domingo, enero 20, 2013

Pocas cosas más humillantes que lo siguiente.


Esta mañana se celebraba en el municipio  de Rivas VaciaMadrid un encuentro de la liga nacional de baloncesto femenino entre el equipo local, Rivas Ecopolis, y su nemesis histórica  -por derecho propio en el olimpo de los equipos con nombres molones- el Perfumerias Avenida. Como especulaba con Cho. al final de año una de las ideas como nueva promesa para 2013 -sin más objetivo que el tener nuevos modos de entretenimiento- era acudir una vez al mes a algún evento deportivo de caracter minoritario. Este tipo de cosas nos molan y no hay más que explicar. En Enero teníamos marcada en rojo la fecha de hoy. ¿Baloncesto femenino de élite? ¿poder animar a un equipo llamado "Perfumerías Avenida? 
¡Rayos sí!
Nada podía prestarse mejor a la vitola de minoritario. Así pues, acordamos madrugar en domingo con el fin de estar en la estación de Metro de rivas a las 10:30h y llegar al partido. Sin embargo, ayer por la tarde yo tuve un momento de clarividencia y a punto estuve de negarme a acudir. Disponía con dos argumentos potentes: la enorme pereza de madrugar y el hecho incontestable de que era una absoluta gilipollez. Rápidamente se me contrargumentó con mis mismas aseveraciones. Había que hacer el esfuerzo para alcanzar la gloria de nuestra inherente mediocridad y friquismo.

Todo esto me recordaba a la época de mi primera adolescencia cuando llegué a Coslada y en el municipio había un equipo de fúbol sala que partía la pana: el Redislogar Cotransa (otro con nombrazo) denominado poco después Deporsala de Coslada antes de desaparecer. Equipo donde jugaba el mejor jugador de dicho deporte, Paulo Roberto, y a cuyos partidos acudí en buen número de ocasiones. Lamentablemente no he encontrado nada de información en internet sobre aquel equipo y acerca de su disolución. Pues bien, hoy tocaba visitar el orgullo deportivo de otra localidad periférica del este de Madriz.

Pues bien, llegábamos a la parada de Metro Rivas Urbanizaciones, donde atravesamos calles donde imperan las mencionadas urbanizaciones de "casitas bajas" para sociatas ex-obreros, parques de poderío más propios del esplendor de otras épocas y señalizaciones hacia diferentes centros comerciales apuntando hacia los cuatro puntos cardinales (para paliar la ausencia total de comercios a pie de calle). Tras un buen trecho de caminata, llegamos al polideportivo municipal con el partido recién comenzado, para descubrir al intentar entrar que éramos unos idiotas.

El encargado de la puerta nos espetó: - Aforo completo.
Sólo pudimos preguntarnos: ¿En un partido de baloncesto femenino? ¿En serio?

Pues bien, atónitos por nuestro desconocimiento del tirón de este deporte y con el rabo entre las piernas nos desplazamos hasta el centro comercial más cercano para poder desayunar. Al llegar le pedimos a la camarera si podía quitar esa "mierda" del fútbol masculino y ver si podían sintonizar el canal teledeporte donde retransmitian el partido que se jugaba a pocos metros de allí. Por supuesto accedieron y al darse cuenta de lo que emitían comentaron hurgando más en la hérida: - ¡Anda, si son las chicas que han estado aquí hace un rato! -

A la sazón, auténtico desproposito matinal. Pero aquí y ahora, lo digo y me comprometo a hacerlo: La próxima vez que juegue el "Perfumerias Avenida" en Rivas, madrugaré más y lo veré dentro del pabellón. Esta sarna la tengo que rascar.

Para concluir, las estadísticas del partido y sus crónicas:
Rivas Ecopolis 63 - Perfumerías Avenida 74

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo + seguido