miércoles, agosto 17, 2005

Inmortales, invencibles, casi imbéciles

Retomo algo que me pasó hace unos días y que no comenté en su momento porque sinceramente he necesitado tiempo para asimilarlo. Los que leéis esto desde hace tiempo habréis comprobado que uno de los temas con los que mas doy el coñazo es mi pavor absoluto al hacerme mayor/viejo/carroza y prácticamente todas las decisiones que debieran ser importantes en mi vida son delegadas tontamente por este temor.



Al grano, hoy va sobre mi único hermano. Un tipo al que me unen pocas cosas en común, además de las propias de la consanguinidad. Pues bien yo creía que este muchacho de treinta añazos ya tenía el carácter medianamente formado y no me iba a sorprender en la vida con nuevas historias. Pero qué equivocado estaba amics! El muy truhán ha sufrido una digievolución inesperada que en casa nos dejo boquiabiertos.



Como ya dije hace bastante tiempo le acaban de dar un nuevo piso y a la espera de que le instalen la cocina nos libraremos de él en breve. Al parecer un día habían quedado para traerle todos los muebles de la cocina y quedo con el transportista para acudir y abrirle las puertas de su hogar. Pero algo en este plan se torció y volvió a casa antes de lo esperado. Mi hermano hizo que el camión diese la vuelta y volviese a Toledo con toda la cocina por que no era la que él había pedido. Más específicamente no era del color que el y su novia habían convenido a la hora de comprarlo; rojo. Y una vez explicado esto nos sacó una muestra que sinceramente era un rojo intenso. Como aves de rapiña fuimos nuestra común progenitora y yo a mofarnos de de él diciéndole que la había cagado y que eso era rojo-rojo. Pero nada el seguía en sus trece diciéndonos que estábamos ciegos y ponia la muestra sobre un fondo blanco para que notásemos que no era rojo sino burdeos-granate-furcia-ovetetúasaber…



Pues bien pasados unos días resultó que tenía razón y en la empresa de los muebles de cocina se habían equivocado (o intentado dar gato por liebre). Lo más chocante de todo es que fuese mi hermano, al que solo puedo visualizar pasando horas y horas pegando tiros y matando monstruos en videojuegos. Por un lado es reconfortante comprobar como la madurez en vez de reducir nuestras escasas habilidades físicas puede evolucionar para desarrollar nuevos superpoderes, como la diferenciación de tonalidades de un color. Pero por otro lado me escama imaginarme a mi mismo teniendo acaloradas discusiones sobre diseños de gritería o entrando en casa de alguien y fijándome con toda maldad en que no tienen cortinas. ¿Qué miedo, no?

6 comentarios:

  1. Cuando dentro de unos años, pocos si todo va bien, afanes del buzón de algún vecino el nuevo catálogo de Ikea, acuérdate de este post.

    También hay ventajas en esa nueva etapa, pues no pararás de organizar cenas con la única excusa de lucir los nuevos mantelitos o la cubertería de diseño azul eléctrico.

    Ya me puedo dar por no invitado.

    ResponderEliminar
  2. Creo que una amiga mia contrató a la misma empresa.Es increible,le pasó lo mismo: quería la cocina en rojo y se la pusieron granate. Creo que a tu hermano le han intentado colar la que devolvió mi amiga. O es una cocina que intentan colar a todo el mundo. Eso o que alguno de los que trabaja allí tiene un daltonismo serio que puede arruinar a la empresa.
    ¡Pobrecillo tu hermano!¡Cuánta incomprensión!
    P3

    ResponderEliminar
  3. Querido Pablo, no,no,no, ahora hablando de tus experiencias familiares, no,no,no. Tu desgastado cerebro da para mucho más.Lo importante es la cocinilla de gas donde poder guisar las patatas y no el color ilusorio de un catálogo desteñido.Lo importante es la lucha por perseguir la razón y no el dónde cocinar una tortilla.Tendrías que haberte ido tras el camión para reivindicar el daltonismo de tu hermano. Seguro que la primera era más bonita. Los rechazados aunque nadie lo sepa, somos los mejores. Ósculos.

    ResponderEliminar
  4. Mi hermano, con 24 años, acaba de sacarse el carnet. No pasaron 3 semanas y ya tenía coche...

    Yo me saqué el carnet cdo tenía 18... tuve q esperar 3 meses a papá me comprara un miserable Renault 5...

    A veces creo que para ser la hermana mayor, parezco la pequeña y díscola de la casa...

    ResponderEliminar
  5. ¿Jo tía, Mara! ¡qué hiperproblema! ¡me parece horrendo! ¡es que hay cada papi!

    ResponderEliminar
  6. Querido Nexus: Este 'mundillo ikea' me parece superinteresante y ójala caiga en sus redes si todo va bien y evoluciono correctamente. No te preocupes seras invitado si sólo si dejas de ser un 'fake'


    Estimada P3: La idea de al cocina constantemente repudiada también pasó por mi cabeza, si no te me adelantas yo ejcribiré la novela.

    Misterioso/a anónimo que firma siempre con ósculos en vez de con unas siglas(por ejemplo D.A.)o un mote: Siento que te defraudase la temática familiar del post pero la cosa esta muy mal y tengo poco material pa' desechar.


    Bienvenida MaraJade: Gracias por el par de comentarios en este humilde rincón.


    Al segundo anónimo no se me ocurre nada que comentarle, así que un salute.

    Ciao

    ResponderEliminar

Lo + seguido