sábado, abril 05, 2008

Cortando cachos de carne ajena.

"El sarcasmo (del latín sarcasmus) palabra la cual, procede del Griego sarkasmo, de sarkazein (morder los labios, de sarx/sark-, carne, la composición literalmente significaría "cortar un cacho de carne [de la persona elegida]".

El sarcasmo es proverbialmente descrito como "la manera más baja del humor pero la más alta manera de ingenio". Es una burla malintencionada y descaradamente disfrazada, ironía mordaz y cruel con que se ofende o maltrata a alguien o algo. El término también se refiere a la figura retórica que consiste en emplear esta especie de ironía. El sarcasmo es una crítica indirecta pero la mayoría de las veces, evidente."

Cíclicamente alguien que suele ser relativamente nuevo en mi entorno (y aún está asimilándome) me comenta que es muy difícil averiguar cuando estoy hablando en serio o cuando estoy bromeando. Siempre respondo igual: - No te líes, jamás hablo en serio. ¿O recuerdas alguna vez que hayamos hablado en serio?

Esto que puede que no sea más que una exageración y una suerte de jactancia, pero lo cierto es que describe a grandes rasgos mi forma de enfrentarme al mundo y de socializar. Podéis llamarlo ironía, sarcasmo, humor, mentir, vacilar, autoengaño o equis; lo cierto es que yo siempre lo he entendido (me he entendido) como un uso cuanto menos poco sutil y obvio de mecanismos de defensa particular. También creo que éste proceder termina mostrándome e iluminando tanto o más, los rasgos de mi personalidad que aquellos que quisiera ocultar.

Por otro lado y esto es lo que verdaderamente me deja perplejo es saber por qué cualquiera mínimamente avispado que haya cruzado dos palabras conmigo, tenga la necesidad de resolver la duda sobre si estoy hablando en serio o no. ¿De veras hay algún tema del que necesites hablar en serio y además conmigo? En estas ocasiones creo que vivo en otro mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo + seguido