jueves, mayo 25, 2006

¿Primera vez en Lavapies?

Esta semana ha vuelto . de vacaciones a Madrid. Cé. era mi échange de français el año pasado(como ya quedasen regitradas muchas de nuestras hazañas en el pasado de este bloj ) y una persona a la que añado a mi top 3 de personas para salir de juerga sin dudar. Ayer pedí un día libre que me adeudaban en el trabajo solo con el único fin de salr de juerga con ella y Ef.
que apareció con unas rastas que se había hecho unos días antes. Increible pero cierto conozco a alguién que lleva rastas y me cae bien. ¡Vivir para ver! También se nos unió Mi. un chico al que conocide alguna fiesta de erasmus del año pasado.


En fin, nos dipusimos en una terraza del exótico barrio de Lavapiés intentando batir nuestro record de cañas, cuando la típica y espóntanea pelea en la calle entre simpáticos vecinos venidos de África del norte y áfrica central, lanzándose botellas, puñetazos, papeleras y otros bienes de mobiliario urbano... lo que hizo que la camarera nos instase a meternos dentro del local y cerrar dentro con la críptica frase - Esto es lo peor del barrio. - Por suerte este pequeño incidente solo revertiria en nuestro favor, pues una vez dentro del local cerrado conocimos a un parroquiano bastante borracho que se nos acercó para cambiarnos para siempre. Se trataba de un cuarenton que por su vestimenta podría decirse que se había quedado atascado en los ochenta; sus greñas con canas y su chupa vaquera con parches le delataban.


Al vernos y no conocernos, se pensó que eramos un grupo de turistas y decidió romper el hielo con una frase que cada vez que la pienso mas genial me parece: - ¿Primera vez en Lavapiés? - Entonces cuando le confirmamos que no, él se creció, nos confesó que era un veterano del barrio y que llevaba viviendo treinta años en el barrio. A lo que yo le respondí rezumando sacasmo: - ¿Sólo? - y él demostrando su mayor ingenio respondió: - No, con un gato. - pffffff


Despues se retiró para darnos un break para despollarnos de risa, aunque después regreso para mirar como todos por la ventana la llegada de la policia. Y nos hizo fijarnos en lo artistico y delicado que le resultaban las luces azules de las sirenas del coche de policia reflejadas en el ventanal del garito. A continuación nos interrogó sobre que nos parecia Lorca y aunque deberiamos haber preguntado si se referia al cantante o al otro. No sé porqué dimos por sentado que se referia a este último y le preguntmos que obra le gustaba más del granadino. A lo que repondió en un arrebato de pasión: - La tragedia. Lorca es la tragedia. - y señaló de nuevo de nuevo a traves del ventanal a los coches de policia y para concluir y sin venir a cuento apreto su puño con fuerza y mascullo entre dientes: - Cervantes es un fraude. -


Poco después el ejemplar de crack absoluto desapareció y a partir de este instante mis recuerdos son completamente borrosos. Lo siguiente que puedo hilvanar y contar coherentemente es que he amanecido en mi hogar con una alarmante resaca con su correspondiente dolor de cabeza.

Á demain.

3 comentarios:

  1. "No, con un gato". ¡JAJAJA! Joer, hacía tiempo que no me reía tanto. Si me llega a pasar a mí es que no me podría haber aguantado: me hubiera descojonado delante del pobre dipsómano.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que en realidad estos personajes no son humanos, deben venir de otro mundo (no me refiero en plan místico, más bien alienígeno) para que nos demos cuenta de que la vida sin lógica tiene más sentido...

    ResponderEliminar
  3. El que sí es un puto fraude es Lorca.

    ResponderEliminar

Lo + seguido