miércoles, julio 19, 2006

Esa gélida mirada de zorra...

"Veremos cuanto tiempo permanece arriba. A ver si compite en dos Juegos más como he hecho yo. Mejor, escriba que es una gran campeona y que tiene un gran futuro"

Svletana Khorkina rezumando veneno tras que por una discutible decisión de los jueces, la niñata buenrrollista de Carley Patterson le guindase el oro de la competición individual de gimnasia en los ultimos JJOO.

Es hora de cambiar de rubia. Aunque la Rosenvinge me sigue pareciendo una imagen guay, siento la necesidad de renovar esto de algún modo. Tras sopesar la habitual lista de candidatas a musa de mis paranoias me he decantado por uno de mis mitos personales. La gimnasta rusa Svletana Khorkina. De inconfundible perfil entre los aficionados a las citas olímpicas y en especial a los deportes minoritarios que comenta Paloma del Rio. Imposible era no sentirse intimidada por esa muchacha que con constante gesto de mala ostia miraba con total desprecio a sus contrincantes de metro y medio, a las que sacaba como poco dos cabezas. Una autentica ganadora nata que a pesar de sus muchos triunfos para mí quedará marcada por el cruel signo de la tragedia, lo cual le hace ganarse todas mis simpatias. Ni Nadia Comaneci, ni Alexei Nemov, ni Urzeica, ni leches... Así que queda elegida unánimemente (solo he votado yo) como portadora de unos valores humanos: la auto superación, la constancia, el rencor, el no saber perder con corrección política, etcétera... valores que obvia decir, me parecen imprescindibles!

IMPRESIONANTE EL GESTO DE CONCENTRACIÓN
Más grandes éxitos, cortesia del bendito Youtube.


Deu.

5 comentarios:

  1. El rencor, digan lo que digan, es uno de los sentimientos más elegantes.

    ResponderEliminar
  2. A mí quién me gustaba era Elena Vitrichenko

    ResponderEliminar
  3. Joe! mo podias haber elegido una imagen mejor.Est@s si que tenian que ganar pasta y no los furgolistas.Los videos impresionantes,esa gente es de otro planeta.
    V.B

    ResponderEliminar
  4. Yo era de Svetlana Boguinskaia, pero Korki siempre me pareció una digna sucesora.

    ResponderEliminar
  5. cuánta dulzura. Como para invitarle un café...

    ResponderEliminar

Lo + seguido