jueves, octubre 13, 2005

Vanitas vanitatis et omnia vanitas

Tras un festivo en el que solo me límite a dormir no puedo más que volver al tema recurrente de los últimos posts: mi peculiar apaño laboral. Anoche volvimos a estar toda la noche sin servidor lo que produjo toda suerte de aperturas cardiacas entre compañeros, conversaciones banales y toda suerte de incongruencias mentales. El ir a pasar ocho horas de encierro en una oficina con otros seres vivos sin ninguna excusa funcional que rellene el tiempo termina por afectar a las cabezas. Yo mismo siento inexplicables ataques agudos y pasajeros de responsabilidad, que me hacen quejarme amargamente del hecho de que me paguen por únicamente estar despierto. ¿Qué queréis? Al fin y al fin y al cabo no soy más que otro ser infeliz, acuciado por múltiples complejos de culpa y compromisos laborales. De estos primero síntomas a encabezar alguna manifa de UGT no hay más que seguir una peligrosa línea de continuidad.


Pero como se que mi propia degradación vital tiene un interés limitado por no decir cero, os relatare las nuevas pesquisas que he sustraído cotilleando en estos lapsos de mi inactividad. Por un lado existe una subtrama de malrollo tope prometedora entre los dos lineales de trabajadores, aunque ya he hecho algunas averiguaciones entre las más prominentes líderes de ambos bandos (solo con el fructífero objetivo de sembrar cizaña) avergonzado confieso que de momento me he visto superado y apenas he conseguido entender la guerra de acusaciones lanzadas. Seguiré investigando.


Por otro lado el responsable del cotarro, después de mostrar su filiación por el mundo de adiestramiento de chuchos, ha sobrepasado todas mis expectativas, después de contarnos múltiples anécdotas sobre el mundo de las sectas y como destruyen hogares sacando hasta el último céntimo con todo tipo de artimañas. Para después relatarnos como dos amigos suyos realizaron la hazaña de infiltrarse en una secta por hobbie, y conseguir que les terminaran echando por no tomárselo suficientemente en serio. Una hazaña que desde luego no me importaría que apareciese en mi currículo personal, así que si alguien se anima a apuntarse a la Iglesia de la cienciología conmigo que no lo dude! El mundo de las sectas y las posibles soluciones para apartar a un hijo(hipotético) de esa mierda lavacerebros, llevó al scherriff a inferir que una de las mejores soluciones posibles era ingresarlo en ‘la legión’ falsificando una simple firma. Lo cual devino en su remoto pasado como legionario. Un mundo sobre el que cualquier anécdota ya tiene valor universal. Lo dicho, todo hiperchanante y se suma un nuevo ídolo a mi lista personal.


Mañana más.

4 comentarios:

  1. Una petición: un amigo me propuso hacer mini-entrevistas en mi flog, he pensado que sería interesante hacerte una, serían unas diez preguntitas, ¿qué te parece?
    Un saludo, me voy a ver 'Fragiles', que no se yo...

    ResponderEliminar
  2. Increible divagación sobre las sectas, los amigos y las horas muertas del trabajo.
    Me gusta tu blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Jei


    Amic Ivan (supongo que eres poligon?): Por supuesto que me presto a una mini-entrevista. Escribeme un mail: pablo.gamo@gmail.com y me cuentas de qué va esto.

    Bienvenida Tres: gracias por el piropo echare un ojo a tui bloj en cuanto pueda.

    deu

    ResponderEliminar
  4. Si, soy polygon, es que he decidido dejar mi identidad secreta para otro momento, jeje. El lunes te la envio. Buen fin de semana ;)

    ResponderEliminar

Lo + seguido