miércoles, enero 11, 2006

Häntä kasvatus haaveellisuus

Hoy quedé a comer con Ef. y con la esperanza de epatarla con cosas típicas españolas hipercostrosas para que siga dándose cuenta de su superioridad genética de su nacionalidad alemana, se me ocurrió la peregrina idea de llevarla a papear al chino de Plaza España. Un local que todo madrileño que se precie, alguna vez le habrán recomendado con la frase "es donde van a comer los propios chinos" lo cual debe ser garantía de calidad ¿?



Pues bien la engatuse con la promesa de que iba a llevarle a un restaurante con tope de 'clase' y que su primer característica era que estaba en un parking (lo cual es su mayor atractivo para los que no residáis de la capital del imperio). He de reconocer que ser un sitio tope cochambroso, muy estrecho y sin baños... pero es su situación dentro de un garaje subterráneo en pleno centro lo que lo convierte en algo mítico. Además que siempre haya cola dice mucho en su favor. Según entramos por la galeria del parking y se veia el local en la lontanaza me salió de dentro de decir: - ¿No te parece tope 'bleid raner'? - pfffffffffffffffffff. Ef. ha sabido estar/ser bien educada y comerse los platos que había elegido (no muy acertadamente según mi opinión) porque según me ha explicado no terminar un plato para los alemanes es augurio de mal tiempo. Yo por el contrario me he dado cuenta de lo asquerosas que están realmente las empanadillas chinas y como echaba de menos no haber elegido al azar un restaurante de menú como dios manda, con pan y postre.



Más tarde he hecho una excursión a la universidad y he tenido la suerte de cruzarme con mi mejor colega Jo. (Alguien que no importa que no vea mucho, sigue siendo el namber güan) que me ha estado explicando como estaba currándose el d.e.a. (o como se llame) y que se esta currando la novela corta de un tal Lopez Pinillos que es el verdadero creador del ‘tremendismo’ y no C.J. Cela. Pero lo que le impresiona es que hiciese novelas taurinas. Un relato que me ha conmovido y me ha llevado a reflexionar que las personas verdaderamente talentosas saben brillar incluso en los ambientes más mugrientos, como es en este el mundo de la filología y más a nivel doctorado. Obvia decir que estoy tardando en empezar a leer a dicho autor.



Al volver a casa he visto otra cosa de interés en la Renfe (y van...) al llegar a Atocha, se ha montado una chica de veintimuchos que saldría de la oficina y de su bolso ha sacado unos hilos de colores unidos a un imperdible que enganchaba a su falda. Todos los que han tenido un pasado juvenil ya hubiesen deducido que se disponía a hacer una pulserita. Y así trenza que te trenza pasaba su trayecto diario atareada como otros leen o escuchan música o cotillean a los demás… esta ocupación objetivamente me parece tan bien y tan mal como cualquier otra, pero lo realmente interesante de todo esto es lo que ha causado a su alrededor. Por alguna razón ese vagón estaba petadísimo de muchachas entre quince y treinta años, incluido un grupo de guiris mochileras. Ha sido increíble ser testigo como TODAS (sin excepción) han interrumpido sus conversaciones/ lecturas/ escuchas y han girado sus rostros solo para observan la elaboración de la pulserita mientras mudaban el rostro y aparecía en sus miradas en ansia propio de envidiacochina que delataba sus ganas de llegar a casa cuanto antes y emular dicho entretenimiento. Si yo fuese alguien sagaz, podría inferir alguna lacra generacional de este hecho espontáneo, pero como no lo soy me conformo con ser testigo y cronista imparcial de lo sucedido.


P.S. Me parece de recibo recomendar los posteos (o blojs) ajenos que me molan como este caso con el que coincido plenamente...

3 comentarios:

  1. Muy bueno tu blog recomendado. Creo que es muy encertada su visión sobre la epopeya de Meca.

    Q

    ResponderEliminar
  2. A mí tb me llevaron a un chino del centro con la excusa de que es ahí donde ellos comen... pero creo que no es el mismo porque no se entraba por un garage, aunque la comida sí era mielda total... A ver si la gente deja ya de usar esa coletilla: un chino es un chino, y punto.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, El mismo Chino y la chica de la misma nacionalidad... todavía no lo he hecho pero estoy a punto de llevarla. Se quedó mal EF?

    ResponderEliminar

Lo + seguido