jueves, enero 12, 2006

Billetes Sudaos

Hoy tras varios días en que mi progenitor se negaba con insistencia a facilitarme su numero de cuenta bancaria para que le hiciese la transferencia del ultimo pago de trescientos euros sobre el capital que me había prestado. Épocas no muy lejanas de falta total de liquidez (por decirlo elegantemente.) Por fin me harte de todo este asunto y del peso de culpabilidad que me acarreaba, retirando del banco dicha cantidad con la fortuna de que me entregaron un pequeño fajo de billetes de 20 y 10(6 billetes de 50 no abultan nada). Lo metí en el bolsillo del pantalón y empecé a actuar como siempre que llevo más de 70 euros encima. Es decir con graves síntomas de esquizofrenia; mirando a todo el que se me cruzaba, mientras que a cada rato metiendo la mano en el bolsillo para ver si la pasta seguía ahí. Se que actuar así es una provincianada, pero es inevitable, ¡la pela es la pela!


Así que he llegado al hogar y le he plantado a mi progenitor el fajo de billetes sudaos delante los morros. Obviamente ya presuponía que era este gesto de poética belleza visual y desgarradora tensión dramática, lo que estaba buscando mi progenitor, todo para tener ese momentazo (para el clip de la nominación al Ojcar al mejor progenitor del año) diciendo en plan putoamo: - Nah, te lo perdono, pero ahorralo y no te lo gastes. – A lo que yo en vez de agradecerlo como buen hijodepapá, me he quedado pensando en que solo he sacado el dinero a dar una vuelta y que mañana tenía que volver a bajar al banco e ingresarlo de nuevo. ¡Con el estrés que ello supone! Pero claro décimas de segundos después he visto ese dinero con el que no contaba y una imagen ha surcado mi cerebelo. Pero también he pensado que no lo necesito para nada y es un pastón para una chorrada, de momento voy a seguir con mi mp3 de 1Gb, que esta nuevecito y hasta que se me caiga a cachos… entonces ya me preocupare por ser un moderno con Ipoz® (o la cacharra last.generation que corresponda).



Pero claro, un ente caprichoso como yo no piensa en el dinero ahorrado, sino en el que deja de gastar. Así que dándome de alta en Ebay he realizado los tramites con un proveedor de friqueces canadiense para poseer un capricho detrás del que llevo algún tiempo... Bueno no lo puedo decir, porque se me gafara la puja.


Mañana ya me arrepentiré.



P.S. Ya he decidido la nueva imagen del bloj como podéis comprobar.
Auque ha faltado el canto de un duro para que saliese una foto Cristina Rosenvinge pero al final no me gustaba como quedaba... una pena.

4 comentarios:

  1. De putoamo a putoamo:

    veo que eres el mismo chanante de siempre, VB lo confirma con sus atinados comentarios y mas aun despues de comprobar como su obsequio es la nueva figura estelar del diario chanante de un costeleño.

    ResponderEliminar
  2. Que suerte tienes, mi hermano las pocas veces que me ha dejado algún durillo me lo ha hechado en cara y reclamado incesantemente. Ha hecho del préstamo un acoso sin piedad. En resumen, un puto vivora. Tiene bien merecido mi odio.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Barquero, pero... ¿Tú no eras de derechas, ergo un sobrao?

    ResponderEliminar
  4. Los de derechas también sufrimos el azote de la pobreza. Como buen pepero, curtido en el sufrimiento.


    Saludos.

    ResponderEliminar

Lo + seguido