domingo, junio 15, 2008

La gran contingencia.

En cierto modo quisiera convencerme de que mi vida es un absoluto fracaso y un desastre, que hay una forma adecuada de hacer las cosas y yo he conseguido echarlo todo a perder. Así es como me siento.

Richard Ford.

Mi estado de ánimo es un fiel reflejo de lo que reza esta cita. El próximo viernes tengo las dos primeras pruebas de mi examen de oposición. Sinceramente sé que voy a acercarme a mirar las musarañas, no poseo ninguna esperanza de que suene la flauta y surja de la nada el milagro, simplemente no voy preparado. Aunque debiera estar tranquilo y relajado, no dejo de pensar en cómo he malgastado el tiempo y lo poquísimo que he trabajado. A estas alturas lo que hago sirve de muy poco, no retengo nada de lo que estudio y me agobio más. Debería tener una actitud franca y positiva mirando hacia el futuro, en lugar de amargarme, pero es que yo no soy así.

Por otra parte, ayer me enteré de que mi situación familiar cambia a algo más positivo (o eso creo). Seguiremos informando...

3 comentarios:

  1. No tengo ni idea de tu situación familiar, ni de qué van tus oposiciones, ni ná, pero te diré que hace unos años me dio por preparar unas (a bibliotecario) para dejar mi curro, y al final lo que dejé fueron las oposiciones, pero la sensación que saqué de los exámenes es que HAY QUE PRESENTARSE. Las flautas suenan...
    ¡¡¡Suerte!!!

    ResponderEliminar
  2. Amic La Semana Fantástica Mis oposiciones son a profe de Lengua y Literatura en la fascinante enseñanza secundaria obligatoria. Y aunque todo el mundo me dice lo de que se puede aprobar con suerte, yo quisiera pensar que vivimos en un mundo bueno y justo y en estas cosas se deberia triunfar con el fruto del verdadero esfuerzo. Lo sé, soy un pardillo que no concibe el mundo tal como es.

    un saludo

    ResponderEliminar
  3. hombre, no me hagas sentir mal ahora... jajaja.

    que suene la flauta a la altura de tus conocimientos, que no serán tan bajos, hombreeeeee

    ResponderEliminar

Lo + seguido