lunes, noviembre 23, 2009

Como tocar algo cálido y lleno de pelusa.

Después de comer estaba que me llevaban los demonios del hastío. Antes que quitarme el chándal de estar por casa y encaminar mis pasos hacia la calle con dirección a mis 5 horas de academia. Hoy especialmente insufribles (¿Alguien recuerda las inmortales obras de Alfonso X o ‘El Conde Lucanor’?). La pereza se multiplicaba pues mi estado podía resumirse con la idea de querer licuarme y desaparecer bajo un sumidero. A pesar de todo pensé en mi status vital, saqué fuerzas de flaqueza y salí de casa. Eché en la bolsa algo de lectura para leer en el metro y la elección que tomé determinó mi momento favorito del día de hoy.

La lectura elegida era un tomo de los comics clásicos de ‘La guerra de las Galaxias’ que había cogido prestado de la biblioteca. En cuya introducción algún ‘pieza’ decidia definir el concepto ‘nostalgía’ el absurdo título de esta entrada. Para cualquiera, el único interés de estos tebellos es que son originarios de la época en que sólo había UNA película y hacían lo que querían con los personajes por ridículo y desatinado que parezca ahora. Francamente malos, por cierto. Pues bien, sentado en el metro hojeaba las páginas con desgana mientras realmente escuchaba la conversación de unas ‘Vanes’ adolescentes poniendo a sus novios (y a los de las demás, claro) a caer de un burro, cuando en la segunda parada veo que se dirige a mí un chico de 17-18 años. Nada podía augurar cuales eran sus intenciones y ni en un millón de años podía imaginar lo que me preguntó en pleno año 2009:

- Oye ¿Sabes si es verdad que van a hacer otras tres películas?.

¿Pero qué…? ¿Había viajado p’atrás en el tiempo a 1990 en la era previa a Internet y al acceso indiscriminado de toda información inútil, para que una persona con toda su ilusión, abordase a un desconocido para preguntar semejante cosa? ¿Y por qué debía saber yo la respuesta? Perplejo no se me ocurrió nada mejor que contestar con mi mejor tono de aquiescencia que:

- No hagas caso, llevan veintipico años con lo mismo… -

¡Toma ya! sin despeinarme. Entonces el chico que ya salía por la puerta señaló el tebeo que yo sostenía y se justificaba de un modo que me sigue pareciendo a partes iguales fascinante y enigmático:

- Es que en casa somos muy de comics Marvel y tal…

Ojala el destino me vuelva a cruzar con él. ¡Qué bien sienta la empatía condescendediente!

4 comentarios:

  1. Lo que pasa es que el Metro de Madrid, además de volar, da mucho juego. Yo me encontré a un tipo del colegio que a las 08.00 AM exigía arrepentimiento al concurrido andén porque se avecinaba el fin del mundo. Cosas de las drogas, me explicaron más tarde.

    ResponderEliminar
  2. Es un momento raro cuando vas con un tebeo en el metro y alguien se acerca decirte que el tambien los lee, como si fuese una especie de club secreto o algo.

    Por cierto que esos tomos me los dejo Miguel y me parecieron infumables

    ResponderEliminar
  3. Hola Pablo,
    Supongo que un comentario en tu blog no es la forma más adecuada de mandarte un saludo, pero he recordado que lo tenías y se me ha ocurrido meterme para saber algo de tu vida.
    Bueno, todavía no te he dicho quién soy, así que: ¡¡Clarita!! Hace ya muchos años que no sabes de mí, pero después de leer algunas entradas de tu blog me ha parecido interesante darte algunos datos de mi vida que creo que tenemos en común.
    En primer lugar, vivo en Alicante con Eloy. Ya llevamos tres años aquí de alquiler y la verdad es que estamos muy bien. Vamos a Aspe una vez a la semana (o menos) pero no olvidamos nuestras raíces pueblerinas. Hasta aquí nada que pueda resultar novedoso.
    En segundo lugar, mi profesión. Puede que resulte extraño, pues jamás había sentido interés por esa especialidad, pero la vida te lleva por caminos que no te esperas. Así que ahora soy profesora de Lengua castellana y literatura. Hace dos años me presenté a las oposiciones porque la tía de Eloy me pasó los apuntes y me animó. Yo, por probar, me presenté con siete temas (los de literatura medieval) y una programación que llevaba muy bien preparada. Evidentemente, no me salió ningún tema, pero le eché morro y fui a la parte de la programación. Gracias a esa parte aprobé, pero sin méritos me quedé de interina. El año pasado me volví a presentar pero suspendí, así que aquí estoy un año más preparándome las opos para este año. Lo bueno es que ya estoy trabajando. Empecé el año pasado haciendo sustituciones y en septiembre cogí vacante en Alicante mismo. Así que este año a ver si hay suerte y ya está.
    Todo esto te lo cuento por si necesitas apoyo en este tema, porque sé lo duro que es y también, por si quieres algo de material que siempre viene bien.
    Un beso
    Clara

    ResponderEliminar
  4. Clarita, si vuelves a ver esto mándame un mail anda pablo.gamo@gmail.com

    ResponderEliminar

Lo + seguido