lunes, octubre 31, 2005

Déjamelo como Brooke Shields.

Después del último post que no ha resultado ser más que un grito desesperado para que me hicieseis la pelota y alimentar aún más mi ego siempre hambriento de innecesarios halagos, vuelvo a la carga con el bloj de momento sin fecha final. Para actualizar mis últimas novedades vitales diré que el viernes fui despedido fulminantemente antes de cumplir el mes de trabajo, bajo la excusa de no haber superado el periodo de prueba.



Una verdadera injusticia pues me había dejado la piel como el que mas cada noche, sudado la camiseta mas que nadie, había luchado cada centímetro a ganar (Al Pacino dixit) y no sirvió para nada. Al menos me queda el consuelo que todos mis demás compañeros fueron despedidos por idéntico motivo, algo que me reconforta, qué queréis yo soy asin de miserable. Pfffffffffffffffffff Viva la empresa privada! Pero bueno al menos me da para costearme un viajecito de una semanita a París que emprenderé la próxima semana con toda ilusión y esperando dilapidar prácticamente todo lo ganado. Bueno esto será cuando cobre porque a día de hoy no ha llegado la nómina y estoy oficialmente en números rojos. Ya me preocupare de actualizar currículum con la nueva experiencia y de buscar un nuevo trabajo basura a mi vuelta.




El tema de mi precaria economía ha condicionado mi vida social los últimos días, encerrado en casa con un único propósito en mente: Ahorrar. He aprovechado para ver deuvedes, media docenita de episodios de la serie ‘Perdidos (Lost)’, que me ha resultado entretenida aunque indiferente y sobretodo para rehabilitar mis lecturas bastante olvidadas el ultimo mes. Esta mañana, he aprovechado que mi progenitor iba al peluquero para adosarme a él y esperar mefistofélicamente que costease mi propio cambio de look. Como es habitual cuando me crece el pelo adquiero el estilismo tipo José Luis Rodríguez el Puma y llega un momento que es insostenible.



Mi progenitor eligió peluquería, una que no me hacia mucha gracia pero que bueno no estaba para ser exquisito. Mientras él iba a primera hora para coger hora, yo me acercaba a la biblioteca local para renovar libros prestados y sobretodo buscar una guía de París con su buen callejero. En lo poco que tarde ya estaba mi progenitor siendo atendido y había una mujer a la que aplicaban tinte y papelillos de papel de aluminio y otra señora esperando turno. De recibo era que iría detrás de ella después de que me hubiesen pedido vez. Así, que me puse a esperar. Mi progenitor termino y como tenia otras cosas que hacer (el miércoles junto a mi progenitora, se va tres días a Venecia y SEUR había perdido momentáneamente los billetes) así que pago su corte de pelo y el mío y me dejo esperando mientras leía tranquilamente. Pasados diez minutos entro una chica joven cuya característica especial era que estaba embarazada de tropecientos meses. Desde que ha llegado pidiendo vez no ha hecho que montar el numerazo: que si hacia mucho calor por la secadora de toallas del cuarto privado. Que si podían ir al bar de al lado a por una cocacola. Que si el aire estaba muy alto… es fin el tipico caso de Voyaseruncoñazo. Cosa que resbalaba hasta que se me ha colado por todo el morro, con la excusita del bombo.




La peluquera ha debido adivinar con certeza mi condición de pardillo, infeliz y mas pobre que las ratas, así que como ya había cobrado mi corte de pelo, podría putearme con total impunidad. A pesar de llevar todas las de perder he preguntado que como era que se me colaba la preñada. Me han mirado como si fuera un monstruo insensible aludiendo a que tenía hora antes que yo. Cosa que no me he tragado pero he decidido ser diplomático y dejarlo estar. Lo que me ha llevado a ver como era el día internacional de las mechas y me ha tocado esperar 40 minutos a que me tocase. Momento en el que he sido todo lo hosco que he podido con la peluquera, le he dado las instrucciones de mis preferencias. Sobre todo adelantándome a la ineludible cuestión de: - ¿Te echo producto? – Le he explicado que no me gustaba nada que me echase mierdas en el pelo. A lo que ella ha respondido con un mohín de disgusto. El corte ha seguido su curso habitual pero, ella al finalizar seguía en sus trece y ha cogido ‘producto’ y con la maléfica intención de enguarrarme el cuero cabelludo, diciendo: – No te preocupes es solo un pegote. – Yo incrédulo ante el hecho de que no me hacía ni puto caso, me he escapado con un giro de cuello y le he lanzado una mirada fulminante de hazlo y te corto un brazo. Toda esta tensión e incomodidad me desagrada profundamente, pero los acontecimientos han surgido así. Pero para mi las conclusiones son tangibles. Por un lado que no volveré en mi puñetera vida a esa misma peluquería e intentare ir siempre a la mía habitual. Por otro lado la peluquera le ha dado todo igual, solo trataba con otro imbecil más y no ha sufrido ninguna consecuencia, si acaso lo único que ha obtenido es venganza ya que ha cambiado mi look ‘El Puma’ por otro mucho peor porque me ha quedado el pelo de punta por lo que ahora parece que llevo un estilismo tipo ‘Vanila Ice’. Qué hija de perra!



Mañana posiblemente más.

7 comentarios:

  1. JAjajajaja,lo que me reido madre!
    Me gusta tu blog, volvere.

    ResponderEliminar
  2. Pobre peluquera lo que habra tenido que aguantar contigo. Seguro que la embarazada lo unico que ha hecho es pronuciar observaciones en voz alta o como mucho, alguna que otra critica constructiva.
    De todas formas me muero por ver tu nueva imagen.

    ResponderEliminar
  3. Hay una regla no escrita que dice que nunca hay que heredar la peluquería de tu padre, a no ser que sea víspera de Carnaval. Te jugaste un mucho más peligroso 'look Alcántara', que seguro te esperará allí si alguna vez te dejases caer de nuevo... Ahora seguro que no es nada que un par de semanas bien nutridas de vitamina B no puedan solucionar.

    ResponderEliminar
  4. My God, my God, ¡Qué pedazo de frase la de "¿te echo producto?"! Qué buen post peluqueril. Eres muy grande, Pablo Gamo.

    ResponderEliminar
  5. vaya primer plano te acaban de sacar en el telidiario de antena 3.

    pfff, esta noche sale otra vez.

    ResponderEliminar
  6. Bienvenida Camomila tantas veces como desees.


    Estimado Anónimo/a No es ningún misterio que mi relato esta lejos de tener la verdad absoluta ni una total verosimilitud, pero aun asi sigo pensando la peluquera fue de lo peorcito, aunque quiza no tanto como yo. Y por favor firmad con algun mote, inicial o nombre, ya que no tengo ni puñetera idea de quién eres.


    Amigo Don Cristal: Tié usté razón, deberia evitar los recursos de mi progenitor. Aunque bien a gusto me saltaria una generación para ir de cabeza a la peluqueria de mi abuelo(tipica barberia alutxense)donde solo aprenderia cosas chanantes.


    Amiga Gatxas No puedo atribuirme el merito de dicha frase, ya que es una referencia hacia el imprescindible jit de Feria "Cabeza Negra". Canción... quiero decir himno compuesto a partir de frases oidas en peluquerias. Además de "Te echo producto" se pueden disfrutar de otras estrofas lapidarias tales como "Tienes una cara antigua" o "Nunca en mi vida he visto un pelo como el tuyo"
    A veces me sorprendo a mi mismo canturreando el estribillo: "Déjamelo como Kate Moss, Déjamelo como Brooke Shields, Déjamelo como Grace Jones!!" En fin, IMPRESCINDIBLE.



    Bello Iñaki Ya me han avisado mis progenitores, aunque yo prefiero esperar a la edición de noche, me sera mas grato que me den paso Matias Prats Jr. y JotaJotaSantos. Tiene más caché.

    ResponderEliminar
  7. Vamos a ver...

    No creo que haga falta que te lo cuente, pero porsiaca...

    a) No es que seas un incompetente, es que si el trabajo dura un mes,y te echan el día antes de acabar, se ahorran la indepnización.

    b) Esa es la empresa privada, a la que tú tuviste la consideración de regalarles dos horas de tu vida que nunca recuperarás, y perderte el concierto de mai. Te juro que como mai y kim fracasen y no vuelvan a tocar ni como teloneros de tonchu, vas a estar aguantando mis monsergas por los restos.

    Y...

    Tendrías que haber pedido que te devolviesen el dinero del corte de pelo cuando viste que se te coló "Rosmary" y así la peluquera la próxima vez hubiese andado más lista.

    Diox! Hemos salido en Antena 3

    ResponderEliminar

Lo + seguido