lunes, julio 02, 2012

Mis lecturas en el primer semestre de 2012.

La entrada de hoy se dedica a repasar mis subjetivas opiniones (redundancia) sobre los libros que llevo leídos en lo que va de año que  -a pesar de los extensos párrafos de sandeces y puro relleno- como siempre se pueden resumir en los antagónicos: mola/no mola.
 Quizá no parezca mucho, pero teniendo en cuenta mi ritmo de lectura de libros tradicionales del último par de años, me parece que es un logro personal haber mejorado mi ratio y haber terminado mis buenos tochos.
En este sentido entre los propósitos de principios de año quise hacer el esfuerzo de volver a leer más libros adquiriendo un hábito que he ido perdiendo con el tiempo. Combinarlo con mi lectura compulsiva de diarios deportivos y cómics. Si listase las novelas gráficas haciéndolas pasar por lecturas de "verdad" esto no tendría fin. Además intentando no solo leer narrativa (novela y cuento) me hice la promesa de diversificar un poco mis lecturas obligandome a leer otros géneros no literarios (en este caso biografías o género histórico), pero cuando me puse a elegir qué leer, únicamente me apetecía leer vidas de artistas cinematográficos y con eso empecé.


1. El mapa y el territorio. Michel Houllebecq -  Ya había leído un par de novelas del autor francés ("Las partículas elementales" y "Plataforma") y mi impresión sobre ellas había sido grata pero muy lejos de poder ensalzarlo como un escritor imprescindible. Simplemente me parecía un "moderno" que tenía buenas ideas y momentos encomiables pero el conjunto no me terminaba de encandilar. Este plus de forofismo lo he alcanzado tras leer su última novela. "El mapa y el territorio" que me parece una novela maravillosa. Lejos de parecerme una crítica del mundo del arte contemporáneo como he leído por alguna crítica yo diría que es un análisis fulminante y honesto sobre la soledad en el descorazonador mundo contemporáneo. La biografia del artísta Jed Martin, su éxito artístico fruto del talento y de la casualidad, sus relaciones personales y las descripciones de su obra son tejidas con excelencia por Houllebecq para defender una tesis abiertamente pesimista sobre el futuro del ser humano, el triunfo de la frivolidad, de la forma sobre el fondo y hacerlo además con una historia que te va enganchando gradualmente y termina dejando en el recuerdo una buena decena de momentos/escenas imborrables. Nota: 9

2. Judy Garland: biografia. Anne Edwards. Me fascinan especialmente las historias del Hollywood clásico, el de los estudios, los contratos leoninos y el abuso indiscriminado de sus estrellas. La figura de Judy Garland me interesaba pues es el paradigma de la caída en picado. Una niña estrella explotada que no deja de serlo durante toda su vida. La biografía que elegí tiene un tono algo indulgente y aunque recurre a la perspectiva del victimismo para contar toda suerte de barrabasadas cometidas sobre la estrella de "El mago de OZ" es obvio que se oculta un montón de información. Esperaba más casquería informativa y en este caso el libro es muy mejorable aunque era una edición un poco antiguo y estoy seguro que versiones más actuales serán más honestas en este sentido. En cualquier caso hay cotilleo suficiente para tener la impresión de estar leyendo el "Pronto" o el "Diez minutos" que es mi intención al leer este tipo de biografías. Nota: 5,5

3. Conversaciones con Woody Allen. Eric Lax.  Siguiendo mi impulso de leer bios de cine, elegí un libro de entrevistas con Woody Allen producidas a lo largo de su dilatada carrera. El mayor aval para recomendar (además encarecidamente) este libro es su liviandidad y fácil accesibilidad. Ideal para leer en trayectos cortos en trasportes públicos. El libro se divide en ocho secciones temáticas (Ideas; guión; actores; rodajes; dirección; montaje; música; etc...) que se ordenan cronológicamente a través de los distintos momentos de las entrevistas y analizando estos aspectos en los films de cada momento. Por poner una pega a veces esta estructura hace que se repitan un mismo aspecto u opinión en las distintas conversaciones, pero aún así ayuda mucho al ritmo del libro que sea casi completamente dialogado. también me ha sorprendido que las secciones que más me han interesado y donde más he disfrutado han sido las secciones dedicadas a los aspectos más técinos (música, rodajes, montaje...). Nota: 7

4. El Hijo del trapero. Kirk Douglas. Otro libro maravilloso que se puede leer de un tirón por su amenidad y accesibilidad. De nuevo atraído por las fascinantes historias del Hollywood de los estudios caí en este libro que llevaba tiempo buscando y del que solo había oído beldades. Kirk Douglas escribe con asombroso tino su autobiografía que mantiene un contante interés en lo leído. al ser su propia historia hay que contar con una casi inexistente crítica hacia el propio protagonista, aunque tampoco es en exceso indulgente intentando contar su vida con bastante honestidad y mucho sentido del humor. Solamente puedo recomendar hasta el hartazgo su lectura. Nota: 8

5. Cambiar de idea. Zadie Smith. No había leído nada de esta aparentemente célebre escritora británica y creo que a la hora de elegir por dónde empezar seguramente me he equivocado y debí comenzar por una obra con mayor fama. Pero como cayó en mis manos consecuencia de un regalo y contando con mi querencia actual a lo episódico sobre lo continuo, una colección de ensayos me pareció un buen modo de darle una oportunidad. La mayoría de ellos me parecen bien escritos y estructurados pero no me han calado de ningún modo. El contenido de los ensayos y las opiniones  vertidas en cada uno de ellos no me han interesado lo más mínimo. Según las iba leyendo iban cayendo en el olvido. Seguramente su obra narrativa más convencional sea bastante más densa (en el sentido positivo de la palabra) e interesante. De momento no me convence. Nota: 5




6. Mi último suspiro. Luís Buñuel.
7. Clint Eastwood: Biografía. Patrick McGilligan.

Los siguientes dos libros reseñados fueron comprados el mismo día en una misma librería. Yo iba buscando mi siguiente biografía cinematográfica (para cumplir mi ya truncado anhelo de leer una por mes durante este año) y pedí al librero para saber si me podía recomedar algo de su sección de cine. Después de recomendarme los topicazos del libro de las entrevistas de Truffaut a Hitchcock y alguna de actores del tipo Marilyn o Liz Taylor (que por equis motivos no pueden interesarme menos). Al final cogi una voluminosa edición sobre la vida de Clint Eastwood y le pregunté si tenía alguna referencia sobre él a lo que me contestó con sinceridad que no la tenía. Inmediatamente me señaló  una autobiografía sobre Luis Buñuel en formato de bolsillo y me dijo que estaba impecablemente escrita. Sin mayor reflexión decidí comprame ambas; una de un artista que me despertaba gran interés por su vida y su obra (Eastwood), y por otro lado una de un autor españolque abarcaría un periodo cronológico y geográfico lo bastante interesante aunque no tuviese especial interés en su protagonista (Buñuel). Por supuesto espectativas y resultados resultaron ser contrarias.

La autobiografía de Luis Buñuel me ha parecido muy divertida e interesante. Nada que ver con la imagen preconcebida que tenía del cineasta aragonés. La biografia tiene un tono familiar y casi campechano en el que se repasan sin mayor orden o importancia las fases de su vida. Infancia y juventud entre cazurradas en Aragón, ideario de saber vivir (preparar cócteles o qué tabaco fumar), tribulaciones durante la guerra civil, extensa (e interesante) visión de los surrealistas franceses o su -quizas demasiado parca en detalles- actividad cinematográfica. en definitiva una lectura de lo más recomendable. Nota: 7

 Por el contrario mi interés en la obra y vida de Clint Eastwood se fue disipando según avanzaba la lectura. El estilo de esta biografía me resultaba demasiado árido, enmarañado en un constante rebatir anteriores noticias, obras biográficas y citas innecesarias en busca de una supuesta verdad de los hechos. Lo siento pero se me hacía del todo innecesario para alguién que leía su primera versión de la vida de Clint. Acrecienta la dificultad de la lectura la nula simpatía que denota el biógrafo con el objeto de su trabajo. Parece dedicar el libro a buscar y marcar los peores aspectos del actor y director; si normalmente temo que las biografias en exceso indulgentes o edulcoradas hacen perder el interés de lo leído. después de este libro un enfoque apático y excesivamente crítico puede ser mucho peor. Llámadme frívolo pero lo que yo busco en este tipo de lecturas son anécdotas de cierto interés y cotilleo puro y duro. Lo único que saco en claro es la extensa información vital y profesional que está muy bien documentada pero que para mi gusto requería un mejor ritmo y un tono más apañao. Nota: 5



8. Libertad. Johnathan Franzen. Después de haber leído "Las correcciones" (hace no demasiado tiempo y tras haberme estancado varias veces en su lectura) tenía bastante claro que era un escritor a seguir en aquella novela también se hacia una radiografía de una familia americana a través de sus disfuncionales miembros -magistales cada una de las historias de los 3 hijos- y su correspondiente crítica de la sociedad del momento. En "Libertad" se vuelve al mismo ardid de ir avanzando poco a poco por la crónica de un fracaso familiar y personal del matrimonio Berglund. Una disociación entre lo que los personajes tienen que ser y lo que realmente desean ser por medio de la culpabilidad y en temor de las apariencias que puedan provocar sus actos. La imposibilidad que tienen los personajes de comunicarse y trasmitir aquello que realmente necesitan pero son incapaces de alcanzar para terminar cayendo en la ineludible soledad. Parece poco habitual el éxito editorial de un libro tan bueno, pero es que además de su calidad es muy accesible y sencillo de leer. Aunque también es cierto que su aparente sencillez es solo de acceso pues Franzen tiene mucho debajo del pelo y además de emplear ingeniosas técnicas (el diario, la entrevista, el punto de vista de los vecinos -genial inicio-) que amenizan increíblemente la lectura; el libro imbrica con singular pericia los análisis político, filosófico, social y casi todo aquello que tiene que ver con el ser humano contemporáneo - aunque sea norteamericano-. Por otro lado tengo la sensación después de terminarla que aún no he asimilado completamente su lectura y tengo alguna cosa más  madurar. Sinceramente una novela imprescindible. Nota: 9


Bueno, ya está... y con esto y un bizcocho...

3 comentarios:

  1. si quieres leer biografias te puedo dejar el de la historia oral del punk. Es el mismo autor que la historia oral del porno y a mi me parece muy divertido

    ResponderEliminar
  2. muy buena idea y guía para posibles lecturas/regalos. Petunia

    ResponderEliminar
  3. Iñaks: Ya se cuál es y seguro es divertido de anecdotario, pero el tema de la música moderna con guitarras eléctricas no sé yo si me pondría de verdad.

    Herrera: Otro "revival" postuniversitario de antiguas etapas de este bloj. Puedes leer más opiniones de libros (p'atrás en el tiempo) si clicas en la etiqueta "Lecturas".

    ResponderEliminar

Lo + seguido