lunes, septiembre 03, 2007

Las Leyes de Mendel.

Una de las pocas cosas que recuerdo de mi formación escolar en cuanto a los contenidos que recibí es cómo entendí en ese momento las explicaciones de las Leyes de Mendel. De las que aprendí para el futuro palabras chulas como heterocigoto, gameto o fenotipo, lo que verdaderamente a mí yo infantil le preocupaba era lo injusto que era que una vez entraba en tu vida (genética) un puñetero guisante verde, ya no había vuelta atrás. Quedando excluido para siempre de los molones guisantes amarillos (la élite del mundo guisantil). Así que intentaban enseñarme genética y yo sacaba conclusiones sobre la lucha de clases, en fin ¡qué puto desastre!


Anteayer sonó en mi hogar familiar el teléfono a una intempestiva hora de la mañana. Preguntaban por mi progenitor que estaba dormido como un tronco. Se trataba de un lejano familiar, con la incomoda tarea de avisar del fallecimiento de una tía de mi progenitor, que por el comentario de mi padre - ¿Pero no vivía en Irún? – dudo muchísimo que supiese de quién estaban hablando. En el transcurso de esta conversación telefónica pude contrastar una vez más las diferencias entre mis progenitores. Mientras que mi progenitor escuchaba los detalles pensaba como escaquearse y pasar la mañana yendo a jugar al golf como era su plan original, mi progenitora ya estaría pensando el camino a seguir hasta el tanatorio. Otra diferencia es cuando el familiar al otro lado del teléfono pregunto a mi padre por sus hijos (que seguro ni nos conocía) mi padre dio la información mínima imprescindible con la frase: - El mayor ha hecho ya su vida y el pequeño (moi) aún esta con nosotros. – Mientras mi progenitor ni siquiera daba nuestros nombres de pila a un extraño, mi madre no sólo habría contado nuestras vidas con profusión hasta los más nimios detalles sino que se habría interesado por los allegados del mismo extraño. Y así todo. Obvia decir que bajo mi perspectiva me siento más ligado al modo de proceder de mi progenitor por muy rancio y reservado que llegue a ser. A pesar de que haga cosas igualmente detestables como hablar con otros hombres adultos empleando la muletilla: - Macho, no veas... - para casi para cualquier inicio de conversación. Como sucedía con los guisantes la desgracia y la injusticia se ha cebado con mi mapa genético(o la educación afectiva o lo que sea…) quedándome con lo peor de cada casa: Neurasténico, extrovertido y asocial.

A plus!

6 comentarios:

  1. Como he tenido problemas con mi pc y gmail quizá deba publicar varias entradas a la vez (como hago hoy)y al menos respetare la fechas de composición aunque las cuelgue mucho despues.

    Salutes

    ResponderEliminar
  2. joder, lo de asocial y extrovertido es muy raro de juntar genéticamente hablando...
    tu progenitor es un crack, por otro lado.
    Wellcome back!!!!

    ResponderEliminar
  3. Lo que mola de los parientes cercanos es que tengan esas pequeñas cosas que les hacen especiales, que si a tu padre le da por ser San Jose en noche buena,que si tu abuela de 86 años te pide un movil para su cumple...en fin esas pequeñas cosas que te hacen sentir orgulloso de que te tocara ser parte de ese guisante que toda tu familia lleva dentro.
    Por cierto me parece lo más de lo más que hayas puesto un link para que podamos deleitarnos con las dichosas leyes PPfffff!.
    V.B

    ResponderEliminar
  4. Jei.

    Amiga leila: por supuesto que se pueden ser cosas opuestas a la vez (e incluso contradictorias diaría yo). En este caso mío personal ser extrovertido de puertas a fuera (al modo meridional/andaluz de pura superficialidad) casa perfectamente con tener recónditos impulsos de carácter asocial, siendo un rancio ajeno a encajar de lleno en toda socialización. O sea, seis uno y media docena de otro, pero siempre en ambos extremos. Nada de medias tintas.
    Por otro lado mi progenitor, probablemente si sea un crack, ahora solo falta que le de por hablar más y soltar todo el caviar que tiene guardado.


    Admirada motera/ninja/furgolista/etc… doña V.B.. Creo que comparar las pequeñas excentricidades de su familia con la mía es cuanto menos tope injusto para los míos. Aún así tiene razón, no me puedo quejar.
    Me alegra que le mole lo del link recordatorio. Últimamente siento una inexplicable pulsión para adoctrinar y educar a mis semejantes sin duda para hacer un mundo mejor. Estoy seguro que de aquí a una semana (casualmente) se me van a pasar todas estas tonterías.

    Gracias a ambas por sus amables comentarios qe tanta ilusión me causan.

    ResponderEliminar
  5. Quiero decir tambien las flores CONTRADICTORIO: rojas(gen dominante) blanca(gen rescesivo)dos rojos entonces porque dan blancas si recesivo y recesivo es recesivo como da una BLANCA q estupides No entiendo nada la primera ley contradice la segunda y la tercera

    ResponderEliminar
  6. perdon resecivo no Dominante + Dominante= dominante

    ResponderEliminar

Lo + seguido