lunes, diciembre 31, 2012

Nuevos propósitos, idénticas sensaciones.

Un año que termina y se cumplió el propósito realizado a primeros de año. Aunque se ha sufrido viendo las pelis y muchas veces se ha forzado para entrar a ver según qué cosas; he de reconocer que el ejercicio masoquista resultó bastante entretenido de perpetrar. Lo mejor eran las tertulias de inmediatamente después de la peli intentando salvar cosas buenas de cada una de las pelis (gracias Irene por apuntarte en 4 o 5 ocasiones). Esto dio ánimos para proseguir con alguna nueva tonter´´ia de similar enjundia. Desde hace un tiempo hemos estado hablando de qué "promesa" deberíamos emprender en el año 2013. Varias han sido las propuestas hechas sobretodo por Iñ. Cho. y por mi mismo; de las cuales saldrá la ganadora (ganadoras si realizamos más de una). Aquí algunas de ellas:

Lo primera idea consitía en proseguir una año más con los visionados de peliculas nada atrayentes. Continuando con el espíritu de sufrimiento forzado del año que hoy acaba. Una opción era continuar con el cine español; otra era hacer una peli española y otra francesa cada mes; visionar sólo películas de la Unión Europea; otra opción era intentar ver peliculas de veinticuatro nacionalidades distintas dejando EEUU para el final (no sé si esta sería posible)... en resumen, sería hacer lo mismo pero con ligeras variaciones. Estas ideas continuistas en cuanto al objeto de la apuesta han ido perdiendo fuerza según avanzaba el año, pues ya hemos gastado todos los cartuchos como espectadores de cine abiertamente mediocre por una buena temporada.

La opción de acudir a conciertos de grupos y solistas españoles una vez por mes, ya se comentó en una entrada anterior. Esta opción mí no me motiva especialmente, pues creo que es autoinfringirme demasiado sufrimiento personal. En cualquier caso, si finalmente decide hacerse, sé que picaré como un lerdo. También estaba la opción de ir al teatro pero al igual que la de los conciertos tiene el handicap del elevado precio por cada función.

La tercera opción es la que a mí personalmente más me motiva y se trata de lo siguiente: realizar en un grupo de aguerridos valientes que se dispongan a realizar un libro-forum mensual. La variantes es elegir aquello que ni en nuestras peores momentos nos atreveriamos a leer: los "prestigiosos" (nótese la ironía) premios literarios de narrativa que se otorgan en España: Los Nadal, Herralde, Primavera de Novela, Tusquets, Sonrisa Vertical, Nadal, Planeta, Tigre Juan, el Nacional de narrativa, el Biblioteca Breve, el Azorín, el Ateneo de Sevilla,  Alfaguara, el Café Gijón... -en algunos casos de premios "importantes" la opción de sufrir es doble contando con el ganador y el finalista-. También se contempla añadir otros premios internacionales de irregular interés como el Goncourt francés, el Booker inglés, el Pulitzer o incluso el Nobel.
Cada mes se sortearán todos los premios en un bombo y en otro bombo el azar elegirá un año del siglo XXI. El libro resultante (que puede ser cualquier cosa y sospecho que seguramente infernal) deberá conseguirse y será leído por los participantes para reunirse a final del mes (demostrando en un cuestionario u otra prueba por determinar) que se leyó de principio a fin y además con aprovechamiento del mismo. Por un lado esto obliga a todos los contendientes a leer como mínimo una novela al mes (lo cual es una buenrrollada pero es una motivación extra), por otro da la ocasión de demostrar tu constancia personal ante los demás y por último es una excusa como cualquier otra para fijar una reunión mensual. El problema es que para que salga adelante este proyecto requiere implicación  espartana de los participantes. En principio si alguien falla deberá pagar una multa económica que puede servir para costear los refrigerios de la siguiente reunión.


Otra de las propuestas (también con mi total beneplácito) es acudir una vez al mes como espectadores de acontecimientos deportivos de interés minoritario. Y además actuando como verdaderos forofos. Esto es, apoyar cada mes un evento deportivo celebrado en Madrid y alrededores del que con total seguridad nadie vaya a hablar al día siguiente en en bar o en la oficina. Competiciones deportivas donde solo vayan familiares y amigos de los participantes. Un lugar donde tú puedas ser el siniestro personaje que nadie sabe quién es. Las opciones posibles son muchas y del todo apetecibles: partidos de baloncesto femenino de división de honor (ver un "Rivas Ecópolis" enfrentarse al "Tintos de Toro" o al "Perfumerias Avenida" seria un sueño hecho realidad); la compeción de waterpolo masculina donde de doce equipos nueve son catalanes; el hockey hierba o patines;  el rugby del mejor equipo posible; las competiciones de gimnasia artística; alguna velada de boxeo, taekwondo u otras artes marciales; volver a disfrutar del hipodrómo de la Zarzuela; y por supuesto ir a ver algún partido de fútbol de divión regional o preferente. ¿Quién no querría animar a clásicos de fútbol madrileño como el Puerta Bonita? . En fin las opciones son infinitas, y lo único que hay que hacer es coordinarse bien.

La última opción sugerida era acudir a eventos culturales de forma gratuita; inauguraciones, exposiciones, presentaciones de toda suerte de cosas y otras variantes que se resumen en  la expresión: "a la caza del canapé". El inconveniente que esta opción es que requiere una vida social y una enegía vital de la que yo no estoy seguro de poseer. La edad y la vergüenza para según que cosas no perdonan.


Y esto es todo (hasta ahora). Se aceptan sugerencias de última hora, aunque ya están tramitándose algunas de las opciones mencionadas.

Con esto cierro el bloj por este año con la nada desdeñable cifra de 50 entradas publicadas. En 2013(empezando mañana mismo) más y mejor...




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo + seguido