lunes, enero 28, 2008

The inches we need are everywhere around us.

Llegan momentos en la vida de todo el mundo, en que hay que afrontar la acuciante dificultad de sanear tus círculos sociales y conocer gente nueva, las opciones son complicadas uno ha dejado de estudiar, no cambia de trabajo cada cuarto de hora y sólo queda apuntarse a algún cursillo CCC de guitarra o ligar en bares o por internet. Francamente, se presenta un panorama desolador para aquellos que aún necesitamos del refrescante aroma de la carne fresca en la interacción social. Por causas inexplicables para mí, debido a mis múltiples taras mentales, suelo tener la capacidad de sociabilizar con ciertafacilidad allá donde voy (¡y que se mantenga!). Este findesemaneo he hecho algo que me flipa y es irme de viaje con tres absolutos desconocidos (de hola, de adios y de un par de cañas), agradables personas de mi trabajo y muy diferentes a mí, que por circunstancias de la vida teníamos este lunes como festivo laboral. Esta coincidencia en forma de puente vacacional, llevó a alguno de ellos a embarcarse en un absurdo viaje a un destino igualmente inexplicable al que me apunté en cuanto oí su 'secreta' preparación. Ese destino era una insulsa ciudad europea de la que nada remarcable puede mencionarse pero que posee un aeropuerto explotado por una de las múltiples compañias aéreas de bajo coste (pensad cualquier ciudad que no os llame para nada la atención) cuyo gracejo principal era que nos salía por dos duros. Un punto de destino con poco más que ofrecer en estas épocas del año más que un frío polar. Al final, la conclusión que saco es que si bien podría haber fenecido sin pisar esas tierras (y puedo poner la mano en el fuego garantizando que no volveré) me alegro enormemente de haberme metido en este invento. Ojala este tipo de ocasiones y experiencias sigan apareciendo en mi vida y siga siendo capaz de apuntarme a un bombardeo.


EL MAPA DE LOS LUGARES QUE OBJETIVAMENTE NUNCA HABRÍA QUERIDO CONOCER.

Para terminar os remito a unas imagines que en cualquier momento puedo emplear como subidón de vitalismo.


PACINO DESENCADENADO.

1 comentario:

  1. Recordando como haces amigos en Lavapiés, me creo tu capacidad social. Algo me dice que debes ser de fácil convivencia.
    Yo nunca he ido de viaje con personas de sólo Hola y adiós, pero sí que me ha pasado que un solo hola ha dado paso a una gran amistad.
    ¿Qué tal por... ¿Bruselas?

    ResponderEliminar

Lo + seguido