sábado, noviembre 19, 2005

Intrigas y otras maquinaciones

Anoche acudí a una de esas siempre inquietantes cenas con compañeros (ex.compañeros en este caso) de curro. A pesar de lo que se pudiese pensar, termine pasándomelo bien. Pero el post de hoy no va sobre lo que hicimos primero y después, o de criticar a todos los asistentes a machete, pero creo eso seria un relato carente de interés. Por el contrario durante la cena surgió una anécdota que yo desconocía y que me impacto gratamente. Como tantas veces sucede con las narraciones de hechos reales hay que atenuar los hechos dulcificándolos para evitar que pequen de falta de verosimilitud. Pero en este caso no es posible ya que todo el relato tiene una única virtud su absoluta inverosimilitud y solo quiero dejar constancia una vez más de lo triste y mísero de la condición humana.



Aunque creo que ya mencione de pasada todo esto, retomo para poner en antecedentes: En mi anterior trabajo existía un incidente de mal clima entre ciertos compañeros de trabajo, lo que devenía en la separación entre dos grupos delimitados por los dos lineales que ocupábamos. En mi opinión del todo inexplicable en un trabajo de mierda, sin futuro, con fecha de caducidad y sin el más mínimo atisbo de competitividad. Algo que los que entramos a trabajar después del incidentes suponíamos que no nos afectaría y que todo el mundo sabría separar las personas de los bandos. Afortunadamente el mundo esta lleno de conspiradores en las sombras. Pffffffffffffff


Una noche mientras todos nos dejábamos la piel currando como negros. V. (mi compi de sitio, que entró a trabajar al mismo tiempo que yo y por supuesto ajena a todo conflicto), vio como en el otro lineal estaba Cl. una muchacha bastante maja del lineal 'rival' como había pillado tres sillas y las había dispuesto de tal modo que estaba sobando tan ricamente sobre ellas, arropadita con un plumas (trabajos nocturnos, un mundo aparte). Esa imagen fascino a V. de tal modo que me transmitió su deseo de inmortalizarla con la cámara de su móvil, seguramente para enseñarle a su novio o a sus colegas para confirmar que todo lo que les contaba era real. Yo le dije que guay, que lo hiciese. Pero ella haciendo gala de su condición de persona en exceso educada se acerco a Cl. para pedirle permiso para sacar dicha fotografía. Ella accedió, V. sacó la foto me la enseño y yo hice un gesto de aquiescencia ante tal muestra de friquismo.



Hasta este punto la historia es medio normal y se había terminado cualquier atisbo de que sucediese nada chanante al respecto. Pero no fue así, al parecer una avispada compañera del lineal ‘rival’ vio la escena e interpreto sagazmente nuestras verdaderas intenciones. Procedió con los demás amigachos a conspirar para poder arreglar nuestro indudable acto de mala fe. Al parecer era obvio porque V. había sacado la foto y sobretodo mi gesto de complaciente asentimiento eran pistas indiscutibles. Una cadena causal e inferencia interpretativa que solo podía resolverse de una forma: nuestro objetivo era enseñársela a los responsables del turno de mañana y dejar a Cl. como una irresponsable y pésima trabajadora. Consiguiendo así nuestro indudable objetivo final de que fuese despedida.



Era imperativo actuar con rapidez y cubrirse las espaldas. Así que decidieron conchabarse con el espabiladísimo coordinador (del que ya había hablado aquí o aquí y creo que no lo suficiente) que estaba de su lado. Así que decidieron que lo mejor era llamar al día siguiente a la jefa y montar una coartada. Ahora viene mi parte preferida. Coartada que decidieron que podría ser decir que Cl. habia tenido un aborto y había ido a trabajar a pesar de sentirse fatal y que por ello se habia tomado un momentáneo break en su importantísima actividad laboral. Pffffffffffffffffffffffffffffff Un golpe de efecto perfecto contra la perfidia del enemigo, que llevaron a cabo ante el estupor de Cl. que solo temía que la jefa la llamase y le preguntase por el aborto. Mientras que al parecer la jefa cuando se lo contaron finalmente unicamente estaba consternada porque no hubiesen llamado al Samur con urgencia. Juas, juas...




Una historia que por mas que la repaso me parece más y más inverosímil y rebuscada, tanto que he dudado de contarla porque temo que la mayoría no os la vais a creer. Algo que tampoco importa demasiado y solo me sirve para volver a reafirmarme en mi predilección por el realismo-costumbrismo como fuente inagotable de ocurrencias por encima de cualquiera de las formas de la ficción. Todo esto me anima para volver a trabajar de nuevo!

5 comentarios:

  1. Todo eso me hace llevar al siguiente pensamiento: "donde coño a estado trabajando durante un mes?? será posible que exista gente tan retorcida?? o es que yo soy medio tonto??".
    Quizá sea esta ultima la que de sentido a mi vida....

    ResponderEliminar
  2. ya que soy una de las implicadas en la historia (v.)tengo que decir , que todo lo que ha contado Pablo es cierto, aunque igualmente por mucho que lo pienso no consigo salir de mi asombro. Por otro lado es normal que pensaran mal, hoy por hoy sólo me queda pensar que son conocedores de mi oscuro pasado,tu lo conoces y unicamente diré dos palabras :postal y Toledo.
    Todavía tengo esa foto en mi poder y la verdad no se me haia ocurrido pero ya que ellos me han dado la idea, lo mismo un día llamo a C.l y le pido una buena suma de dinero por ella.
    V.B

    ResponderEliminar
  3. Estimat Capi Pejcanova : Respondiendo a tus preguntas: a) En el reino del absurdo b) Sin duda c) Me temo que al menos tanto/como mucho como yo, lo cual no es precisamente un halago.


    Amiga V. : solo agradecerte que me recuerdes el incidente toledano, sin tu ayuda lo mismo hasta se me hubiese olvidado pfffffffffff

    ResponderEliminar
  4. Agraint en gran manera les seves atentes paraules, solament subratllar que no existeix estat de atontamiento, sinó encantats en estat pur. V pacere que va creixent, cuestion de matisos i arrelament politico economico familar. Una salutació.

    ResponderEliminar
  5. Amic Pejca.
    Les seves paraules són sempre benvingudes en aquesta masia de l'inútil

    Sens dubte la V. arribarà molt lluny. Les influències no li falten.


    Visca l'estatut!

    ResponderEliminar

Lo + seguido