lunes, enero 09, 2006

Bocados de realidad.

Ayer escuchábamos un disco de grandes éxitos de No Doubt y al saltar la pista de Don’t speak, la chica que había traído el disco (25 años), dijo que para ella era una de las baladas más bonitas que había. Indignada saltó otra (29 tacos) y dijo que no tenía ni puñetera idea y que la balada de ese tipo mas guay era More than words de Extreme. El resto de los presentes, es decir otro muchacho y yo(28 y 27), nos miramos, compartimos una mirada de complice superioridad y no añadimos nada más.



BEN, WINONA y ETHAN


Escribo esto para dejar constancia de lo que soy y mi total aceptación de la generación a la que pertenezco... llámalo X, llámalo como quieras... Una banda de pretenciosos y listillos que en realidad compiten por quién es más bobo.



Acabo de visionar después de un montonazo de años 'REALITY BITES' y tengo la necesidad de transmitir al mundo lo mucho que me flipa esta peli. No solo por que escena tras escena y los dialogos sean a cada cual más tronchante, ni porque los protas sean Güinona y Ezan
(se puede encontrar una pareja más cool? ), sino por lo certeramente daba en el clavo de lo costras que llegamos a ser... bueno al menos yo me identifico totalmente. Y pensar que en su momento todo el mundo renego de esta peli y se pusiese por las nubes 'El piano' o 'BraveHeart'... ¡qué fuerte!

3 comentarios:

  1. Gracias, gracias, gracias por ese enlace a los diálogos de la peli, qué grande

    ResponderEliminar
  2. Nada, que al final, en un dechado de originalidad, acabo de abrir tienda en www.fotolog.com/hectorblancouria
    Comentarios de pasada, fotos robadas y demás materiales de derribo. No esperen profundidad, estilo deslumbrante, genio o ingenio. Las cuatro paridas de siempre pero tarde, mal y nunca.

    ResponderEliminar
  3. Precisamente visioné "Bocados de realidad" en vídeo en su día, debido al asco extremo que parecía dar a todo el mundo: recuerdo que incluso mi gurú en aquellos días, el Sobrino de Fotogramas, la enfrentaba a "Todo es mentira", argumentando que una era la falsa y la otra la auténtica; como entonces tenía todavía el trauma con el cine español por culpa de una psicópata de instituto que me perseguía por los pasillos acusándome de ver solo cine norteamericano, decidí verla a ver si era para tanto.

    Y no, no lo era. Me pareció entretenida y más genuina de lo que se había dicho, dejando aparte que no me sorprende jamás en una película que no sea realista, ni las que lo pretenden lo son, siempre es una visión subjetiva contaminada de la personalidad del autor, intereses diversos etc.

    Se podría decir que me gustó, más o menos, y lo más curioso es que en momentos de duda y dolor, suelo recordar mucho a Ethan Hawke por la playa diciendo "No es mi misión salvar el mundo".

    Por alguna razón, esa escena se me ha quedado, así que algo tiene que tener esta película.

    ResponderEliminar

Lo + seguido