miércoles, agosto 31, 2005

La última meada en la piscina.

Con este sugerente título quiero dar a entender que oficialmente se acaba el verano. Mis progenitores han regresado al hogar. Por un lado me putea porque no hay nada más bello que la soledad (a pesar de al paradoja de que se trate de su propia casa) pero por otro lado a veces hacen cosas por las que se ganan mi cariño, como hace un momento mientras mi progenitor veía las modelis (carne de anuncios en prensa de relax) del sorteo del cupón de la ONCE y según iban diciendo los números, él las ponía de gilipollas pa’ arriba por no haber dicho los suyos. Conmovedor.



A partir de mañana, dejaré el ambiente de extrarradio para acudir diariamente a la biblioteca de la facultad donde encadenare jornadas intensivas de estudio. A pesar de que he estado yendo a la biblioteca del municipio día si, dos o tres días no… Creo que necesito darme un buen tute de estudio intensivo para mi único examen de septiembre.



Lo único que echare en falta de mis jornadas de ‘estudio’ veraniegas es la cafetería donde iba a desayunar puntualmente a las once de la mañana, hora en la que aparecía un ciclista talludito (cincuenta y muchos) todo colorado, empapado en sudor y con notorias dificultades a la hora de respirar. Cada día entraba enfundado en sus mallas de ciclista e inalterable solicitaba el mismo desayuno día tras día: Una caña doble y un pincho de tortilla. Yo y el resto de parroquianos (las panaderas en su hora de break, la típica familia con pinta de andar en su propia casa que desayuna cada día de bar, algún jubilado y yo) le teníamos como un verdadero ídolo y cada vez que entraba hacíamos silencio para ver que nuevas traía. Voy a echarle de menos.


Mañana más.


Soundtrack del día:
La Costa Brava "Costabravismo (el experimento es el experimento)"

martes, agosto 30, 2005

Sobre la naturaleza del asco

- Este huevé en “Estrenos de cartelera”… -
Con la popular entrada de Raquel Revuelta para las telepromociones de su programa en Telecinco me he enterado del próximo estreno de la película “Princesas” de Fernando León de Aranoa. Una de las personas que más odio me causa y uno de los emblemas del buenrrollismo. Movimiento que sin duda es una de las mayores lacras de nuestra sociedad.


Por una vez y sin que sirva de precedente utilizaré este bloj para hacer una reivindicación. Bueno más concretamente un boicot contra dicha película. No mío porque por supuesto ni la pensaba ver, ni la veré (dándome el placer de criticar guiándome de mis prejuicios). Sino que os animo a vosotros mis selectos lectores a que hagáis lo mismo e incluso lleguéis más allá, no solo os neguéis a verla sino que debierais retirar saludo, amistad e incluso lazos familiares si alguien os sugiere ir a verla u os cuente que ya la visto y la recomiende. Yo al menos así lo haré y nada me haría más ilusión que ver como se trata de un estreno medio de cine español y no pasa de la primera semana en cartel.



Las razones que os doy para convenceros de ello no son el hecho de que este individuo realice cine social español (lo cual ya tiene sufciente delito) sino que este caso adolece del peor de los defectos dentro de este género: La obviedad. Las películas de este individuo nos vende como reivindicativas no son más que puros ejercicios de autocomplacencia progre. Como lucidamente apuntaba MB (aproximadamente) sobre el argumento de Princesas; - Quizá haya gente en la España profunda que aún crea que una chica que se dedica a la prostitución es porque es ligera de cascos, pero los que vivimos en este mundo sabemos que no es así. - Lo que nos lleva a la absoluta obviedad de la filmografia de F.L.d.A. Todos sabemos que nuestra sociedad no es perfecta y hay pobres, drogadictos, prostitución, parados etcétera y considero una inutilidad absoluta malgastar una película en hacernos ‘abrir los ojos’ a esa realidad que todos ‘desconocemos’ a través de alguna enternecedora historia de amistad y tolerancia frente a la adversidad de un mundo tan sórdido. ¡Qué asco, por favor!


La crítica se queda ahí y no va más allá. Detrás de esta tontera en las pelis de este tio no queda nada. El espectador tipo de esta película, saldrá diciendo lo mucho que le ha impactado y acto seguido ira al típico bar de corte malasañero donde se deleitara con unas cañas y unas tostas de jamon york con pimentón por encima, regodeándose de lo concienciado y enrollado que es por haber visto esa película. Yo sinceramente considero cine verdaderamente social y crítico otro tipo de cine. Un cine como el de por ejemplo Michael Haneke, en cuyas películas donde se denuncian las cosas verdaderamente y al salir del cine te sientes tan mal que lo ultimo que quieres es irte de cañas o comer cualquier cosa. Al menos tienen un fin válido, hacerte sentir como el culo.


Lo que me molesta es la absoluta hipocresía de este tratamiento social de postureo y el hecho de que se nos trate de imbéciles, porque esta película tendrá una promoción increíble (mil a uno a que es portada de EPS del domingo). No quiero engañaros el cine social no me suele interesar nada, pero me indigna todo este circo de vacuidad y obvias moralinas. Que queréis tildarme de frívolo, adelante. Prefiero mil veces eso a que me tomen por un lerdo sin criterio propio. Quizá detrás de esto haya una intención artistica profunda que yo no alcanzo a entender o formalmente me voy a perder algun travelling chulo o un prodigioso plano contrapicao o a Candela Peña, pero sinceramente creo que soy más feliz perdiendome la peli.



Creo que con esto ya descargo suficiente bilis por hoy.



CORTATÉ EL PELO JIPI! (homenaje a Radagast)

domingo, agosto 28, 2005

Jornada para pagar las consecuencias

Ayer acudía a mi última fiesta guiri de la temporada. Un ambiente de despedida en el que la gente alcoholizada se te abrazaba sin ton ni son. Todo muy de mi agrado, ya que me privan las fiestas multitudinarias en las que a priori solo conoces a cuatro o cinco personas. Lo que ha devenido en mi pésimo estado de salud a lo largo del día de hoy: Martilleante dolor de cabeza por la resaca (ya no tengo edad, ni costumbre), estomago revuelto, dolor de espalda por mala postura al sobar y lo más preocupante amago de tortícolis debido a haber tenido que comunicarme con mozos teutones que me sacan palmo y medio de altura. En fin que he pasado la jornada hecho una piltrafa humana.



Por otro lado hoy comenzaba a todos los efectos la Liga española (solo cuentan los partidos de los chicos de Cerezo, el resto a mis ojos solo son patxangas de relleno.) Continuando con mi mentalidad pequeñoburguesa he pasado de ver el choque del Calderón en el bar de enfrente con la plebe y un poco sobrado de mi mismo me he comprado el peiperviu para mi solo. En el bar no podía verlo tumbado.



Agur.


Ejcuchando: Tiempo de juego (Supergarcia se te añora!)

viernes, agosto 26, 2005

Un hombre de Harrelson

Esta tarde en un ataque de aburrimiento mortal agarre la puerta y salí para ir solo al cine y ver cualquier cosa en sesión de tarde. En cartelera del cine local había varias películas que no me importaba ver, pero ninguna que me interesase realmente. Descartado "Charlie y la fabrica de chocolate" por el mal rollo que me da cada vez que veo alguna imagen o trailer. La elección estaba entre “Mr.&Mrs. Smith”, “Deuce Bigalow: Gigoló Europeo” o “Dos chalados y muchas curvas”. Puro cine veraniego que es lo que necesitaba. Al final me decanté por Brad Pitt y Anllelina llolí, a la espera de verle a él ser tan guay como acostumbra y a ella que le reventase la silicona de los morros en alguna escena de acción. ¿Cómo iba a suponer que esta iba a ser una de las peliculas por las que he pagado y no he aguantado hasta su finalización?



Cuando trascurrían escasos veinte minutos de trepidante trama, mi móvil comenzó a vibrar. Resultó ser mi progenitor, así que a pesar del riesgo de perder el hilo narrativo, salí un momento para ver que quería. Resultaba que la alarma del piso superior de casa había saltado y al ser el responsable más cercano me tocaba acercarme para velar por la seguridad de mis más preciadas posesiones (mi Dvd que costó 100 euros, la dvdteca de masterpieces, todos mis comics, el preciado ejemplar del libro de como ligar escrito por Leticia Sabater, etcetera...). Cagando leches me encamine hacia al hogar con la incógnita de si habría saltado por algún movimiento imprevisto o si se trataba de alguna peligrosa banda de cacos.



Al llegar, llame a mi vecino quinceañero para que se quedase afuera y llamase a los picoletos si no regresaba en menos de un minuto. Abrí la puerta con soltura y enganche el palo de la escoba que más a mano tenía. Como si de un agente del SWAT local me tratase, empuñaba mi escoba mientras subía la escalera rezando por que no fuese nada. Al llegar al primer piso y ver como ondeaba una cortina victima de una ligera brisa, el haber dejado la ventana abierta con la persiana cerrada me había costado el joderme la película (y el importe de mi localidad). A pesar del misterio resuelto realice el paripé de cara a la galería blandiendo la escoba por el resto de habitaciones en busca de truhanes y canallas escondidos. Así que convertido en todo un héroe de acción, como un acólito de Estivensigal o llanclodvandam he pasado el resto de la jornada vespertina. Qué lo sepáis! Pffffffffffffffffffffffffffffff

jueves, agosto 25, 2005

Y esa sonrisa de pandillero juvenil.

Ayer tarde cuando cruzaba la calle con los txutxos para llevarlos al campo de enfrente, me sorprendí con una voz que reclamaba mi presencia. Encontré un tipo trajeado saliendo de un coche al que no reconocía, un par de segundos de asimilación resultó ser un antiguo compañero de instituto. Mucho más viejo y gordo. Saludos y los habituales interrogatorios del tipo quéesdetuvida? Me informa de que casualmente ha quedado con otro excompañero a tomar unos tintos de verano en la terraza de al lado. En el horizonte aparece el otro, así que les digo que en cuanto termine de sacar a los perros me reuniré con ellos.



Se trataban de un par de gañanes de la peor calaña con los que me junte mucho tiempo en mis dos últimos años de instituto, casualmente aquellos en que mi status de repetidor me hacia acreedor de cierto caché en las jerarquías adolescentes. Una época que ahora se me hace muy lejana y sobre la que habitualmente no rememoro demasiadas cosas. Quizá sea debido a que todos mis contactos de aquella época ya no forman parte de mi vida actual. Así que esta parecía una buena ocasión para tener unas cañas de revival.



Después de la tópica actualización de currículos (o el plural era curricula, bah como si importase algo) pasamos a comentar hazañas bélicas de aquellos tiempos. Escuchaba historias de personas perdidos en el recuerdo, nombres sin rostro, rostros sin nombre, etcétera… y criticando a machete de aquellos de los que si nos acordábamos perfectamente. Siete u ocho años me separaban de aquellas experiencias que me parecen tan lejanas y mientras atendía a los relatos una sola reflexión surcaba mi mente: Pero cómo podía ser yo tan hijodeputa! No es quiera hacer épica fácil de mi pasado como suele hacer todo quisqui (de puertas a afuera) en estos casos (cosa que me parece tope patetica). Además por el contrario siempre he pensado que la visión de uno mismo siempre esta considerablemente distorsionada, y en mi memoria no había recordado nada de mí mismo que no entrase dentro del perfil del NERD (pardillo inadaptao). Bueno todos tenemos un poco esa visión de nosotros y no importa el status social que tuvieses para los demás (cuánto daño hizo “The Breakfast Club (El club de los 5)” para esta cosmovisión). Pero una etapa de mi vida en la que al menos en la imagen exterior, trascendí todo aquello para convertirme en uno de los "mayores" que repetían curso.



En resumen que el repaso a bastantes de aquellas acciones de mi pasado (algunas delictivas, otras simples putaditas inocentes) me sorprende cómo era yo en aquel entonces y lo muchísimo que he cambiado a todos los niveles. Pero eso no es nada cuando comprobaba la evolución de mis compañeros por un lado R. (el trajeao) que era la persona mas cabrona que he conocido nunca y del que no había que fiarse jamás, se le veía relajado con novia formal, con su hipoteca, currando en una ETT (donde sin duda descarga toda su mala sangre), y por otro estaba J. al que se le notaba feliz recordando aquellos tiempos, y cuando la conversación derivaba a otro tema hacia lo posible por encauzarla y rememorar aquellas chorradas.




Muy triste en este último caso porque me dió la sensación que aquella había sido la etapa mas txanante de su vida, ya que desde entonces estaba estancado, la misma novia de aquel entonces, un mismo curro desde el fin del instituto y los mismos ambientes. Joder si yo no hubiese dedicado todo ese tiempo a vaguear, realizar una inútil licenciatura y cambiar toda mi vida social de aquel entonces de por seguro que habría protagonizado un caso escabroso de "Gente" en el que desde una azotea con un cetme habría provocado una masacre antes de terminar con mi propia existencia. Así que la conclusión que saco es que aunque mi vida universitaria que ahora concluye haya sido un autentico fiasco de aprendizaje a nivel académico (‘inútil’ es una palabra que se queda tan corta) a día de hoy no puedo estar mas contento con la ‘madurez’ de mi personalidad. Por supuesto mañana mismo puedo cambiar de opinión en esto último.



Pero como es injusto renegar de aquella etapa institutera, en la que me lo pase rematadamente bien. De entre aquellas anécdotas que tienen que ver en su mayoría con putear y reírnos de otros más débiles, que como diría Pumares: “contaré en mis memorias”. Hoy comparto una de mis predilectas que sin duda es la broma más blanca por su inocente resolución, pero que capta a la perfección el espíritu de nuestro proceder habitual. El protagonista era un chico con el revelador nombre de Carlitos, un chico que era puro candor e inocencia, la faz repleta de acné, ese vestir intemporal con los vaqueros muy por encima de la cintura y el niqui metido por dentro. Autentica carne de colleja.



Pues bien se trataba del primer día de COU para Carlitos que cometió el error de sentarse en la penúltima fila al lado de dos chicas. Justo en la fila de detrás estaban los tres mayorzotes (para los que COU no era precisamente una novedad) y en los pupitres de izquierda y derecha gente de la misma cuerda (mi puesto). Pues bien en el momento de la presentación cuando la tutora procedía a pasar lista de los asistentes. Cuando de la nada surgieron cienes de manos desde todos lados que inmovilizaban los miembros de Carlitos y atenazaban su boca para que no emitiese sonido articulado u onomatopeya delatora. Llegó entonces el momentos en que Carlitos fue nombrado, un par de veces hasta que la profesora completamente en babia le dio por ausente, mientras el se retorcía y por su rebeldía recibía por igual collejas y ligeros puñetazos en el estomago a modo de apaciguamiento. Pasados un par de nombres, cesó la captura de Carlitos. Y este se levanto llamando la atención de la profesora para que rectificase su ausencia. A lo que la profesora le preguntó porqué no había contestado las tres o cuatro veces que le había mencionado en voz alta. Carlitos quedó mudo y todo rojo, coaccionado por miradas de agresión que le rodeaban. Y eligió sabiamente quedar como un empanao ante toda la clase antes que soportar otras consecuencias. Cada vez que recuerdo esto no puedo evitar partirme el pecho de risa. Para concluir, decir que Carlitos le echo dos cojones y al día siguiente volvió a sentarse en el mismo sitio, por lo que se ganó nuestro rendibú.



Pasado mañana más!


P.S. Joder, revival del instituto. Prometo que es la última vez que hago este tipo de post. Conociéndome que este bloj caiga más y más bajo es algo a lo que os tendréis que resignar, pero nunca más recurriré a esta basura.

martes, agosto 23, 2005

La barbecu

Esta tarde invito a merendo-cenar en mi casa a mis erasmus a punto de partir y como buen anfitrión tengo ya todo medio perjeñao; los embutidos ibéricos, los canapeses de cosas extrañas, centollas, marijcos varios y sobretodo las pirámides de Ferreros-Roches, que como todos sabemos es el toque definitivo para dejar a la banda comiendo en tu mano…



Por desgracia la realidad es mucho mas cutre(si cabe), creo que mejor recurriré a la socorrida barbacoa piscinera de choricillos y grasaza en general. Además como colofón cuento con la aportación de aquel que sabiendo que es una de las cosas que mas detesto, trae siempre que ha sido invitado a mi queli una bolsa de flashes para el postre. El resto de carencias culinarias se disimularán bajo cerveza y tinto de verano. No me entretengo más que tengo que bajar al Mercadona, mañana si algo destacable sucede aquí lo contaré.



Ejcuchando: Entre RíosOnda”. (después de haberlo visto recomendado en algunos otros blojs he picado y me ha gustado. Así que paso la bola.)

domingo, agosto 21, 2005

El arte de discutir


“Para que una inteligencia sea realmente adulta debe tener la capacidad de mantener dos ideas contradictorias en la cabeza simultáneamente.”
F.S.F.



Quizá pretenda escudar mi habitual comportamiento detrás de la cita de alguien prestigioso y con verdadero talento, pero creo que no es así en este caso sino que la pongo más bien para fardar de culturilla. Lo que a mí realmente me gusta no es el placer de un buen debate, una dialéctica con argumentaciones y todo ese rollo. A mí lo que me gusta verdaderamente es llevar la contraria. El discutir por discutir. No importa que pueda estar de acuerdo con una postura si me veo capaz de apoyar la postura contraria en contra de alguien sin ningún tipo de dudas lo haré. Yo soy de los que inocentemente piensan que la razón no es del que la tenga, si no de aquel que grita mas fuerte y da los golpes sobre la mesa mas convincentes. Por lo menos creo que deberia ser así. Soy un romántico incurable.



Esto fue lo que ayer pasó con M.L. que es una de las personas con las que mas deleite puedo ejercer esta inocente afición mía, ya que tiene la virtud de picarse y defender su postura, dándome así mas munición para continuar. Algún día (espero que lejano) se dará cuanta que lo más fácil es ignorarme y ver como termino callándome.



Ayer quedé con el grupo de los filólogos varones seguidores del Atleti para disfrutar de los últimos coletazos de la ilusionante pretemporada (ya llegará la liga y volveremos a indignarnos con razón). Pero además de mi mejor colega K. y Ch. se nos unió la encantadora M.L. que estaba aburrida en casa y cometió el error de unirse a nosotros. Siempre que alguien que no esta interesado en el fino arte del balompié se apunta para ver un partido termina aburriéndose como un mono. Bueno ellos se lo pierden y en cualquier caso bien empleado les estará por meterse en estos berenjenales.



Pues bien todo esto viene a cuento de que después de una interminable disertación sobre el concepto de “la verdadera amistad” que M.L. defendía en términos del apoyo eterno conocido también como lameculismo y yo por contra apostaba por los valores inquebrantables de la despiadada maldad entre colegas. Pero bueno no es esto un foro para continuar dicho debate, para el que al menos yo requiero de una terraza y un par de jarras de cervezas para hilar argumentos con claridad. Lo que pude concluir al despedirme que el principal efecto de mi afición a llevar la contraria es que para cierta gente es difícil averiguar cuando he estado hablando en serio (si es que lo he hecho alguna vez). Pero bueno esto tampoco es importante. No creo que pueda aportar nada realmente interesante al mundo, así que hasta que esto cambie veo más fructífero seguir con el mismo proceder de actuar como un bufón.


Ciao.

viernes, agosto 19, 2005

Atracón de cajpa o la cabra tira pal monte.

La velada de ayer la aproveche para quedar con . Ev. y Ph. A los que apenas les queda una quincena para retornar a sus distintos países natales. Como siempre me regalaron toda suerte de anécdotas de mi total interés y acto seguido me estuvieron explicando como cada sobremesa se apalancan delante de la televisión para seguir las evoluciones de la serie “Frijolito” que les tiene como hipnotizaos. Cosa que me parece total, si tienes que llevarte algo de un país la mejor elección posible es la de asimilar su cultura trash.



Después vino Ma. el novio apañol de Ev. y como estábamos con dos alemanes no se nos ocurrió nada mejor que disertar sobre las guerras mundiales y sus similitudes y diferencias con la guerra civil española. Pfffffffff Bastante tocados por las Estrella de Galicia ingeridas expusimos temeridades del calibre de que nos hubiese gustado ver a Rommel en la batallal Ebro pa ver si de verdad el zorro del desierto era tan buen estratega. En fin de lastima absoluta.



Una vez me despedí de ellos me dirigí a coger el búho en Ciudad Lineal. Como llegué tarde al de las doce y cuarto y demasiado pronto para el de la una y veinte. Decidí buscar un garito donde poder aliviarme ya que por decirlo coloquialmente: me estaba meando vivo. Después de dar un par de rodeos por calles adyacentes y encontrar solo abierto una Whiskeria-puticlub que no era de mi agrado, solo me quedaba elegir entre ir a un parque (cosa que siempre intento evitar pues no me mola mear en la calle a no ser que sea fuerza mayor.) o entrar en el bingo y aprovechar para echar unos cartones. Milagrosamente apareció una cafetería enfrente de la parada y entre a tomarme una cocacola, etxar la caña y esperar a que llegase el bus.



Dentro de aquel bar me encontré con un microcosmos de fascinación absoluta donde las reglas de observación y anotación de un blogger se hacían mas patentes que nunca. Un par de cracks con sus copazos de coñac y hablando a voces acaparaban toda mi atención. Uno de ellos particularmente expresivo se dedicaba a vilipendiar cruelmente a su cuñado. Que al parecer trabajaba de segurata en una obra y al que había ido a visitar al trabajo: Y cual fue su sorpresa al encontrárselo tirado de mala manera en un sofá fumándose un puro. Cosa que no le parecía de recibo y le daba pie para despellejar a su cuñado.


Pero yo que he de reconocer aún sentía en mi aliento las funestas consecuencias de la ebriedad tuve que defender mi orgullo herido de ex segurata. Un gremio que en el pasado me dotó de algunas experiencias vitales inigualables que nutren lo mejorcito de mi repertorio de anécdotas. Pues bien rompí la postura correcta de ver oír y callar del buen cronista de la realidad para incluirme como interlocutor y personaje adicional de la acción. Así que me inmiscuí en una conversación ajena y sacando pecho por mi currículum vitae defendí que todo trabajador tiene derecho a tomarse un momento de relax.



Fue cuando él me explicó que él también era vigilante de seguridad, y que a ejcaquearse no le ganaba nadie, pero que lo de su cuñado era de juzgado de guardia y que ejemplares de ese calibre son los que daban mala fama al gremio. No pude más que darle la razón. El tipo me quiso invitar a la cocacola y el bocata que había pedido y estaba esperando. Cosa a la que me negué, en todo caso debiera haberle invitado yo, aunque no lo hice por mi inquebrantable principio de no invitar a los borrachuzos putosamos que me encuentre por el mundo. En eso que me entregaron mi bocata de tortilla, con el que me marche justo para ver como llegaba el bus y poco más.

jueves, agosto 18, 2005

No hace falta disimular

Aprovecho mi status de rodríguez para invitar a comer en casa a algunos selectos. Ayer tocó el turno de I. Como no se nos ocurrió nada peor, recurrimos a revivir uno de los menús recurrentes de nuestra convivencia en aquel estudio de dos habitaciones con treintaycincometros cuadrados en total a repartir entre tres habitantes. En los ya lejanos primeros tiempos en aquel apartotel situado en la carretera de las putas en la exótica Aix-en-provence, cuando ingeniábamos recetas tan absurdas como económicas. Yo ni he hecho la mili, ni he vivido una guerra, así que lo más parecido a una experiencia ‘traumática’ repleta de penurias en la que me tendría que haber formado como un hombre de pelo en pecho lejos de las enaguas maternas fue el Erasmus. ¿Cuela?


Pues esta esencia de miseria es lo que ayer intentamos revivir. El plato elegido fue una de nuestras delicatessen más exitosas, ‘Poulet au curry avec cous-cous (pronunciado ‘cujcus’ en mi madrileño cerrao)’ Lo que entonces nos parecía una comida deliciosa, quizá debido a nuestra irregular alimentación baja en carne, que llevó a I. a bordear una inquietante anemia, se transmutaba ayer en una pasta insípida. No nos autoengañamos más y tiramos la mayoría de nuestros recuerdos en forma de engrudo a la basura. Es perturbante comprobar qué fácil y que rápido nos hemos vuelto a amoldar a nuestras raíces pequeñoburguesas y cómo se nos ha olvidado lo que es ser pseudo-pobre. Hoy para resarcirme me he hecho un filetón de lomo que mientras lo degustaba casi se me saltaban las lágrimas de emoción.


Mañana más.

miércoles, agosto 17, 2005

Inmortales, invencibles, casi imbéciles

Retomo algo que me pasó hace unos días y que no comenté en su momento porque sinceramente he necesitado tiempo para asimilarlo. Los que leéis esto desde hace tiempo habréis comprobado que uno de los temas con los que mas doy el coñazo es mi pavor absoluto al hacerme mayor/viejo/carroza y prácticamente todas las decisiones que debieran ser importantes en mi vida son delegadas tontamente por este temor.



Al grano, hoy va sobre mi único hermano. Un tipo al que me unen pocas cosas en común, además de las propias de la consanguinidad. Pues bien yo creía que este muchacho de treinta añazos ya tenía el carácter medianamente formado y no me iba a sorprender en la vida con nuevas historias. Pero qué equivocado estaba amics! El muy truhán ha sufrido una digievolución inesperada que en casa nos dejo boquiabiertos.



Como ya dije hace bastante tiempo le acaban de dar un nuevo piso y a la espera de que le instalen la cocina nos libraremos de él en breve. Al parecer un día habían quedado para traerle todos los muebles de la cocina y quedo con el transportista para acudir y abrirle las puertas de su hogar. Pero algo en este plan se torció y volvió a casa antes de lo esperado. Mi hermano hizo que el camión diese la vuelta y volviese a Toledo con toda la cocina por que no era la que él había pedido. Más específicamente no era del color que el y su novia habían convenido a la hora de comprarlo; rojo. Y una vez explicado esto nos sacó una muestra que sinceramente era un rojo intenso. Como aves de rapiña fuimos nuestra común progenitora y yo a mofarnos de de él diciéndole que la había cagado y que eso era rojo-rojo. Pero nada el seguía en sus trece diciéndonos que estábamos ciegos y ponia la muestra sobre un fondo blanco para que notásemos que no era rojo sino burdeos-granate-furcia-ovetetúasaber…



Pues bien pasados unos días resultó que tenía razón y en la empresa de los muebles de cocina se habían equivocado (o intentado dar gato por liebre). Lo más chocante de todo es que fuese mi hermano, al que solo puedo visualizar pasando horas y horas pegando tiros y matando monstruos en videojuegos. Por un lado es reconfortante comprobar como la madurez en vez de reducir nuestras escasas habilidades físicas puede evolucionar para desarrollar nuevos superpoderes, como la diferenciación de tonalidades de un color. Pero por otro lado me escama imaginarme a mi mismo teniendo acaloradas discusiones sobre diseños de gritería o entrando en casa de alguien y fijándome con toda maldad en que no tienen cortinas. ¿Qué miedo, no?

lunes, agosto 15, 2005

Echte vakantie

Mañana empiezan oficialmente mis vacaciones. Todo el que reside bajo el mismo techo que yo se va a la playa dejando el hogar a mi completa disposición. Bueno no deberia contar esto tras ser advertido año tras año por Matias Prats&cia. que la principal medida anti-cacos es no decir a nadie cuando te vas de vacaciones. Pero despues de todo no vale para este caso ya que yo me quedo vigilando el fuerte.


No puedo negarlo la perspectiva de quedarme solo en casa casi una quincena me encanta. Mis unicas obligaciones son sacar a los perros dos veces al día y ejercer de jefe supremo del hogar: Hacer de 'cocinilla' cosa que me chifla, tener la casa hecha una leonera... en fin todo parecen ventajas. Seguiremos informando.


Por otro lado escribo en un estado de total nerviosismo y expectación. En unas tres horas acudiré al cine para visionar uno de los acontecimientos cinematograficos de la temporada: Un nuevo Garci. Bien es cierto que a priori es un Garci menor ya que no es un guión suyo y perderemos esas frases lapidarias a las que nos tiene acostumbrados. Pero por otro lado ver a la Pataky hacer de francesa que habla español con acento afrancesado (como la mismisima Victoria Vera) sera sin duda motivo para unos sanas mofas. También hay que esperar que además de los habituales de Garci (los rancios, el mejor público posible) acudiran como mojcas a la miel algunos ilusos que iran con la promesa de verle el culo a la Paquita. Ese contraste solo puede dar buenos resultados o al menos eso espero.

Ciao.

sábado, agosto 13, 2005

La universidad de la vida

Hace un rato mientras estaba viendo la TV al mismo tiempo que me rajcaba las pelotas, disfrutaba de un cotidiano atracón de subcultura viendo la lista de los 40principales. Cuando el típico presentador repelente que va de jovenzuelo a la par que guay, iba a dar paso a un videoclip de Melendi. Cuando ha comentado unas recientes declaraciones de dicho sujeto en las que explicaba que no había leído un libro en su puñetera vida. Después el presentador pasaba a elogiar su sinceridad mientras que por otro lado procedía a tirarle alguna pullita de total superioridad. Algo que sin duda todos habríamos hecho de presentársenos la ocasión.


Estas declaraciones me recuerdan otras análogas que realizase en sus comienzos otro elemento repudiable del panorama musical español. Se trataba del deleznable Pau Dones, líder del grupo Jarabe de Palo, que también hacia gala de su particular carácter y decía también que lo suyo no era leer y que todo lo que había aprendido lo había hecho en la calle hablando con la gente. Todo esto me parece muy idílico y si alguien me dijese esto mismo en un bar con cuatro cervezas encima no haría mas que otorgarle toda la razón. Por otro lado que esta misma argumentación salida de boca de alguien que se supone que debería ser un artista (algo sin duda discutible con estos dos ejemplos) me parece cuanto menos fatal.



Ser sincero es algo que en esta vida casi siempre puntua negativo. Yo os insto a tiraros el rollo tanto como seais capaces para medrar en cualquier ámbito de vuestras existencias. Creo que la sinceridad solo esta al alcance de aquellos que estan de vuelta de todo. Por ejemplo; un futbolista de élite (que gana en un mes lo que cualquier currito medio en un lustro) al que le preguntan qué libros se ha llevado para matar los ratos de ocio en la concentración contesta que a él no le gusta leer y lo que se ha llevado es una Playstation portátil me parece genial. Qué queréis, soy un jodido clasista.




SI NO QUIERES SER COMO ELLOS... LEE!

jueves, agosto 11, 2005

Buenos augurios

Ayer siendo día diez, lo primero que hice al levantarme fue mirar en la cuenta del banco. Aún no sabía si me correspondía otro pago del subsidio de desempleo o ya se me había terminado el chollo. No puedo expresar cuanta fue mi alegría al comprobar otra talegada de euros por parte de los trabajadores de este país, con la que sinceramente y debido a mi naturaleza pesimista, ya no contaba. Casi me han dado ganas de bajar al banco, retirar todo mi efectivo, volver a casa y darme un lujurioso baño en billetes relucientes de cinco euros (que ocuparían mas espacio). Pero la idea de ejercer de Tío Gilito con ínfimas cantidades de pasta no termino de convencerme.



Espere a la tarde cuando había quedado en el centro, para aprovechar y hacer el ya tradicional gasto económico innecesario del día de cobro. Yendo en la Renfe tuve contacto con lo que en mi prosaico imaginario personal sería el equivalente a un buen augurio, que es la aparición de un yonqui pedigüeño portando un cartón de leche. Una imagen que siempre me fascina porque me pregunto ¿Quién coño va en el tren con un tetrabrick de leche y se lo da a alguien que va pidiendo?, claro que la opción de que sea el yonqui el que lo cogiese en casa y lo saque para conocer mundo me parece incluso una incógnita mas txanante.



En definitiva el resto de la tarde fue un vergonzoso chorreo de pasta para aplacar mi inmenso vacío con toda suerte de caprichitos. Primeramente en la tienda de los deuvedeses de segunda mano me encontré tres temporadas de ‘Sexo en NuevaYork’ cada una al exiguo precio de catorce euros cada una que terminaron en el zurrón, después del paso por los comics y la fnac donde también cayeron Cotton Club y la imprescindible edición especial de Casino. Haciendo cuentas de lo gastado resulta una cantidad escandalosa, pero ni un ápice de arrepentimiento se muestra en mi ánimo. Qué triste pasarlo tan bien en un rollo tan súper-consumista. En fin que ahora solo me queda volver exiliarme en el extrarradio por tiempo indefinido y economizar tanto como pueda.

miércoles, agosto 10, 2005

Which Housewife are you?

Preocupado por mi renciente involución, he realizado este Test para salir de dudas.

El resultado ha sido:

PabloGamo is likely to date or marry Susan of Desperate Housewives!
She is sexy, spontaneous and quite liable to lose her clothes in some bizarre accident in more than once in the course of the day. You may be constantly applying band-aids and showing up with spare keys, but at least life with this single mom is never dull.
P.S. You´ll have to do all the cooking, but who´s complaining?



Bueno la información es tope útil pero para saber lo que quiero saber tendría que hacer lo posible por aplacar mi aplastante virilidad y hacer el test elegiendo la opción género femenino. Con resultados diferentes:

PabloGamo is Lynette of Desperate Housewives! You gave up a great job for this? No one really appreciates you, and yet you slong on, with little sleep and very little thanks. Who can blame you when you occasionally lose it? Hang in there. Just lay off the Ritalin.



Joder, qué mala suerte! La que menos me mola. Pero bueno asi es la vida. ójala me hubiese tocado Bree Van De Kamp.

La zorra que mi yo-femenino querria ser.

martes, agosto 09, 2005

De soldado bufón a soldado patoso.

El aburrimiento sigue haciendo mella en mi existencia. Como única novedad estan mis visitas matinales a la biblioteca municipal con el firme propósito de leer el taco de apuntes para mi último examen de la carrera (el definitivo! ¿?) Una tentativa loable en principio, pero con un mes por delante, mi nula capacidad de concentración impide que aproveche el tiempo. A cambio me leo todos los diarios del día y las revistas más peregrinas del mes (DonBalón, Queleer, ParisMatch, Cinemania, Hello… recordándome porque no me gasto un chavo en revistas) Bueno yo de momento seguiré bajando y poniéndome delante del temario, a ver si se me pega aunque sea por infección vírica. Aunque si esto es posible seguro que si hubiese algo que actuase como un virus, este sería yo sobre los apuntes…



Por otro lado mi situación de inactividad me crea una serie de efectos secundarios de naturaleza psicopática que me empiezan a preocupar. Es decir estar casi siempre metido en el hogar noto como me voy trasformando paulatinamente en toda una maruja. Los primeros síntomas los note cuando me percaté de que me había crecido muy rápido el pelo y la barba me crecía también más deprisa de lo habitual, tras descartar la explicación maikeljotafoxiana de haberme convertido en un Hombrelobo adolescente lo achaque a los ciclos lunares, el estío, fuerte marejada y otras cosas que no comprenderé jamás. Un hecho del que yo ni por asomo debería haber tenido la más mínima conciencia. Pero eso no es todo hay que sumar todo tipo de nimiedades que me empiezan a rayar: Hercúleas discusiones con mi progenitora sobre la colocación de la fruta, seguimiento diario del PH de la piscina que lleva al añadido de distintos productos químicos que terminaran dejándome ciego (o como poco albino) y otras banalidades que por pudor y por no aburrir prefiero guardarme para mí.



Conclusión: Con toda seguridad el aburrimiento mas atroz crea tantos serial killers como el más dañino juego de rol. Tengo que empezar a andarme con cuidado, esto cada vez va a peor. Bueno y con esto cumplo otro post de puro relleno.


Deu

domingo, agosto 07, 2005

Haz lo que debas

Las relaciones sociales sinceramente son algo inabarcable para este humilde blogger. Aún así como fiel cronista de la realidad paso a relatar un hecho puntual que presenciase el otro día. Hecho que carece de trascendencia, interés o incluso de gracia pero que en su momento me moló. Estaba yo visitando territorio inhóspito en el barrio de mis abuelos, donde había quedado con un colega para pergeñar un proyecto secreto. Es decir como si fuésemos jóvenes ilusionados preparando nuestro primer fanzine antisistema y como era previsible concluyendo sin hacer nada más que tomar una cerveza tras otra y haciendo castings ficticios para ‘Sex in the city’ versión Tve1 y otras paridas. Cuyo resultado “definitivo” para los curiosos serian Anita Obregón (Carri, la intelectual), Emma Ozores (Samanta, la pilingui), XXXX XXXXX(ahora mismo no recuerdo de quién hacia Txarlot la estrecha) y Rita Irasema (Miranda, la amargada).



Pues bien lo que quería relatar es lo que sucedió cuando apunto de despedirnos el fue a por tabaco a un bar de paso y una joven mozuela, al parecer conocida suya, empezó a chistarle para llamar su atención. A lo que él, otrora imperturbable, se dio la vuelta transmutando el rostro y dijo: - Jei. – La chica era la típica chica hispana de metrocuarentaycinco sin ningún rasgo que la pudiese calificar como atractiva pero que tampoco tenía ningún rasgo que la metiese en el saco de las feas, es decir el prototipo de chica “maja”. Pues bien ella con todo tipo de aspavientos le informó que toda la panda estaba en una terraza al lado. Él no contestó. Ella insistió en que estaban todos. Él dio la espalda, quedando yo frente a frente con la chica 'maja' en un eterno segundo de tensión entre desconocidos. Momento que devino en auto-presentaciones ante el impertérrito conocido común. La muchacha de nuevo insistió sobre su ubicación y la futura promesa de que iríamos para allá.



Mi colega no dijo ni pío y fue a comprar tabaco. Yo le seguí y oliéndome el percal, le informe que no se preocupase si se avergonzaba de mi presencia que yo me iba de inmediato pa’ la Renfe. Entonces el vino a decir algo así como que ni muerto y que se iba para casa. Así que salimos por la otra puerta del bar y seguimos nuestro camino. Aún no me ha quedado claro si este muchacho se avergonzaba de mí frente a sus colegas del barrio, o bien se avergonzaba de sus colegas o (como sospecho) se avergonzaba de todos por igual. Pero esto no es importante ya que lo que quiero resaltar es un acto de asocialidad total. Yo por mucho que pueda decir, habría sido victima de la presión y como soy más hipócrita hubiese puesto alguna excusa falsa, dado alguna explicación y me hubiese largado tan rápido como fuese posible. Aún tengo mucho que aprender para ser un punkarra sin ejcrupulos. Bueno quizá sean cosas de barrio que por desgracia no alcanzo a comprender.


Bis zum Dienstag höchstens...

viernes, agosto 05, 2005

Un, dos, tres, responda otra vez...

Ante la alarmante ausencia de hechos relevantes en mi existencia (En Agosto se augura un bloj bastante coñazo) voy a contar una experiencia ajena que me ha parecido divertida. Hoy mientras comía con Cé. me ha estado relatando su empleo veraniego. El cual empezó hace unos días. Su actividad actual es ser encuestadora. Quizá haya alguién que pueda tildarlo de un trabajo menor, para jovenes o inmigrantes sin papeles, o simplemente indigno de su 'caché'. Bueno puede que sea así pero lo cierto es que por definición el hecho de trabajar es ya bastante indigno y muy pocas ocupaciones se rigen por autenticas vocaciones y suelen tratarse de meras prostituciones por dinero. ¿Qué quereís? Soy un puto (casi)filólogo tengo que estar preparado para cualquier situación de precariedad laboral. Con esto me lavo las manos con vistas a un futuro incierto.



Pues bien voy a contar lo que me ha gustado de la actividad encuestadora de mi compi. Su cometido es abordar a la gente por la calle robandoles un poco de tiempo y haciendo unas cuantas preguntas para un estudio de mercado que seguramente irá directo a maléficas multinacionales o a crear estadisticas para futuras noticias en los informativos de Antena3. Hasta aquí todo normal. Pero la genialidad viene a continuación. La primera pregunta es saber si se trata de una persona casada. Si la respuesta es negativa, siguiente cuestión es saber si esa persona tiene pareja sentimental y si al menos lleva dos años con la misma. Si nuevamente la respuesta es negativa hay que dar por concluída esa encuesta. La opinión de ese individuo no interesa. Lo cual según mi compi crea múltiples situaciones de inseguridad y desasosiego entre las personas que acceden de buen grado a perder su tiempo y en menos de nada son despreciados como autenticos parias.




Pero lo que me ha parecido mejor es cuando ella al mismo tiempo condescendiente y sobrada de sí misma (la mejor actitud para mezclarse con el poblacho), me ha explicado su truco con las chicas que a su juicio eran lo suficientemente feas. Para que estas no se sintiesen mal al verse repudiadas por su solteria ¿irresoluble?. Les hacía una tercera pregunta sobre su edad y contestasen lo que contestasen, les hacia ver que no encajaban en el perfil buscado de los encuestados por su excesiva juventud. Juas juas...
¡Qué crack! Sin embargo a la gente guapa y soltera que 'nos' den por culo! Menudo agravio comparativo en este mundo ya de por sí tan cruel. Pffffffffffffff

miércoles, agosto 03, 2005

Responsabilidad paternal y otras patrañas

Si pudiese elegir a dedo la zona de Madrid donde me gustaría vivir, sin preocuparme del dinero o de las cualidades del piso, creo que no elegiría jamás la zona centro-sol, ni tampoco rollo Malasaña-Tribunal demasiado complejo. Creo que habría que meditarlo muy bien porque hay muchas posibilidades pero elegiría una zona tranquilita e hiperpija. Creo que descartando por muy poco los aledaños del >Retiro ya sea por Ibiza o altura Pacífico. Mi elección seria un pisito en la calle Raimundo Fernandez Villaverde a poder ser con vistas a donde estaba el Windsor. No pregunteís porqué pero esa calle crea en mí una fascinación total.



Allí he terminado hoy a medio día con M. en un parque sin hacer nada. Como hace la juventud (nos faltaba la bolsa de pipas). Ni recuerdo el tiempo que hacía que me sentaba en un banco de un parque con otra persona, seguramente tendría que remontarme a otra década y épocas con botellón. Bueno pues hemos estado observando a los niños jugar sueltos mientras que sus babysiters sudamericanas (recordemos de qué barrio se trata)leían el Pronto a la sombra. Entonces viendo a un niño de entre 4 y 6 años a su bola, sin ningún tipo de vigilancia en las medianias del parque jugando con un perro atado a una farola enfrente del Cajamadriz, hemos empezado a dogmatizar sobre la irresponsabilidad de los padres/cuidadores que no vigilan a sus niños, ni a sus perros. Poco despues consciente del fariseísmo de mi propio discurso, he tenido que descrucificar a los que acababa de denostar.



Me he dado cuenta lo políticamente correcta que tiene que ser la paternidad estos días. Pero por qué esa tendencia a sobreproteger a los hijos? Pobre de aquel que no vigile a sus retoños hasta el más mínimo segundo. Ya que sera juzgado de suma irresponsabilidad. Yo recuerdo que de cani me iba a jugar solo a todos lados. En un barrio y una época donde dabas una patada a una piedra y saltaban varias jeringuillas, donde en cuanto podía andar erguido los niños 'mayores' te enseñaban a fumar Ducados pa ver como tosias y hacias mil salvajadas por toli que fueses... Me da verdadera pena y asco que esa independencia infantil se este intentando exterminar. ¿Tan mal hemos salido?

lunes, agosto 01, 2005

Haciendo reventa

Ayer tarde había quedado con Pe. para ir al cine. Exactamente 45 minutos antes de que empezase la sesión en la misma puerta de los cines Ideal. Llegaba puntual (una de mis pocas virtudes, aunque cada vez menos) cuando recibí un sms donde mi acompañante me anunciaba que llegaría con retraso. Algún día deberia explayarme sobre el tema de la puntualidad y sobre la fatal consecuencia que ha tenido el mundo de los telefonos móviles sobre esta cuestión. ¿Alguna vez os habeís preguntado como hacía la gente para quedar en la era pre-móviles? Pues la respuesta es tan simple que raya la genialidad: Siendo puntuales. A los que faltando cinco minutos para la hora acordada te mandan un puto sms de justificación del tipo "Llego tarde. Ahora salgó de casa" habría que colgarles de la farola/pino más alto inmediatamente en una plaza pública con sus propios intestinos. Sin juicios ni excusitas.



Como Pe. es de habitual puntual no me lo tomé a mal y pensando que en 45 minutos sobraría tiempo para que llegase, alegremente adquirí dos localidades centraditas para disfrutar de la peli. Pero pasaba media hora y no aparecia. Las gotas de sudor comenzaban a surcar mi frente. Yo soy una persona bastante nerviosa y muchísimo más cuando me toca esperar. Su telefono estaba sin cobertura y no podía preguntarle cuanto faltaba para que llegase. A falta de diez minutos me pudo la presión y me puse a hacer reventa de entradas a la puerta del cine. Por suerte el momento de vergüenza no duró mucho y a la segunda pareja que se lo propuse, se apiadiaron de mi circunstancia y aceptaron el chanchullo.



Según volvia a salir a la calle vi como en el horizonte aparecia la figura de Pe. corriendo por llegar a tiempo de entrar. Puta impaciencia. Así que volvimos a comprar entradas, esta vez en la última fila esquinadas a la izquierda, cosa que no me importó. Lo único que no queria era encontrarme con la gente a la que le había endiñado las entradas y tener que explicar nada más. Al final hubo suerte y no nos cruzamos con ellos ni a la salida.






La película en cuestión era esta. Pe. es el pobre al que arrastro a ver gabatxadas. El veredicto es muy favorable, a mí me ha encantado. Si os moló la primera parte "L'auberge espagnole(una casa de locos)" no lo dudeis.


Agur.

Lo + seguido