domingo, agosto 07, 2005

Haz lo que debas

Las relaciones sociales sinceramente son algo inabarcable para este humilde blogger. Aún así como fiel cronista de la realidad paso a relatar un hecho puntual que presenciase el otro día. Hecho que carece de trascendencia, interés o incluso de gracia pero que en su momento me moló. Estaba yo visitando territorio inhóspito en el barrio de mis abuelos, donde había quedado con un colega para pergeñar un proyecto secreto. Es decir como si fuésemos jóvenes ilusionados preparando nuestro primer fanzine antisistema y como era previsible concluyendo sin hacer nada más que tomar una cerveza tras otra y haciendo castings ficticios para ‘Sex in the city’ versión Tve1 y otras paridas. Cuyo resultado “definitivo” para los curiosos serian Anita Obregón (Carri, la intelectual), Emma Ozores (Samanta, la pilingui), XXXX XXXXX(ahora mismo no recuerdo de quién hacia Txarlot la estrecha) y Rita Irasema (Miranda, la amargada).



Pues bien lo que quería relatar es lo que sucedió cuando apunto de despedirnos el fue a por tabaco a un bar de paso y una joven mozuela, al parecer conocida suya, empezó a chistarle para llamar su atención. A lo que él, otrora imperturbable, se dio la vuelta transmutando el rostro y dijo: - Jei. – La chica era la típica chica hispana de metrocuarentaycinco sin ningún rasgo que la pudiese calificar como atractiva pero que tampoco tenía ningún rasgo que la metiese en el saco de las feas, es decir el prototipo de chica “maja”. Pues bien ella con todo tipo de aspavientos le informó que toda la panda estaba en una terraza al lado. Él no contestó. Ella insistió en que estaban todos. Él dio la espalda, quedando yo frente a frente con la chica 'maja' en un eterno segundo de tensión entre desconocidos. Momento que devino en auto-presentaciones ante el impertérrito conocido común. La muchacha de nuevo insistió sobre su ubicación y la futura promesa de que iríamos para allá.



Mi colega no dijo ni pío y fue a comprar tabaco. Yo le seguí y oliéndome el percal, le informe que no se preocupase si se avergonzaba de mi presencia que yo me iba de inmediato pa’ la Renfe. Entonces el vino a decir algo así como que ni muerto y que se iba para casa. Así que salimos por la otra puerta del bar y seguimos nuestro camino. Aún no me ha quedado claro si este muchacho se avergonzaba de mí frente a sus colegas del barrio, o bien se avergonzaba de sus colegas o (como sospecho) se avergonzaba de todos por igual. Pero esto no es importante ya que lo que quiero resaltar es un acto de asocialidad total. Yo por mucho que pueda decir, habría sido victima de la presión y como soy más hipócrita hubiese puesto alguna excusa falsa, dado alguna explicación y me hubiese largado tan rápido como fuese posible. Aún tengo mucho que aprender para ser un punkarra sin ejcrupulos. Bueno quizá sean cosas de barrio que por desgracia no alcanzo a comprender.


Bis zum Dienstag höchstens...

3 comentarios:

  1. Me he vuelto a colar en tu blog. Eso de que uno no sabe quién se avergüenza de quién es traumático. Una vez, un amigo mío me preguntó - sin paños calientes -: ¿Esa impresentable es amiga tuya?
    Quizás lo que le pasó a tu amigo es que se vió venir que no congeniariáis o algo así.
    En definitiva, los dos "hicistéis lo que debíais".

    ResponderEliminar
  2. Por un lado me siento ligeramente culpable ya que esa frase de tu amigo podría haber salido perfectamente de mi boca. No puedo engañarte estimado/a Sunes, me muevo entre víboras y he terminado actuando como tal.

    Por otro lado quiero aclarar que lo que me escamó de la situación es que si mi colega (creo q no esta aclarado en mi confusa prosificación) hubiese sospechado que podría haber cualquier situación de tensión con sus colegas de fijo que habría hecho lo posible por arrejuntarnos, ¿por qué no lo hizo? Seguramente porque habria salido perdiendo él de algún modo. No sé solo son elucubraciones, pero piensa mal y acertaras.



    Ciao

    ResponderEliminar
  3. Pues vaya postal!Si me permite la observación creo que a tu amigo le avergonzaba la idea de que conociéses una realidad que quizás tú no imaginabas.Creo que es simple inseguridad y nada más.Cada uno puede tener los amigos que le de la gana y si no pegan ni con cola... ¿qué?.

    ResponderEliminar

Lo + seguido