tener que aguantar tanta patraña con una media sonrisa de educación mientras que pienso: - Pobre infeliz. -


Siempre he valorado como una de las peores situaciones sociales que pueden tocar ante un desconocido/saludado el tener que tragarte sus hazañas bélicas de la mili, porque a mí que coño me importan. Pero después reflexionando los motivos que llevan a estas gentes a comportarse así he llegado a la terrible conclusión de que yo actúo exactamente igual. Quizá no hablando de la mili; pero si que me he dedicado con total impunidad a dar el coñazo a los demás hablando de mi pasado. Lo más perturbante es que me temo que no soy yo solo, y que muchos de nosotros sufrimos este defecto congénito idealizando nuestro pasado para los demás a quienes verdaderamente les importa un comino lo que les contemos (a no ser que haya alguna jugosa anécdota de interés universal): Que si mi erasmus es la mejor etapa de mi vida, que si mira mis fotos de vacaciones, mira que macarra era en el instituto, que si en aquel trabajo lo pasábamos fetén, que bien lo pasaba acampando en el monte, que si el año que me fui a vivir a Bangladesh para trabajar y aprender bengalí... y así un interminable etcétera.


Desde este humilde foro es mi deseo e intención evitar en mi mismo estas actuaciones lamentables o realizarlas solo, delante de una pared para que se pierdan en el tiempo. O limitarme en caso de desesperación a relatar mis miserias sin interés a aquellos en los que tenga depositada la suficiente confianza o puedan tener los mismos puntos de conexión al haber tenido las mismas experiencias. Creo que puede ser tremendamente complicado contenerme, aunque si lo consiguiese sin duda sería mucho mejor persona.


Á la prochaine...

lunes, septiembre 18, 2006

Pleasure & Pain

Esta tarde me llamaba M.S.B. para restregarme por los morros su última hazaña, relatarme nuevos planes y estrategias. Después de contarme esas dos cosillas, ha intentado hacer crónica lo que había perpetrado a lo largo del día; concluyendo que prácticamente no había hecho nada. Al terminar la llamada me he dado cuenta que yo también he tenido un lunes de autentica inactividad, sin tener que trabajar me he despertado a las doce y directamente he desayunado una nutritiva cerveza con unas aceitunas negras mientras veia en deuvede esa masterpís que es Heat de Michael Mann. Después he felicitado telefonicamente a V.B. por su aniversario, jamás por su nueva colocación como interina y aparte de eso he hecho una visita a la biblioteca, donde me he hecho con un ejemplar de una biografía de Nacho Vidal donde en las escasas 20 páginas que llevo he encontrado caviar en joyas tales como:

- Es un porno lento y bastante bestia. Mira ahora, ahí, ahí... ¿te has dado cuenta del detalle? En el momento en que ella ha dejado de mirarme le doy una bofetada. No tiene sentido de desprecio no creas... Viene a cuento por lo que esta sucediendo en la escena.Nunca le pego a una mujer por humillarla, digamos que sólo si lo exige el guión.- En el porno , las escenas de violencia física suelen mostrarse de tal modo que se note que el daño no es real. Pero él busca el efecto contrario. Ya lo dijo el Marqués de Sade: el placer puede fingirse,el dolor no. Y estamos hablando de un cine comprometido con el sexo, que contiene las dos cosas.

Fragmento de 'Nacho Vidal,confesiones de una estrella porno' de David Barba

Por lo que parece voy a devorar sus 400 páginas en menos que canta un gallo. En definitiva lo que quería transmitir que aunque hoy no he hecho ni el huevo, ni he socializado, ni nada tengo nada que contar tengo la extraña sensación de haber pasado un día fetén. Y más teniendo en cuenta que la última semana he estado contantemente asqueado en gran medida por mi vida laboral. Supongo que esto se debe a que ayer ganó el Atleti. Bueno, mañana más. Agur.

martes, septiembre 12, 2006

Penurias financieras

La 'vuelta al cole' me esta pasando factura, además de tomar la determinación de apuntarme a una academia donde semanalmente en un curso intensivo me ayudaran a prepararme para las oposiciones de secundaria de Lengua y literatura. Opción que tomo pues conociendome y sabiendo que soy la inconstancia personalizada y más vago que la chaqueta de un guardia, creo necesitar la ayuda de una rutina semanal. El coste de esta determinacion ha sido de 100 napos de matricula y una mensualidad de otros cien mensuales.


A esto se le añade que me tengo que matricular en el CAP cuya matricula y gastos anuales ascienden a 200 eurazos. Por último sopeso continuar este año con mis clases en la escuela oficial de idiomas lo que me supone una tercera matrivula de unos 90 euros adicionales. En resumidas cuentas que este mes me voy a dejar 500 euros entre pitos y flautas... menos mal que ya no estudio. Bueno todo sea por salir de mi actual mediocridad laboral y convertirme en un ser superior, un inutil total aceptado socialmente y venerado por todos: es decir un funcionario.


Para concluir recomendacion musical que he escuchado en este ultimo par de dias. Nuevo disco de la hija de Jane Birkin y Serge Gainsbourg; Charlotte Gainsbourg '5:55' con colaboraciones de los franceses Air, letras de Jarvis Cocker de Pulp y lo que me parece más chanante la colaboración del padre de Beck. Juas, juas.


CHARLOTTE GAINSBOURG.

domingo, septiembre 10, 2006

Despedida de solteros

Ayer tuvo lugar la despedida de soltero de my brotha’, festejo al que decidí no acudir por considerar que salir con los amigachos de mi hermano por Coslada (cosa que me desagradada hasta la nausea) dispuestos a cenar y después beber hasta poner los ojos en blanco como huevos de paloma, no me apetecía ni una pela. Siguiendo la larga carrera de decisiones aparentemente casuales, pero que en realidad responden a un mefistofélico plan preestablecido cuyo único fin es llegar a convertirme en una persona completamente asocial, morir solo, abandonado, repudiado por los demás y convertido en un completo ermitaño. Estas decisiones de escaquearme y pasar de los demás a las que estoy tan mal acostumbrado. Las cuales ejerzo en gran parte por la enorme pereza que me causa el horrible, ‘salir por salir’ sin que la compañía o el plan me seduzcan mínimamente. La falsa excusa que me auto impongo es que en estas ocasiones termino casi siempre aburriéndome como una ostra. Lejos de enorgullecerme esta actitud de mí personalidad hasta ahora compleja e inevitable me causa el más sincero sonrojo personal. Debería ser capaz de pasar por el aro y hacer todas esas cosas convencionales que encandilan a la masa a la cual pertenezco.


Todo esto ayer no me pasaba ni remotamente por la cabeza cuando tranquilamente permanecía en casa con mi progenitor, sufriendo feliz viendo la primera derrota del Atlético en la temporada, ajeno totalmente de que era sábado y que la gente sale por ahí a tomar unas copichuelas, marcarse unos bailes o lo que sea que hagan los jovenzuelos de ahora… Pero claro a todo cerdo le llega su San Martín y esta mañana he recibido mi justa venganza. No soy capaz de relatar los sentimientos e imágenes que me han embargado hace un rato, cuando mi progenitora, que sí tomo la determinación de acompañar a su consuegra, nuera y las amigas de esta a la despedida de soltera, nos ha relatado hasta el más ínfimo detalle del espectáculo de boys al que acudió anoche explicando si el bombero era mucho más salao que nosecualo otro... que para más inri nos explicaba mientras estaba haciendo tiempo para ir a misa. Todo esto ante la cara de estupor de mi progenitor y la mía propia con la imagen de una madre propia con una diadema coronada por un falo metiendo billetes de cinco euros en el tanga de un candidato a casting de gran hermano, algo que hace que los choco-crispis sean menos apetecibles. Llamadme rancio o lo que queraís pero ¡Malditos tiempos modernos! Diréis y pensareis lo que queráis pero si mi progenitor, cosa que desconozco, se hubiese ido alguna vez a un stripe-tease, de putas o lo que sea estoy seguro que habría tenido la enorme clase y elegancia de no haber dicho ni una mísera palabra.


Y con esto me despido hasta la próxima hazaña de auto-humillación y bizarria.

lunes, septiembre 04, 2006

¡Menea y Hornea!

En un bar de tios duros, fans de la Naascar...
(Suena una música extraña)

  • Ricky Bobby. ¿Qué es eso?

    Personaje 1. Eso lo grabó alguien que estaba moribundo.

    Ricky Bobby. Quitad esa mierda, hombre! ¿qué es eso?

    Personaje 2. Sacadme esa música del coco.

    Ricky Bobby. Quitadlo de una vez! Qué lo quiteis ahora mismo!

    (Al fondo de la sala junto a la Jukebox aparece un personaje desconocido que habla con acento gabacho)
    Jean Girard. ¿Por qué ha hecho que apaguen esa música de Jazz? ¿No es agradable para usted?

    Ricky Bobby. Nadie pone jazz en la La Parada en Boxes, ¿vale?

    Jean Girard. Y ¿por qué está la canción en la jukebox?

    (Desde detrás de la barra en plan puto amo)
    Camarero. Pues para identificar a los indeseables. Tambien tenemos a los PetShopBoys y a Seal.




  • De la pelicula Talladega Nights: The ballad of Ricky Bobby... aqui conocida con el título de Pasado de Vueltas. En escenas como esta o la del cuchillo o casi cada vez que aparece Jean Girard no pude más que partirme el pecho de risa. Si como a mí, os gustan las comedias de chorradas americanas no os la perdaís.

    domingo, septiembre 03, 2006

    Of human bondage


    Personaje 1: ¿Es verdad que noqueaste a un sospechoso con un gato muerto?
    Steven Seagal: No, no estaba muerto.

    Visto y oido en una escena de una pelicula de Steven Seagal.



    Ayer por la mañana a una hora indecentemente temprana, cogia el metro. Allí veía como subían una parada después que yo una pareja de inmigrantes de Europa del este (creo que rumanos). Por edad podrían ser padre el hijo, podría decir de ellos que sus características principales estaban en los dientes. El más joven, de unos cuarenta años, destacaba por la ausencia de numerosos dientes y el mayor por que los que le faltaban eran tantos como los que eran sustituidos por piezas de oro. Otro factor decisivo que hizo que mi atención se clavase en ellos era el echo es que cargaban con sendas maletas de tamaño grande llenas de radiadores y otro tipo de piezas de pesado metal. Al entrar subieron al vagón como pudieron dichas maletas con pinta de pesar un quintal cada una y las dejaron en medio del vagón, procediendo el 'abuelo' a sentarse a mi lado y el otro en frente, allí descubrí que a pesar de ser solo la nueve y media de la mañana olían a carajillo que echaban para atrás.


    En la siguiente estación se montó un chico peruano con una guitarra, que nos regalo uno de eso típicos hits que por desgracia no logro recordar, ya fuese un 'libertad sin ira libertad', un 'humahuaqueño' o cualquiera de la misma cuerda. Al terminar mecánicamente paso con poca fortuna el zurrón entre los viajeros que a esas horas no estaban precisamente para dádivas. El rumano joven sintiose culpable de no darle nada y le quiso obsequiar con unas palabras de ánimo. Con un rústico castellano y sobre todo con señas, le hizo saber que allá en su país él también era músico. Por los gestos apostaría mi alma a que quería decir que lo que tocaba era el violín. Una vez dejado en claro su hermanamiento a través de la música se puso a explicarle las vueltas que da la vida y señalando las maletas llenas con radiadores que era a lo que él se dedicaba ahora. Ahí es donde mi intuición se pierde y no logro adivinar qué tipo de finalidad tenían esas palabras de ánimo. A todo esto con el chaval de la guitarra respondía a todo con gestos y sonrisas forzadas intercambiables por la expresión: - Pues muy bien! - todo deseando que llegase la siguiente parada y poderse pirar. Así llegó y con un toquecito amistoso en el hombro del rumano se despidió.


    Como tantas cosas que se ven en los transportes públicos, una vez vista esa escena como cualquier otra que me molase ya sea por su bizarría, su valor de miseria humana o cualquier otro mi 'instinto bloguer' (cada vez más dormido) se activó y como tantas otras veces la cabeza ya me daba vueltas buscando el modo de contar la escena presenciada y justificarla dentro de algún contexto o dando alguna rebuscada moraleja final que explicase la razón para contarla. Lamentablemente a lo largo de día mi podrido cerebro no daba con la solución y me temía que la escena pasaría al ostracismo junto a muchas otras con el mismo problema.


    La solución llegaría por la noche en el hogar, cuando ya había olvidado el asunto y encendía la televisión topándome con una película en la que Steven Seagal se encontraba en los vestuarios de una comisaría rodeado de musculosos chavales con el torso desnudo de veintipocos años que misteriosamente le trataban como a un novato. En los vestuarios se estaban realizando competiciones de testosterona con una porra eléctrica (como las famosas del caso Roquetas, amigos). La acción consistía en aguantar unos segundos el contacto del artilugio sin caer al suelo como muestra de putoamismo. Por supuesto aunque a priori parecía querer pasar inadvertido Steven Seagal, fue retado por un mozuelo que quería darle una lección y no tuvo otra salida que recibir el latigazo del arma a máxima potencia. En ese momento y tras el dialogo de la escena posterior (citado en la parte superior) llegué a la conclusión de que muchas veces las cosas que molan no tienen que tener excusa alguna o moralina que las justifiquen más que sus valores por si mismas.


    Y con esto, quedándome más ancho que largo, me despido hasta la próxima.

    viernes, septiembre 01, 2006

    Spanischer Stolz

    La semana pasada veia en Madrid directo (o programa similar) a unos agricultores que se quejaban de como eran victimas del constante saqueo de los vehiculos que pasaban junto a su sembrado junto a las carreteras. Los coches paran y cogian un saco de tomates, melones o lo que fuese menester sin pagar un solo real por ello. La queja era más amarga pues al parecer no solo se trataba de pequeños hurtos sin premeditación, sino que lo realmente grave era la gente que iba con una furgoneta la cargaba y después iba al mercado a vender la mercancia sacandose un dineral con un coste mínimo.


    Esto vino a mi memoria cuando Ef. una compi germana me explicó este fin de semana como en su pueblo hay un campo de flores sin vigilancia junto al cual se puede ver una tabla con la lista de precios de las flores y una caja junto al cual se puede dejar el dinero por las flores cogidas y retirar el cambio si fuese necesario. Es más me dijo que un lugareño jamás podría hurtalas pues su sentimiento de culpa al hacerlo pesaria mucho más. Lo que más me chocó no fue solo que me perjurase que toda la gente del lugar respetase a la hora de pagar las flores cogidas o que no cogiese más flores de las que pagase, o lo que me pareceria más habitual pasar y coger el dinero que hubiese dejado un primo que pasase antes o cualquier triquiñuela que cualquiera de nosotros justificaria y se enorgulleceria de su acto contra un tercero mucho menos 'avispado' bajo la bandera de la expresión 'picaresca española'.


    En estos momentos es cuando tengo más claro lo cutre que es es ser Español (bueno o francés o portugués o italiano, etc... que me temo actuarian igual.)porque se que yo y la sociedad que me rodean actuarian como así (salvo contadisimas excepciones). Por esto y muchas otras cosas lo meridional me resulta siempre sinónimo de ser más cutre. Y ahora después de escribir esto me voy en un rato a sentir el orgullo patrio de animar a la selección de baloncesto para ver si llegan a la final.

    Agur

    Lo + seguido