miércoles, septiembre 27, 2006

Todo por un sueño

Ayer por la tarde me plantaba en esa suerte de experiencia vital que todos deberíamos pasar en alguna ocasión que es acudir a un casting. Cierto es que con la sobra de la treintena acechando, al menos yo noto su aliento constantemente tras de mí, ya cumplo los requisitos cronológicos mínimos para formar parte del reparto de una serie juvenil situada en un instituto. Viendo como cada vez que gesticulo, cienes de arrugas se forman alrededor de los ojos hasta Jason Priestley se comería los puños de envidia ante la insultante juventud que esto trasluciría ante una cámara de tv. Al menos un día antes, mintiendo como un bellaco para causar envidia o perplejidad al explicar con los que me cruzaba, contaba que el casting a que iba era para un revival de ‘Al salir de clase: edición definitiva’ para papel de jovencito-galán. Aunque la realidad es que fui convocado nuevamente en mi vida para el casting de un concurso. En esta ocasión para el programa de Metro a Metro de telemadrid.


Como en todos los castings de concursos a los que he acudido con anterioridad (es decir uno), inmediatamente de conocer la noticia procedí a llamar a mi representante-madrevirtualdelartista Cho. para que me acompañase y también llame a V.B. por si le apetecía venir como guardaespaldas. Pero al día siguiente a la hora de la verdad, Cho. falto una vez más a su palabra, al parecer tenia otros compromisos ineludibles como el haberse quedado sobado y que tenía que ir a poner un chip a su Playstation para poder hacer usufructo de juegos pirateaos. Sin embargo V.B. no falló y estaba puntual en el lugar de reunión. Aunque sus siniestras intenciones se revelaran en un par de párrafos, es importante mencionar que ella acudió a la cita sin saber de que era el casting y cuando se le dijo reconoció sin sonrojo o saber de que concurso se trataba, ni cual era su naturaleza.


En cuanto entramos a la recepción de la productora, la muchacha del casting me preguntó mi nombre y me busco en su lista. En ese momento V.B. salio de su discreto segundo plano y preguntó con fingida inocencia si ella podría hacer también la prueba. La chica aceptó y desde ese momento supe que la viboresca V.B. con los atenuantes de no saber donde estaba, para que era y su comportamiento sumamente trepa iba pasar con toda seguridad la prueba y pronto la veríamos en un plató de televisión intentando llevarse la pasta.


A pesar de haber traído yo mismo a mi rival mas peligroso, nos juntaron a los aspirantes en una sala de espera donde rellenábamos u formulario con preguntas vitales como ¿Cuántas veces coges el metro al día y qué líneas? ¿Cuál es tu película favorita? Yo rellene mi formulario con respuestas que rezumaban disfuncionalidad diciendo por ejemplo que mi parada de metro más usada era Ventura Rodríguez (donde jamás he visto a nadie apearse) y todo por el estilo. También aproveche con mal disimulada discreción a cotillear en busca de caviar lo que las chicas de mis flancos rellenaban. Me impactó que a chica de la izquierda pusiese que quería ser actriz, que hacia teatro en un centro cultural de extrarradio y confirmando su profesión en la pregunta sobre que prensa lees habitualmente al listar los cuatrocientos periódicos gratuitos que se reparten por Madrid. Por desgracia el pudor de ser pillando in fraganti me impidió cotillear más.


Allí iban llamando uno por uno para hacer una simulación del concurso. Una opción que me pareció un chasco pues para mi la principal razón para acudir a este tipo de pruebas no es conseguir ser elegido, si no ver qué hacen mis rivales en la prueba y disfrutar como un enano en los momentos en que la van cagando. En este punto V.B volvió a jugar sus cartas, poniendo sobre el tapete su mefistofélico plan de antes muerta que pasar inadvertida. Con todo el morro dijo que tenía mucha prisa porque tenía que ir a recoger su coche del taller o noseque historia ficticia. La muchacha del casting preguntó a los demás si les importaba dejarla pasar primero y la gente con educación accedió. Con una pérfida sonrisa de satisfacción ‘V.B. se levantó pasando la primera.


Desde ese instante yo me dedique a departir con el resto de candidatos sobre sus experiencias en casting de concursos y descubrí que yo era el más experimentado al haber acudido a la prueba de ‘El rival más débil’ unos años atrás. Por un lado estaba una señora que reconoció que ella había llamado para concursar en un programa que se llamaba ‘El tramposo’ aunque que le explicaron que dicho programa había sido retirado de la programación por baja audiencia y por tanto a ella la habían reciclado para este. Todos los presentes reconocimos que no solo habíamos visto el concurso al que se refería sino que además ni siquiera habíamos oído hablar del mismo. Por oro lado había un tipo taciturno que rellenaba el crucigrama de un periódico gratuito que se encontraba en la mesa y por otro lado había una pareja joven, de la que el chico me explicó que para ese concurso hay que conocerse bien el metro. Yo le dije que ya nos tocaría empollar si nos elegían. Pero él argumento que no iba a ser necesario porque él se lo conocía como la palma de su mano ya que por su trabajo de albañil, cada día tenia que ir a una estación distinta dependiendo de donde estuviese situada la obra. Un argumento que me pareció irreprochable.



Después de socializar un rato con desconocidos, llego mi turno, pase a un sala donde dos muchachas a las que envidiaba con inquina por su trabajo. Si hay un curro del que creo fuese imposible que pudiera aburrirme jamás este es el de entrevistador de recursos humanos para entrevistas de empleos o la variante de encargado de casting. Procedieron a hacerme una foto y hacerme unas preguntas de culturilla general a imagen y semejanza de las que se dan en el concurso. Si yo me hubiese visto en el brete de tener a quince personas a mi disposición para valorar sus características para un concurso de preguntas me dedicaría a hacerles cantar a capella los mejores éxitos de kissefeeme, por contra si fuese un casting para Operación triunfo les haría preguntas de cultura general sobre los símbolos químicos de la tabla de los elementos o cronología de guerras europeas de odas las épocas y todas esas cosas de las que no tengo ni pajolera idea. Respecto a mi prueba creo que salio bien y las preguntas eran bastante sencillitas, ahora a esperar ver si me llaman y salto definitivamente al estrellato.


Mañana más

1 comentario:

  1. Apasionante documento descriptivo para quienes no hemos tenido la ocasión de conocer ni de lejos los entresijos de un concurso de televisión. Le deseo que tenga suerte y que sea elegido para que nos deje constancia escrita del evento en su máxima expresión: el concurso en sí. Y más para mí, que por unbicación geográfica, no tengo ni idea de que consurso se trata...

    ResponderEliminar

Lo + seguido