domingo, mayo 25, 2008

Karate a muerte en el puente de los franceses.

Mi primer recuerdo de la niñez sobre el mundo de las artes marciales es cuando mis progenitores nos llevaron a mi hermano y a mí a ver 'El último dragón’ de Bruce Lee a un cine de verano en una urbanización de Torrevieja. Esto desembocó en una suerte de obsesión que llevaría a mi hermano J. en pasarse todo el día a jugar a los karatekas y currarme con golpes de la muerte a la mínima ocasión. El interés de my brotha’ por las macarradas de kung-fú tendría sus altibajos pero siempre estuvo latente. Años más tarde en la preadolescencia con un rústico dominio de las tareas básicas de pre-tecnología y en uno de los momentos más vergonzantes que le recuerdo, llegó a fabricarse sus propios nunchakus con el fin de poder hacer cosas como estas, pero estuvo más cerca de darse cienes de golpes a sí mismo y a mí, que por alguna razón del destino me tocaba ser su malvado rival.

Lejos de retrotraerme al pasado mojando una magdalena en el café con leche con el único fin de recrearme mórbidamente en la añoranza, os he contado estos fragmentos del pasado para introducir mis modestas impresiones sobre el acontecimiento al que gracias al chivatazo/invitación de V.(quién era participante activa), acudí ayer:
El Campeonato de España de Wushu.

Lo cierto es que sólo puede acercarme un rato y no pude verlo en su totalidad pues me acuciaba un compromiso anterior con G., pero con lo que vi pude saciar mi enorme curiosidad por este fenómeno. El poder ver una versión de Kill Bill castizo, me resultaba demasiado atrayente como para siquiera plantear perdérmelo. Para empezar con la descripción diré que me encontraba ante una de las mayores concentraciones de adultos disfuncionales(*) que he presenciado, recordemos que he asistido a pre-estrenos de Star Wars, a varias convenciones de comics y eventos de similar enjundia. Antes de continuar declararé mi enorme simpatía hacia estos deportistas que no hacen más que cumplir con su afición.


El lugar era un pabellón de Centro Superior de Deportes en lo más recóndito de la Ciudad Universitaria(es decir, a tomar por saco, un poco más allá!), la disposición del espacio se planteaba dividido en tres ‘tatamis’ donde se sucedían las competencias de las indescifrables modalidades, para que como si de un circo de tres pistas se tratase, el público asistente no tuviera momento para el tedio o descanso. En mi opinión lo mejor era la total falta de comprensión hacia lo que veía, me fascinaba sin entender nada. Todo lo que se me presentaba os lo podría resumir si pensaseis en la parte final de la película 'Karate Kid' y os la imaginaseis dirigida como un Dogma 95, o sea añadiendo todos los momentos intrascendentes y anticlimáticos que ocultan al observador menos atento toda la trepidación y el dramatismo existente.


Lo que vi, fue a docenas de personas vestidas con coloristas pijamas ninjas de raso o seda, que realizaban complejas coreografías de piruetas, aspavientos, posturitas y toda suerte de cabriolas rematadas con teatrales y aparatosos chillidos (los cuales me gustaría saber si tienen alguna función de cara a los jueces o si sólo son para fardar más). También me impresionó el hecho de que el público estuviese en armonía con el show. Por un lado el estupor generalizado de todos los portadores de videocámaras que se habían quedado con las baterías vacías, pues me pongo en su piel y era difícil no intentar atesorar todas las imágenes posibles para la posteridad. Por otro lado me encantó una muchacha andaluza con un pijama ninja rosa que vino tras haber competido a quejarse amargamente de cómo los jueces le habían robado miserablemente alguna de las medallas. pfffffff


Lástima que me tuviese que ir pronto, pues la mayoría de lo que vi fueron (Taolu) rutinas sin armas, y cuando llegó mi hora de partir empezaban las rutinas con espadas que se lanzaban por el aire multiplicando las posibilidades de ver a alguien sacarse un ojo o tajarse un dedo, pero bueno el año próximo si me vuelven a avisar seguro que me quedo para ver todo lo que sean combates (Sanda).

Me despido hasta la próxima con otro video: Calentamiento de ¿Jianshu? Dew.

3 comentarios:

  1. (*)Empleo el término 'disfuncional' que quiza resulte demasiado peyorativo, porque he decidido evitar constantemente la palabra 'friqui' pues creo que está demasiado manida y ha perdido toda su fuerza expresiva y significado.

    ResponderEliminar
  2. Parto de la idea de que en esta vida hay que ser un poco friki,cada cual con su tema y yo con el wushu...pues si te perdiste lo mejor y para darte mas envidia si cabe te dire que siempre hay algun corte, caida etc y este año no fue la excepción..(nuestro fiel publico lo sabe, de ahi lo de las camaras de video a tutiplen).Te dejo los trailers de una futura peli titulada"Wushu" para que sigas aprendiendo del mundillo ninja.
    http://es.youtube.com/watch?v=50GWQuX3mWY
    http://es.youtube.com/watch?v=qn6ysSpjXhc
    V.B

    ResponderEliminar
  3. Dios qué ganas de verla!!

    Si a alguién no le apetece ver esto, es que no tiene alma!

    ResponderEliminar

Lo + seguido