viernes, agosto 19, 2005

Atracón de cajpa o la cabra tira pal monte.

La velada de ayer la aproveche para quedar con . Ev. y Ph. A los que apenas les queda una quincena para retornar a sus distintos países natales. Como siempre me regalaron toda suerte de anécdotas de mi total interés y acto seguido me estuvieron explicando como cada sobremesa se apalancan delante de la televisión para seguir las evoluciones de la serie “Frijolito” que les tiene como hipnotizaos. Cosa que me parece total, si tienes que llevarte algo de un país la mejor elección posible es la de asimilar su cultura trash.



Después vino Ma. el novio apañol de Ev. y como estábamos con dos alemanes no se nos ocurrió nada mejor que disertar sobre las guerras mundiales y sus similitudes y diferencias con la guerra civil española. Pfffffffff Bastante tocados por las Estrella de Galicia ingeridas expusimos temeridades del calibre de que nos hubiese gustado ver a Rommel en la batallal Ebro pa ver si de verdad el zorro del desierto era tan buen estratega. En fin de lastima absoluta.



Una vez me despedí de ellos me dirigí a coger el búho en Ciudad Lineal. Como llegué tarde al de las doce y cuarto y demasiado pronto para el de la una y veinte. Decidí buscar un garito donde poder aliviarme ya que por decirlo coloquialmente: me estaba meando vivo. Después de dar un par de rodeos por calles adyacentes y encontrar solo abierto una Whiskeria-puticlub que no era de mi agrado, solo me quedaba elegir entre ir a un parque (cosa que siempre intento evitar pues no me mola mear en la calle a no ser que sea fuerza mayor.) o entrar en el bingo y aprovechar para echar unos cartones. Milagrosamente apareció una cafetería enfrente de la parada y entre a tomarme una cocacola, etxar la caña y esperar a que llegase el bus.



Dentro de aquel bar me encontré con un microcosmos de fascinación absoluta donde las reglas de observación y anotación de un blogger se hacían mas patentes que nunca. Un par de cracks con sus copazos de coñac y hablando a voces acaparaban toda mi atención. Uno de ellos particularmente expresivo se dedicaba a vilipendiar cruelmente a su cuñado. Que al parecer trabajaba de segurata en una obra y al que había ido a visitar al trabajo: Y cual fue su sorpresa al encontrárselo tirado de mala manera en un sofá fumándose un puro. Cosa que no le parecía de recibo y le daba pie para despellejar a su cuñado.


Pero yo que he de reconocer aún sentía en mi aliento las funestas consecuencias de la ebriedad tuve que defender mi orgullo herido de ex segurata. Un gremio que en el pasado me dotó de algunas experiencias vitales inigualables que nutren lo mejorcito de mi repertorio de anécdotas. Pues bien rompí la postura correcta de ver oír y callar del buen cronista de la realidad para incluirme como interlocutor y personaje adicional de la acción. Así que me inmiscuí en una conversación ajena y sacando pecho por mi currículum vitae defendí que todo trabajador tiene derecho a tomarse un momento de relax.



Fue cuando él me explicó que él también era vigilante de seguridad, y que a ejcaquearse no le ganaba nadie, pero que lo de su cuñado era de juzgado de guardia y que ejemplares de ese calibre son los que daban mala fama al gremio. No pude más que darle la razón. El tipo me quiso invitar a la cocacola y el bocata que había pedido y estaba esperando. Cosa a la que me negué, en todo caso debiera haberle invitado yo, aunque no lo hice por mi inquebrantable principio de no invitar a los borrachuzos putosamos que me encuentre por el mundo. En eso que me entregaron mi bocata de tortilla, con el que me marche justo para ver como llegaba el bus y poco más.

3 comentarios:

  1. Bien, bien, Gamo, me gusta que no te guste mear en la calle. Eso te hace solidario con las mujeres, que, a día de hoy, no tenemos manera de hacerlo con discreción. Y la ciencia no hace nada en ese campo. Cachis.

    Gachas

    ResponderEliminar
  2. No deseperes Gatxas, seguro que alguna universidad de Tarragona (o similar) estará haciendo estudios al respecto. Respecto a mis motivos como con todo lejos de ser por solidaridad (sentimiento aterrador ande los haya) sino que son por puro egoísmo.

    ResponderEliminar
  3. Claro que la ciencia hace cosas...
    http://www.cono-magico.cl/
    http://www.pipinette.se/sidor/sp_pottan.htm
    Lo único que pasa es que el Instituto de la Mujer y otras instituciones feministas lo que quieren es que los hombres meemos sentados.
    http://www.creetelo.com/noticias31.htm

    ResponderEliminar

Lo + seguido