miércoles, noviembre 20, 2013

Siempre he querido mi propio Galactus.

Entrada sobre tebeos de superhéroes (avisad@ quedas).

En los últimos tiempos estoy que "no cago" con la etapa del guionista Jonathan Hickman en los 4 Fantásticos (ya concluida). Desde que terminó de publicarse en España por Panini en Mayo de este 2013 [Los 4 Fantásticos v7 nº 29-65.]. Ya me la he leído completa un par de veces, y me sorprendo a mí mismo buscando varios episodios en concreto con momentos que me llegan a emocionar (el regreso de la Antorcha, Franklin contra los Celestiales, el episodio de la Cosa en el futuro...)  u otras que no llegan a tanto pero simplemente me gusta releer. Esto (debo explicarlo) es poco habitual porque lo normal es que lea los tebeos del mes y los guarde para hipotéticas futuras relecturas; y en el caso de que estas se produzcan pueden pasar años...

Pero a mi edad con décadas de tebeos leídos y la inevitable fatiga de quien está resabiado con estas cosas, es ilusionante encontrarse con la sensación que tenía con los tebeos cuando era un chaval. Cuando los tebeos eran leídos y releídos con absurda fascinación hasta que casi se desintegraba del uso. No sé... me encanta sentirme así.

Termino esta entrada con la que probablemente sea mi viñeta de un tebeo preferida de los últimos tiempos:



El Franklin Richards niño comenta con su versión adulta (del futuro) sobre la idoneidad de tener tu propio devorador de mundos. en Los 4 Fantástivos vol 7 Panini nº 59 (FF# 16 USA)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo + seguido