sábado, agosto 13, 2005

La universidad de la vida

Hace un rato mientras estaba viendo la TV al mismo tiempo que me rajcaba las pelotas, disfrutaba de un cotidiano atracón de subcultura viendo la lista de los 40principales. Cuando el típico presentador repelente que va de jovenzuelo a la par que guay, iba a dar paso a un videoclip de Melendi. Cuando ha comentado unas recientes declaraciones de dicho sujeto en las que explicaba que no había leído un libro en su puñetera vida. Después el presentador pasaba a elogiar su sinceridad mientras que por otro lado procedía a tirarle alguna pullita de total superioridad. Algo que sin duda todos habríamos hecho de presentársenos la ocasión.


Estas declaraciones me recuerdan otras análogas que realizase en sus comienzos otro elemento repudiable del panorama musical español. Se trataba del deleznable Pau Dones, líder del grupo Jarabe de Palo, que también hacia gala de su particular carácter y decía también que lo suyo no era leer y que todo lo que había aprendido lo había hecho en la calle hablando con la gente. Todo esto me parece muy idílico y si alguien me dijese esto mismo en un bar con cuatro cervezas encima no haría mas que otorgarle toda la razón. Por otro lado que esta misma argumentación salida de boca de alguien que se supone que debería ser un artista (algo sin duda discutible con estos dos ejemplos) me parece cuanto menos fatal.



Ser sincero es algo que en esta vida casi siempre puntua negativo. Yo os insto a tiraros el rollo tanto como seais capaces para medrar en cualquier ámbito de vuestras existencias. Creo que la sinceridad solo esta al alcance de aquellos que estan de vuelta de todo. Por ejemplo; un futbolista de élite (que gana en un mes lo que cualquier currito medio en un lustro) al que le preguntan qué libros se ha llevado para matar los ratos de ocio en la concentración contesta que a él no le gusta leer y lo que se ha llevado es una Playstation portátil me parece genial. Qué queréis, soy un jodido clasista.




SI NO QUIERES SER COMO ELLOS... LEE!

5 comentarios:

  1. Un puntazo lo de la frase de la Bola de Cristal :) Dios, que dos personajes más espantosos.

    c.s.v.

    ResponderEliminar
  2. Yo sin embargo, quiero ser como tú.Este blog también me ha gustado mucho.Es cierto, la sinceridad sólo trae problemas

    ResponderEliminar
  3. Anda! Pero si son como Mariviki Beckam!! Que tampoco se ha leído un libro en su pija vida!!

    Y yo gastándome la pasta en el Fnac este finde comprando libros a mansalva... y estudiando en la universidad... pa qué?? si no tengo más q salir a la puta calle!!

    La madre q los parió a todos!

    ResponderEliminar
  4. Buenísimo post. Cuántas veces lo he pensado... ahora que la sinceridad parece un valor en alza y la gente presume sin ningún pudor de "decir las cosas a la cara". Pues qué asco, ¿quien coño quiere a alguien sincero a su lado? Yo no.

    Felicidades!

    ResponderEliminar

Lo + seguido