lunes, enero 23, 2012

El protocolo Fotomatón

¡Feliz año del dragón a todos!

La vuelta a la escritura del bloj sólo puede ser encarada desde una perspectiva; la de perpetrar tonterías y escribir por escribir. Dentro de esta definición se condensará el 99% de mi “obra”, pero hoy especialmente quiero dar el pistoletazo a la siguiente necedad.

Desde mi más atolondrada adolescencia vengo comprando prácticamente cada mes la revista de información cinematográfica Fotogramas y video (actualmente sustituido por “y DVD”), sé que no es una revista que tenga verdadero predicamento (fusila sin pudor otras publicaciones) ni base crítica real (nunca se habla mal de un estreno y mucho menos del producto nacional); pero para mí ha llegado a ser un hábito comprarla y leerla a lo largo de mes en las sucesivas visitas al trono de cagar –cerca del cual descansan los ejemplares de los meses anteriores-.

De unos años para acá, hay una sección que logra con hipnótica seducción me atrae y repele por igual. Esta sección se denomina Fotomatón y es el vehículo de expresión y propaganda para las jóvenes promesas actorales del cine español. Como ya dejé caer hace un par de entradas, considero que el cine español no es un vergel donde florece el talento año sí, año también; y cuando se intentan publicitar sus beldades se suele hacer un poco el primo. Esta sección en concreto, me fascina por el brutal choque que se produce entre sus intenciones y los resultados que como lector percibo. Es decir, el actor/actriz de nuevo cuño sin duda cree que su carrera va a dispararse como un cohete; el par de proyectos que ha tenido últimamente son los primeros de los muchos que vendrán; él/ella está dispuesto a comerse el mundo y a lo largo del cuestionario sus respuestas rezuman un suerte de optimismo y desbocada ilusión. Sin embargo, cuando yo leo la entrevista, pienso con maldad: - ¡Pobrecico/a que ilusión tiene!, y pensar que seguramente nadie volverá a escuchar su nombre nunca más.-
No nos engañemos, no todos los días surge un actor polifacético y carismático, no todos los meses sale un Juanjo Ballesta o un Jesús Bonilla.
Además de esto, me fascina la pavisosería del cuestionario que mes tras mes auna las preguntas con menor interés posible (siendo siempre las mismas) a las respuestas más tópicas e insustanciales que pueda dar un actor/actriz de veinte años: Respuestas intercambiables (A quien más admiro es a mis padres / De tó se aprende en la vida / Odio a Bush y Aznar con to’as mis fuerzas…) sazonado con esa corrección política de postureo pogre que se estila en el gremio actoral. Para concluir, mencionar que las imágenes que ilustran la entrevista son cuatro fotos del actor/actriz entrevistado en las cuales se dedica a hacer cucamonas y poner caretos que dan fe de su versatilidad. Bueno, no es cuestión de analizar algo tan carente de enjundia, por mucho que me fascine su seguimiento mensual y ya dejé el link por si alguien desea recrearse en dichas entrevistas.

Una de mis ideas para sucesivas entradas a lo largo de este año, es plagiar ese mismo cuestionario del Fotomatón de Fotogramas y retocarlo un poco. Lo que deseo hacer es realizar las mismas preguntas a personas que conozca que no tengan ningún tipo de inquietud artística, adaptando las preguntas destinadas a su inexistente carrera actoral trocándolas por unas propias de su verdadera carrera profesional; ya sea empleado de banca, desempleado, teleoperador, docente, ninja, latin-lover, agente de movilidad, periodista, paseador de perros, dependiente de ultramarinos o lo que sea menester. Y además, si me dan su permiso publicarlas en este inútil espacio de narcisismo personal.

Para que mis allegados más disfuncionales, vayan oliéndose la tostá, dejo un listado básico de las preguntas sin chicha ni limoná que les pretendo formular en breves fechas y de regalo (por primera y seguramente última vez en este bloj) adjunto una suerte de fotomatón con fotos mías realizadas cual quillazo/bakala/pipa de extrarradio en la intimidad de su cuarto de baño. Instántaneas de gran valor artístico (mi dominio del Paint no conoce fin) que demuestran mi versatilidad actoral y que fueron hechas el otro día al afeitarme la barba, dejándome solo bigote, para ver como me quedaba. También me hice fotos con el bigote recortado a lo Hitler, pero me las guardo para otra ocasión.


CUESTIONARIO ESTÁNDAR.

¿Cuándo pensó por primera vez en ser actor/actriz?
¿Cuándo vio que lo había conseguido?
¿A quién admiraba de pequeña/o?
¿A quién admira ahora?
¿Qué necesita?
¿Qué le sobra?
¿Qué es lo mejor (o peor) que ha aprendido de una pareja?
Aprendí mucho de...
No me enseñó nada:
Pensé en tirar la toalla cuando...
Un acierto:
Un fallo:
Un horror:
Querría conocer:
No querría conocer:


y ahora el posado:


¡Lástima de no haber tenido un parche!

1 comentario:

  1. yo siempre he dicho que una de mis mayores ilusiones es ver a Patri en uno de estos

    ResponderEliminar

Lo + seguido