domingo, abril 01, 2012

Realizado con aprovechamiento.

El título de esta entrada lo he sacado del cuadro de mi Certificado de aptitud pedagógica (CAP) que tengo frente a mí. Voy a ponerme a escribir sin tener nada especial que contar a ver que me sale en un aproximadamente una hora. Si quiero seguir escribiendo esto no puedo limitarme a hacer listas, opinar sobre pelis o libros y no mojarme en mis miserias personales y del día a día.

Actualicemos mi situación de abril 2012: A día de hoy tengo 33 años. Sigo viviendo en el hogar familiar y de momento no tiene pinta de que esta situación vaya a cambiar. desearía poder hacerlo, mas aunque a efectos de las listas del INEM no soy un desempleado mi ocupación de cuatro horas semanales y mi rídiculo sueldo apenas me dan para pagar el abono transportes, las facturas de teléfono móvil y el pago mensual del dentista. El resto de gastos tengo que sufragarlos de mis ahorros y algunos chanchullos de "perro judío". Llevo varios meses buscando trabajos de todos los pelajes. En los últimos cuatro meses solo tuve una entrevista de trabajo para un curro de teleoperata a media jornada. Eramos ocho personas, todas con nuestras respectivas licenciaturas, para un trabajo de dos meses con casi un mes adicional de formación retribuida con símbolicos cinco euros por día. Lamentable, pero la cosa está así.

Mientras tanto ocupo mi tiempo a preparar por segunda vez (sacando fuerzas de la nada absoluta) las oposiciones a profesor de secundaria. Este año mi especialidad parece que no va a convocarse en Madrid y he tenido que irme a la convocatoria que se presentó, en Andalucía. Un lugar que me repele enormemente y es objeto de la mayoría de mis prejuicios. A mi modo de ver es el centro neurálgico de la "meridionalidad" patria. Entendiendo este término en sus acepciones más negativas. Aún así, si finalmente no me 'boicoteo' a mi mismo y con un par de sacos de fortuna me toca la lotería rascando un puesto interino o similar... me iría ciego de ilusión a cualquier provincia andaluza para trabajar y pasando una serie de años intentando desentreñar qué es lo que dice la gente. Igualmente seguiré buscándome las habichuelas donde sea... No voy a extenderme más en este tono plañidero. Los demás ámbitos de la existencia (lo social, lo psicológico, lo sentimiental...) no tienen una pinta mucho mejor que lo laboral. Pero ante todo creo necesario aclarar que considero bastante claro que tengo ni más ni menos que lo que merezco.

Como es inviable estudiar en casa últimamente paso las mañanas recorriendo distintas biblitecas (me ayuda a concentrarme cambiar de lugar), principalmente la de mi municipio (a tiro de piedra del hogar) y las de la ciudad Universitaria de Madrid; estas últimas me pillan bastante retiradas pero irme a donde Jesucristo perdió las alpargatas hace que me obligue a pasar ún número de considerable de horas. Al lado de casa no aguanto tanto tiempo, me marcho a comer y no me cunde igual. El hecho es que mis ocupaciones de estudiante 'yayo' me otorga la ocasión de hacer de voyeur/cotilla de las nuevas generaciones. En general me recreo escuchando opiniones lerdas -propias de la juventud veinteañera- sobre temas sobre los que demuestran no tener la más mínima idea y vislumbrar el desparrame de geíseres de lo que yo denomino chonismo con estudios. Eso me resulta divertido y ameniza la horripilante soledad del estudio. Pero lo que más me fascina son las bibliotecas de nueva construcción, como la que hay en mi antigua facultad. Espacios amplios con grandes ventanales y estupenda iluminación natural. Muchos puestos de estudio desocupados en épocas en que no hay exámenes. Varios puestos de ordenador con acceso a internet. Impresionantes filas de estanterias donde no hay un solo libro a la vista. Aunque lo que más me impresiona de todo es la inclusión en el espacio de la biblioteca de toda una gama de sofás y tumbonas destinadas a la lectura y donde todos los días encuentras gente durmiendo una siesta. ¡Absolutamente genial!

Bueno... no sigo con más. Una entrada sin objeto llega a su fin. Para concluir una reflexión: pregúntate por qué has leído esto hasta el final.

1 comentario:

  1. para mi que nos va a tocar irnos a todos a la emigración. Yo cada dia me lo planteo más

    ResponderEliminar

Lo + seguido