lunes, abril 17, 2006

Un día en las carreras

Ayer acudí por primera vez al hipódromo de la Zarzuela , para disfrutar de las carreras de caballos. Un espectáculo deportivo que para mí por desconocido y exótico me provocaba una irresistible atracción, como también me sucede ante la idea de acudir a veladas de Boxeo, pressing catch, wushu, gimnasia rítmica, peleas a latigazos, carreras de cuadrigas y un larguísimo etcétera. Pues bien madrugando exageradamente allí nos plantamos pensando que nos íbamos a codear con la jet, veríamos a gente maqueadísima fumando en pipa o tapándose del sol con pamelas y/o peinetas. Pero no era así. Como bien analizo a la salida Cho. lo que mas molaba del hipódromo es que realmente si había taco de gente bien(es decir de pasta) que parecía salida de la Moraleja como también encontrábamos todo tipo de chusma (nuestro nivel) grupos de parejitas sin nada mejor que hacer un domingo por la mañana, padres con legiones de churumbeles berreantes aprovechando que la entrada a menores de 14 era gratis, especialmente reconfortante ver a madres gritonas pegar a sus niños por cambiarse de sitio y decir frases intemporales como – Es que donde vamos tenemos que dar la nota. – escena de maltrato infantil que observamos y convenimos que se trataba de una madre sobervia y no como esas modernas que razonan con sus mocosos pfffffffffff También encontramos a la verdadera élite de expertos en apuestas con sus libretas y los mas característicos de clase con datos vestidos de traje, con prismáticos y con sombreros cordobeses. Es decir como dijo Cho. dando una vez más en el clavo – Eso si que era diversidad y no lo de Lavapies.


En cuanto entramos en el recinto el aroma de choricillos y butifarras de las barbacoas nos hizo saber que ese era un sitio donde se podía ser completamente feliz. Nos dirigimos al bar y empezamos a pergeñar nuestras apuestas, que una vez supimos que el límite mínimo era de dos euros, decidimos apostar en cada una de las cinco carreras. Como buenos pardillos decidimos elegir nuestros caballos/yeguas dependiendo de si nos epataba el nombre del mism@. Así apostamos cantidades nunca superiores de 6 euros por jamelgos tan prometedores como SanIsidro, FemmeFatale, Cocodrila, StormyDay, Karada, Oceanico Yac o Murmullo Wells. Pero según iban avanzando las carreras ibamos viendo como todos ellos eran unos putos paquetes hasta que llegó la cuarta carrera y el devenir de la historia cambió.


Habíamos decidido apostar como unos malditos cobardes siempre jugando a caballo colocado, es decir si quedaba primero, segundo o tercero. Pero en la cuarta carrera Cho. decidió hacerse el listo apostando una gemela inversa, lo que significa que eliges dos caballos y tienes que acertar los que quedan primero y segundo además acertando el orden. Yo hice gala de una templanza y saber estar fuera de lo común eligiendo mi caballo y apostando a lo más fácil. Entonces lo imposible sucedió el caballo de Cho. llegó primero y el mío El Querendon (que domino toda la carrera) llegó segundo, dándose la paradoja que yo me lleve toa la panoja, cubriendo los gastos del día y él a pesar de acertar se fue de vacío por ‘listo’. Es decir una victoria de doble placer.


En resumen me lo pase fetén y a la mínima ocasión estoy dispuesto a repetir experiencia. Unas fotos:


LOS PROFESIONALES


LA AFICIÓN



LOS JAMELGOS



FOTO FINISH REALIZADA POR INUTIL... Tengo otra exactamente igual, Es decir una de antes de que pasasen los Caballos y otra justito después.

6 comentarios:

  1. Vaya envidia, yo, hasta que no pise un hipódromo, tendré asociada la idea de las carreras de caballos a la película 'Atraco Perfecto' de Kubrick, espero que sus ganancias no hayan terminado como las de los protas de dicha peli ;) Yo también estoy esperando a alguien para estrenar un entorno que para mí es igual de exótico: el nuevo-flamante-lujoso Casino, donde tengo entendido que los asiáticos derrochan dinero y propinas que da miedo pensarlo.

    ResponderEliminar
  2. Con esto termino de responder los comentarios de los últimos posts!

    Amic Iván Los casinos también molan, yo solo he estado en uno y ya he cumplí mi sueño de verme llevar la calderilla de las tragaperras en un cubo! Aunque mi imagen dista bastante de ser el ideal en mi mente que son los de las Vegas (a los que alguna vez en mi vida iré antes de fenecer!).

    ResponderEliminar
  3. Don Pablo, no me diga usted esas cosas de Trapi, que es como si me mentara a la madre.

    ResponderEliminar
  4. Creo que no he dicho nada, que no implique desconocimiento o desinterés inicial... no sea drámatico Don Héctor.

    ResponderEliminar
  5. Como mola lo de las carreras de caballos! Además me encantan los nombres que les ponen suenan super bien y super importantes, yo al próximo perro que tenga me molaria llamarlo Murmullo Wells. Seria un chucho canijo, con collar de pinchos, al que gritaría efusivamente murmullo wells sienta!!, en el barrio seria la envidia, lo se.
    Bueno y luego están los tios que van encima del caballo , con los pantalones ceñidos, el culo en pompa todo el tiempo y meneándose sin parar , normal que os lo pasarais feten, así cualquiera se divierte!.
    V.B

    ResponderEliminar
  6. Amiga V.B. la verdad dan ganas de ir a la perrera municipal más cercana sacar de las fauces de la muerte a cualquier txiguagua con moquillo o similar y regalartelo solo con tal de ver esa escena que dejcribes.

    ResponderEliminar

Lo + seguido