lunes, febrero 05, 2007

Me desdigo (provisional)

Contra todo pronóstico me desdigo y vuelvo (aunque me temo que solo será una vuelta circunstancial y fugaz), quizá sea debido a que estaba delante del ordenador dando forma a la soporífera labor de dar forma a mi memoria de las prácticas del C A P. Es por eso también que aprovecho que el Pisuerga pasa por Valladolid para regodearme en mi debilidad de carácter y me permito un lapsus para escribir un par de entradas. No porque deba matar el gusanillo del bloj, lo cierto es que recicle mis inquietudes y continué escribiendo en otro soporte. Y al igual que el mundo del bloj un subgénero a reivindicar, en este caso el fastuoso mundo del diario quinceañeril. Un lugar donde plasmar mis inquietudes y deseos más vergonzantes, todo con su candado y llave escondida en lugar seguro. Pero esta ocupación tiene un abismal inconveniente en comparación con mi añejo bloj; el exhibicionismo. Aunado a la bendita inmediatez de que me lea cualquier desconocido y aproveche para opinar/elogiar/poner_a_parir sea pertinente o no. Soy débil.



Para que esta no sea una entrada únicamente de deleznable justificación aprovecharé para comentar una de las pocas alegrías autenticas que he tenido en este periodo de absentismo. Me congratula reconocer que la sospecha se hace realidad y me encuentro con que al final he encontrado una vocación profesional verdadera. La enseñanza. Las prácticas (mencionadas arriba) como profe de Lengua y literatura realizadas en el último mes, me han puesto en contacto con los adolescentes de un instituto público de extrarradio y me he dado cuenta que es un mundo al que quiero pertenecer de pleno derecho y no por unas cortas e insuficientes prácticas. Para explicarlo no se me ocurre mejor ejemplo que decir que no se me ocurre ocupación que una donde puedas exigir a un grupo de adolescentes de un día para otro te escriban unas redacciones con las temáticas más peregrinas para que te cuenten sus cosas y al día siguiente poder llevarte un montoncito de folios repletitos de caviar para disfrutarlos en el hogar. No me amedrentan las palizas que seguramente sufriría por parte de los alumnos o de parte de los comprensivos padres que vengan a quejarse de mi hipotética labor vestidos de raperos, las navajas en la yugular a diario, etcétera… me parecen alicientes que dotan del romanticismo más puro toda esta entelequia.



Cualquiera de las listas de curros soñados que se os ocurran palidecen ante las múltiples ventajas de este, porque hasta el interesante mundo de los RRHH y preparar entrevistas de trabajo y tener a adultos sumisos y predispuestos de los que descojonarte con total impunidad, empujándoles a hacer el pariolo non stop con juegos de rol, debates chorras, entre mil ideas repletas de sadismo que me vienen a la cabeza… me parece poca cosa. En fin, concluyendo nada se puede comparar al potencial de un adolescente en su habitat natural. En resumen estas y otras razones me empujan a opositar a profesor de secundaria. Tardaré veinte años, pero lo conseguiré! Por lo demás poco que comentar, sigo un poco más feo, viejo, gordo, aburrido y resentido. Pues como siempre...

1 comentario:

Lo + seguido