sábado, marzo 25, 2006

Busco un lugar en el mundo.

Leonor Watling: Lo malo de hacer de periodista es que no quieres caer en las preguntas de siempre, pero no resulta fácil… ¿Por qué compones en inglés?

Christina Rosenvinge: El español es un idioma muy complejo, con muchas palabras que no debes usar porque no las puedes cantar.

L.W. Cuando escribes, ¿empiezas eligiendo las palabras o la idea que quieres contar?

C.R. Normalmente, primero surge una melodía, para la que busco los fonemas que le van bien. Luego voy con las consonantes y, al final, surgen las palabras. A base de cantar el tema, van apareciendo otras. Y una vez tengo cuatro o cinco palabras que me gustan, de repente pienso ¿de qué están hablando? Y entonces nace la canción. Suena a empezar la casa por el tejado, pero al cantar, el sonido depende tanto de la fonética.


Extraido de la entrevista publicada hoy en Yo Dona(suplemento de Elmundo)



Ayer noche cruzaba Madrid plantándome en Alcorcón donde un amiguete de mi anterior trabajo celebraba su cumpleaños. Yo sabía perfectamente que se trataba del rey del catering, lo que me iba a encontrar y eternamente agradecido allí me planté. El muchacho preparo una merendola en la mesa del salón de su casa con panchitos, fritos, patatas, sangüitxes y mediasnoches de embutidos variados, es decir los clásicos. A lo que se aunaron novedades tales como sepia a la plancha o langostinos cocidos. Rematado por tarta de chocolate y torrijas caseras (combinación mucho mejor que la del helado). Allí me encontré a un par de conocidos laborales y una serie de elementos humanos del todo prometedores que solo puedo calificar como gente ‘maja’. Gente normal y corriente que en reuniones sociales cuenta chistes leídos en mails para romper el hielo o dice cosas como - ‘eso es como en el anuncio’. - O chicos tipicos que reniegan de un disco de LaOrejadeVanGogh solo para confesar sin apice de ironia delante de mi mejor cara de poker que lo que le mola son cosas como Revolver o música más antigua como La Unión o Mecano.


Allí procedí a comportarme como es habitual en estos casos intentando epatar al personal con todo mi repertorio de punkadas y consiguiendo asustar especialmente a dos muchachas que según me entere mucho después el anfitrión las conocía de reuniones de catequistas pfffffffffffff Después fuimos a pasarlo bien en un megacentrocomercial Opción donde había por doquier bares pachangueros de esos donde enrollados muchachos latinos con micrófonos en ristre se suben a plataformas e instan a repetir sus coreografías al personal, donde las niñas forman corros y bailan con sus amigas y donde los chulazos de prietos pantalones blancos y camisas desabotonadas campan a sus anchas. Un entorno para que salgan los jovenzuelos de extrarradio, donde yo, por edad y muchos otros motivos me encontraba como un burro en un garaje.


En ese entorno en otro tiempo de momentos mas bajos podían asaltarme las dudas: ¿Pensar mal y burlarme de esta gente indica que soy mejor que ellos? ¿Quizá sea verdad que rezumo talento? ¿Acaso soy un puto moderno?... Unas incógnitas que tengo resueltas hace tiempo, desde que asumí mi condición de saberme un mediocre más. Pero que esta mañana he vuelto a constatar con un ejemplo que ha actuado como una apisonadora por si me quedaba la más mínima duda.


M.B. me avisaba de que me comprase hoy el diario el mundo y echase un ojo al suplemento del día donde aparecía integra la entrevista que he citado al comienzo del post, donde el caviar surge de cada una de las respuesta de la Rosenvinge (musa personal). No hay nada más tranquilizador para el espíritu que encontrarse con un gráfico ejemplo de alguien que sí tiene realmente ese talentazo. De quien cada cosa dicha es un filón de sentencias chanantes que podrían esculpirse en cienes de placas conmemorativas, lapidas colectivas de guerras pasadas y toda suerte de epitafios. Dicha entrevista de tres míseras páginas la pienso guardar en un lugar accesible porque sospecho que tendré que consultarla constantemente y citar hasta el hartazgo.


Además desde allí he conocido la existencia de www.christinarosenvinge.com que inmediatamente ha pasado a engrosar la sección de favoritos de mi navegador de internet y que os recomiendo encarecidamente. No tiene desperdicio, en especial el videoclips del single 'A liar to love'... A pesar de que soy cianofóbico perdido yo no me muero sin hacer grafitis en la nieve poniendo palabras raras y molonas.


Á Demain!


Obviamente escuchando: Christina Rosenvinge Continental 62

1 comentario:

  1. He de decir que la Rosenvinge queda de maravilla como imagen de su bloj!

    A mí también me parece que tiene mucha clase y la humildad que a otras aspirantes a modernas les falta.

    ResponderEliminar

Lo + seguido