domingo, noviembre 13, 2005

Vachement Hiper!

Bueno ya estoy de vuelta.

Ya he estado en París y queda una ciudad importante menos en mi currículo personal. Vengo un tanto afectado ya que me siento en gran medida estafado como turista. Toda la leyenda de esa ciudad asediada por disturbios y las guerrillas urbanas entre jóvenes inmigrantes contra la policía ha resultado no ser más que un complejo montaje para atraer turismo en masa. Así que no he podido actuar como un güarrier entre los conflictos urbanos. Lo siento por todos aquellos a los que había prometido recuerdos tales como retrovisores y parabrisas chamuscaos… esta vez no ha podido ser.



Una vez superada la desilusión inicial, procedí a hacer otras actividades alternativas. Aunque no ha sido fácil he conseguido evitar casi todas las actividades turísticas tradicionales, he caído en algunas como ver Montmartre o haber ido al museo Pompidou de arte moderno (una mañana que llovía). Llevo unos quince años sin pisar el Museo del Prado, así que me parece una soplapollez obligarme a ir a ver el Louvre o Orsay, solo por cumplir. Tampoco he visto la Torre Eiffel, ni los Campos elíseos ni muchas otras cosas típicas que me desinteresan totalmente. Sin embargo me he dedicado a quedar con mis conocidas del lugar y centrarme en ver como son sus quehaceres diarios, mucho más interesantes bajo mi prisma personal. La adorable Al. me acogió en su morada de la residencia de estudiantes de los Estados Unidos (donde por desgracia no pude hacerme con un pasaporte y renegar de mi cutre nacionalidad hispana) y me acompaño a visitar el Pure café entre muchas otras fricadas, Cé. vino a recogerme al aeropuerto, llevó a conocer el extrarradio (cosa que yo anhelaba), me mostró su increíble casa familiar en una isla pija sobre el Sena y me llevo a cenar a sitios guays; Am. intuyendo las cosas que me chanan me descubrió el mundo bohemio de las cafeterías frecuentadas exclusivamente por quinceañeras(de todas las edades) con ricos mundos interiores y me dejo ver como era el céntrico hogar parisino de su familia Por último también quede un rato con A.C. a tomar un café y el último día coincidí con Phi. para cenar. Es decir que solo por todos estos reencuentros de todas estas personas a las que aprecio, ya habría merecido la pena el viaje. Gracias a todos ellos por su cariño y por mostrarme de otra forma la ciudad.



Pero lo que mas me ha molado es que he estado toda la puñetera semana sin apenas articular nada en español. Solo para darme cuenta que mi rústico conocimiento del gabatxo me sirve para comunicarme y entender a los demás. Aunque es triste reconocer lo muchísimo que queda por mejorar y como he de automotivarme para que así sea. Lo del inglés incluso peor, una noche me fui de juerga con tres americanas y una escocesa-ucraniana, todas veinteañeras y rara vez entendía de que coño hablaban. Voy a tener que buscarme intercambios de inglés o algo así para practicar porque he perdido un huevo de nivel de guiri.



Por último y para terminar el trámite de este post de viaje (que tan poco me molan), y demostrando una vez mas lo mal que puedo hilar la narración de un post, contaré una anécdota de las que mas gracia me han hecho esta semana. Una noche Al. me dijo que había una fiesta en una residencia cerca de la suya, desoyendo todos los instintos que me indicaban que ya no tengo edad para estas cosas, nos fuimos los dos como dos jovenzuelos a ver que se cocía. Volvió a surgir la magia ‘erasmus’ que hace hiperfácil conocer gente, haciendo amigos de la nada. Una vez terminada la fiesta un jovencito italiano nos invito a continuar la velada en su morada. Allí fuimos y excepto nosotros dos y un griego que tenia pinta de llevar puesta bastante de farla de más, todos los demás asistentes eran italianos. Con todo la desvergüenza que me caracteriza, animaba a todo el mundo para que no se desanimasen por tener un nivel bajo de gabatxo, ya que solo llevaban dos meses de Erasmus y que con el tiempo ya podrían hablar tan bien como yo (pffffffffffffffffffffff) Mejor ni recordar mi nivel en los primeros meses en Francia. Ay! si el cinismo fuese tiña…



Pero bueno, el que realmente más me interesaba era el que me invitó, un muchacho que resultaba ser sordo de un oído y que seguía todas las conversaciones con violentos giros de cuello. Muy amable y como buen anfitrión nos servia a todos los invitados todo el alcohol y golosinas de las que disponía, a la par que nos regalaba los oídos con sus cds de música 'ska', a cada rato iba subiendo mas el volumen por que no debía oírse lo bastante bien, teniendo en cuenta que era un día laborable normal, eran aproximadamente las cuatro de la mañana y los muros de una residencia suelen ser de papel de fumar, me pareció un prototipo perfecto de vecino modélico. Aun así el muchacho intento retomar con Al. y conmigo el tema de la música ska, género que nos confeso le apasionaba. Al ver nuestro completo desinterés en el tema intento ganarnos para la causa cambiando el CD y lanzando una pregunta al aire: - ¿A qué no reconocéis quién es el que canta? – Por un segundo hicimos silencio y no reconocimos la voz. Entonces el muchacho italiano con las manos en los bolsillos, con una pose de absoluto putoamismo y con un tono condescendiente nos dijo que se trataba del mismisimo Bob Marley, y que su primer albúm fue de ska. Lo cual según su parecer debiera dar un espaldarazo definitivo al género del ska. Personalmente ya me daba bastante asco Bob Marley, pero ese hecho le daba otro empujón hacia el abismo de las cosas que más detesto. Pero no era mi intención polemizar sino callarme, asentir y escuchar todo lo que ese pedazo de crack tenía que ofrecerme. Al parecer según él nos explicaba en Jamaica la música popular imperante era el Ska, hasta que vino esa mierda del Reagge y lo jodió todo. Yo como podía le daba la razón mientras que para mis adentros pensaba que no hace tanto tiempo yo también había sido TAN joven con muchas otras cosas.


Ale. Ciao



Mi colección del Monsieur Jean ha aumentado considerablemente

6 comentarios:

  1. Don Pablo, no quiero meterme donde no me llaman, y probablemente me mandarás a freir espárragos (con razón), pero creo que el blog y tú mismo ganaríais con menos cinismo y amargura.

    ResponderEliminar
  2. Amic Héctor: Tiene razón ganaria mucho el bloj y yo mismo. Desgraciadamente tiendo a cargar con un personalidad rebosante de cínismo y soy un completo amargao. Por suerte nadie me toma en serio, no sea usted el único.

    Por último he de animarle por que debiera usted hacerse su propio bloj, me es complicado seguir el 'alternativo' que tiene dentro de los comentarios del amigo Iv.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo me he reido mucho leyendo tu entrada de hoy, en cuanto se juntaron las palabras 'Erasmus' y ska me puse a temblar, y mi premonición se vió confirmada por una anecdota que esta menda tuvo la desgracia de experimentar repetidas veces en mi periplo erasmusiano, al final mi pequeño círculo de 'amigos' de la Erasmus y yo llamábamos a toda esta peña putosbobmarleys. Y que conste que a mi Bob Marley me gusta, pero es que le ha tocado una de las peores tropas de seguidores que se me ocurren...
    Un saludo y feliz regreso

    ResponderEliminar
  4. Ah, y comparto su admiración por Monsieur Jean.

    ResponderEliminar
  5. Pero qué bien se lo pasa usted, amigo Pablo. Si viajar no me pareciese una actividad de tan pésimo gusto, seguiría sus pasos.

    ResponderEliminar
  6. Hostia, Puño de Hierro y Cage desprendían una caspa impresionante... Menos mal que en Héroes de Alquiler se reformaron un poco

    ResponderEliminar

Lo + seguido