domingo, octubre 09, 2005

You know what i mean

Hace una semana un colega me explicó la teoría de que hay dos tipos de buenas personas: Por un lado las que carecen de toda maldad, cinismo y que poseen un sentido del humor blanco, es decir personas faltas de ningún tipo de interés y que solo pueden servir como ‘diana’ de las más crueles mofas. Pero por otro lado existe el segundo tipo de buena persona, al que se puede tildar como élite. A este subtipo pertenecen aquellas gentes que con toda naturalidad y sin un ápice de malicia, suelta como si nada las mayores punkandas y comentarios hirientes que nadie pueda imaginar. Algo a lo que sabemos los que somos nada más que un puñado de víboras llenitas de veneno, no podemos más que rendirnos ante la evidencia de encontrarnos ante algo que nos supera. Esta teoría que verbalizó este colega, es algo que comparto plenamente, pero cual fue mi sorpresa al descubrir que ayer mismo por una ínfimo instante yo también fui capaz de transcender mi propia ponzoña mental para realizar uno de estos involuntarios tiros certeros contra la dignidad de un tercero.


Esto sucedió gracias al que sin duda es mi compañero de trabajo más interesante, (bueno aunque el propio jefe viene pegando muy, muy fuerte, ya que se pasa las noches mirando en internet páginas de adiestramiento de perros y me ha enseñado como llego al podium del campeonato del mundo del año nosecuantos, detrás de Rumania y por delante de los portugueses. Claro que toda esa gloria se acabo, ya que se junto al sinvergüenza con quién no debía y por ello ha terminado como coordinador en una empresa de servicios. Ante lo que yo no hago mas que asentir y darle la razón. O como me explica que es mejor ponerse trajes de cuero barnizados en aceite para que cuando muerdan los "rob'bailers" se resbalen, pero que a la segunda vez enganchen con los dientes la piel curtida. Lo cual repercute en que cuando tengan que morder a un ‘caco’ le arranquen el brazo… pfffffffffffffffffffffff) como decía mi compañero de curro mas interesante es un jovenzuelo de 29 añazos, que hace escasos dos meses ha regresado de una estancia anual en un pueblo del sur de Inglaterra. Su peculiar superpoder es una capacidad alarmante para reciclar cualquier tema de conversación y transformarlo de tal modo que se conviertan en anécdotas de su estancia inglesa y como curraba en un pub. Por ejemplo, si algún compañero (dice con sarcasmo) lo mucho que le duelen los dedos de teclear, él dice que tiene ya cayo de recoger varias pintas de una tacada. Además es capaz de contar cualquier cosa metiendo siempre un anglicismo o muletilla inglesa que perfectamente podría decir en cristiano. Todo estas cualidades en una persona con un mínimo de pedantería haría que me diesen ganas de escupirle a la cara. Mas como este chico destila por los poros que es un cacho de pan y realmente no sabe que lo que cuenta no tiene interés especial. Probablemente porque en su vida haya tenido dos experiencias importantes la de Inglaterra y ahora que esta currando. Todo esto unido al hecho de que hable con frenillo me hacen tenerle un cariño especial.



Pues bien, ayer en otra anodina conversación que no llegaba a ningún lado sobre lo bien que se compra en el Tejco el colacao de chocolate blanco o cualquier otra tontería, terminó una frase diciendo “definitely” pronunciado tal cual, con sonidos hispánicos, a lo que yo levante la vista de mi café de máquina, con la guardia baja, rezumando inocencia y por una vez en mi vida sin pensar en segundas intenciones para decir: - joder, ese inglés con acentazo español.- A lo que él palideció, viéndose rodeado por tres chicas y atacado en lo que mas le podía doler, su dominio de la lengua inglesa (eso que le hace especial(*)) empezó a actuar a la defensiva y decirme que él hablaba y pronunciaba muy bien. A lo que yo, intentando apaciguarle, le dije que si, pero que era muy difícil perder el acento propio. Él, picado en su orgullo se calló y empezó a distraerse como pensando en sus cosas y un minuto después se volvió al puesto de trabajo sin decir ni mu. Cuando se largo, se me acercó su colega del barrio (llamemosle I.) y me puso en preaviso para que me diese cuenta de que se había rayado taco conmigo, aunque no me preocupase, porque siempre se coge berrinches por tonterías. En las siguientes tres horas no me dirigió la palabra, pero por suerte al final se le pasó y me volvió a hablar y felizmente volvimos a ser de lo más colegas.


En fin, qué pena de mundo.

7 comentarios:

  1. (*) Desde este foro muestro mi total rechazo y desprecio hacia aquellos que vayan de superiores por hablar un idioma que no sea el/los suyo/s propio/s, creyendose mas especial que un monolingüe medio.

    Todo lo que sea menos de un cuatrilingüismo perfecto (no vale poder tirarse el rollo) me parece una soberana cutrez. He dicho.

    ResponderEliminar
  2. No sé como no se me ocurrió a mí primero ilustrar mi blog con la foto de las hermanas Lisbon, qué celos!

    Un abrazo

    M.B.

    ResponderEliminar
  3. Estupenda foto de las "vírgenes suicidas", a ver si me paso más por aquí...

    ResponderEliminar
  4. Que hp.......no has mentido al respecto de sujeto...juas....

    ResponderEliminar
  5. Pablo Gamo, no voy a comentar el post como tal (que me mola mazo, como casi todos los tuyos), pero sí quería ver si puedes sacar el tema para próximos posts del tipo de personas que a mí más miedo y mal rollo me dan de la tierra: los que, careciendo TOTALMENTE de ironía de la güena, son "simpáticos" , siempre positivos y buenrollistas, y eso les proporciona un nivel de triunfo en todos los campos bastante superior al de la media. El mundo piensa que son buena gente(no hay nada que detesten visceralmente, por ejemplo) e inteligentes (porque se apañan socialmente y participan en la conversación), pero aquí Gachas opina que en realidad son las personas menos de fiar que hay sobre el planeta, y que su inteligencia es un mero timo funcional para que puedan sobrevivir exitosamente en la tierra. Creo que no me he explicado. Si estos seres te suenan de algo, te ruego me hagas feed-back, es importante para mí saber si sólo los detecto yo.

    ResponderEliminar
  6. Amiga gatxas, creo que pides demasiado. Yo soy demasiado pesimista para otorgar la inteligencia a la gente(asi en general), tanto aquellos que tienen capacidades para la abstracción, ironia y otras malicias como aquellos politicamente correctos (sin ningún interes) que caen bien a las masas. Mucho peor si cabe me parecen aquellos que van(vamos) por la vida de listos.

    De lo que dudo categoricamente es que triunfen como dices, en qué? ascender en la oficina? tener la misma novia desde los 15 años? Madre mía, me parece mucho mejor llevar 40 años siendo presidente de una asociación de papiroflexia, publicar un libro, coleccionar vitolas de puros o cualquiera que sea tu verdadera pasión...


    Vale no se de qué me hablas, seguramente tienes algun ejemplo en mente y no soy capaz de recrear

    ResponderEliminar

Lo + seguido