martes, julio 12, 2005

Deberiamos replantearnos el concepto de ciudadania.

Ya estoy de regreso tras mi escapada alicantina, probablemente la única vez que veré el mar este verano. Bueno un desempleado no puede tampoco pedir peras al olmo y me conformare con la bendita 'soledad' del madrileño en agosto.



El viaje en sí ha sido una autentica regresión juvenil; con jornadas playeras diurnas(lamentablemente topamos con banderas rojas, pero cuando pudimos bañarnos disfrutamos de mar con olas importantes que nos oxtiaban a diestro y siniestro, como a mi me gusta el mar), salidas nocturnas con largas discusiones sobre temas abstractos que no llegan a ningún fin concreto (Sacando el tertuliano que todos llevamos dentro en modo profesional, dando golpes encima de la mesa y todo tipo de trucos expresivos de indignación juanadriansenianos para temas tales como 'Origen de la personalidad: Instinto o entorno' o dicho sin eufemismos: 'Un maricón: ¿nace o se hace?'.); Exploracion de distintos tipos de vida nocturna de una ciudad costera de provincias; Alcoholismo radical; Tópica sesión de nudismo gratuito en una playa en el medio de ciudad a las tantas de la noche; etcetera, etcetera... En resumen todo ocio, sin realizar ninguna actividad remotamente cultural como pudiese ser: ir a ver museos arqueologicos ir a ver noseque castillo... es decir unas autenticas vacaciones.



Pero no es mi deseo dedicar este post a detallar experiencias sino para hacer algo mucho más interesante; poner a parir publicamente a mis colegas (por fin se amortiza el bloj). En este findesemana me reuní con E. de Barna y C.S.V. de León aunque residente en el mismo Alicante. Practicando una vez más convivencia con ellos me percate de la absoluta diversidad del ser humano. En este caso para diferenciarlos pondré como ejemplo las cosas que descubrí de ellos únicamente observando lo que que miraban por televisión.



Por un lado esta C.S.V. para quién no lo conozca, diré que a sus 34 añazos tiene la virtud de ser la persona más pueril e irresponsable que conozco y paradógicamente a la vez consigue llevar un modus vivendi de autentico jubilado. C.S.V. además tiene la curiosa cualidad de indignarme con practicamente todas sus opiniones y a pesar de todo consigue hacer despertar ternura en mi ser que impide que le mate a palos. C.S.V. se decubrio siendo fan de la serie de dibujos "Sinchan", cuyos capítulos miraba con autentica devoción. Una serie que mi opinión es una puta mierda para niños (del todo lícito) pero en el caso de los fans adultos solo puedo calificarles como subnormales profundos que disfrutan con bromas del tipo cacaculopedopis perpetradas por un mico repelente. "Sin-chan" es como tantas cosas que inexplicablemente se ponen de moda, pero que el paso del tiempo se encarga de dar su justo valor (el efecto Beavis&Butthead).



Por otro lado tenemos a E. el 'quillazo', una persona que sin ningún tipo de reparo presume de ser probablemente 'el mayor experto sobre "A salir de clase" en este país'. En fin, sin comentarios. Por su lado E. nos sorprendio gratamente al hacernos visionar el episodio fin de temporada de una serie de TV3 "El cor de la ciutat". Una telenovela en catalán en la que tras la entrada de los títulos de crédito se anunciaba el cáracter de la serie diciendo que era el capítulo 1014 de la misma. Por hacer un ligero resumen detallare una escena final que me pareció especialmente chanante: En el contexto de una boda familiar, un pavo con una enfermedad terminal y tras haber echado un casquete de reconciliación con su churri nel coche, entra en la casa se encuentra con que otro personaje (el malo) tiene atada a la mujer de su hermano con la intención de violarla. Los dos pavos comienzan una pelea y el malo, termina clavandole un cuchillo en el vientre y acelerando su fin. Pero en ese instante aparece el hermano del malo, que milagrosamente ha escapado a la muerte saliendo del pozo donde su propio hermano le habia arrojado. Pero el esfuerzo ha sido enorme y esta demasiado débil para hacerle frente. Así que la mujer hubiese vuelto a quedar a solas contra el malo de no ser en el último momento el malo cae abatido por un disparo que le es asestado gracias a una milagrosa aparición de los mossos d'esquadra. No siendo suficiente, aparece la churri del enfermo terminal con un cuchillo clavado nel vientre y le saca de la habitación (supongo que con el fin de que se desangre con más celeridad mientras llega la ambulancia)y salen al jardín donde en un memorable plano picado, visione una de las interpretaciones de los últimos estertores de un moribundo mas chanantes que jamás he visto. Como habreís podido deducir la serie me parecio de lo mejorcito que he visto en siglos e intentare seguirla en el futuro. Pero nada se puede comparar a a ver mi colega metido hasta el cuello en el desarrollo de la acción y como comentaba las jugadas con suma inocencia con perlas del calibre de: - Oxtia no, la va a violar. - Pffffffffffffffffffffffffffffffff




Que puta pena todo en general. Con esto quiero concluir que nadie se escapa de la alargada sombra de sus propias mierdas. Avisados quedamos todos. Ciao.

7 comentarios:

  1. Sugerir la comparación entre Shin-Chan y Beavis & Butt-head es como pretender colocar en el mismo una peli de Peret y Amadeus

    ResponderEliminar
  2. Estimado DonCristal, antes de nada felicitarte por tu nick que me parece de las elecciones más chanantes posibles. Respecto a tu comentario, es un poco confuso y no me queda claro si eres fan de Sintxan o de las criaturas creadas por Mike Judge. En cualquier caso como me parecen igual de zafias y lineales, así la respuesta sera la misma. Pero bueno eso es una tara mía que no puedo llegar a disfrutarlas seguramente por algun abismo generacional-sentimental-llamaloequis que nos separa (yo me lo pierdo). Igualmente hay otras muchas cosas objetivamente abominables que a mi me gustan y sin duda me hacen merecer alguna que otra lapidación pública.


    Me voy a volcar vacas. un salute

    ResponderEliminar
  3. cuánta incomprensión...

    ResponderEliminar
  4. El Cor de la Ciutat!. No et dòna vergonya malgastar hores de les vacances en veure sèries absurdes como aquesta?.

    Adeu.

    ResponderEliminar
  5. Ay, Pablo Gamo, ¡Cuán cerca me siento de tu visión del mundo y de lojolegas!
    ¡Qué majo eres!

    ResponderEliminar
  6. Así que viendo "El cor de la ciutat": personalmente, pienso que los seriales de la TV3 resultan mucho más cercanos que la típica serie de Telebingo o Antena Tres, o el culebrón cutre de la Primera, ya que toman como modelo las series inglesas de la BBC sobre la vida en los barrios obreros de allí.

    Siempre he admirado su buen hacer -ya llevan unas cuantas, la mejor una especie de "Falcon Crest" a la catalana, "Nissaga de poder"- y me hace gracia que siempre acaba todo en novela negra, llevo muchos episodios esperando que esos mantas de los mossos d'esquadra descubran a el Tomàs de una puñetera vez...gracias por contarme el final de esta temporada, pero lo digo en serio, porque ahora ya no puedo seguirla de cuando en cuando como solía, cuando era una parada ociosa.

    Hace meses, aposté conmigo misma a que el violador era el Ramón de les Olives, que ha sido sucesivamente adoptado por una señora del mercado, maltratador de mujeres y ahora mosso encerrado injustamente en la cárcel, por unas violaciones que no cometió: ahí me quito el sombrero ante el ingenio del equipo de Josep Maria Benet i Jornet, aunque nunca les vaya a perdonar el haber destrozado "Mirall Trencat", en una adaptación indigna y más viniendo de unos catalanes.

    Unos personajes que te gustarían mucho serían el matrimonio de testigos de Jehová y la farmaceútica perversa: el marido tiene una relación sadomaso -barato, eso sí- con la farmaceútica, y además esta a su vez, sedujo a la señora hace un tiempo.
    Con el rodaje que llevan todos en esta serie, lo más inverosímil es que no estén todos en un psiquiátrico...

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué retorcido! ¿quién habrá escrito el guión? ¿alguien de un partido político tipo Familia y Vida, El Partido Romántico...?
    me parecen muy ejpañola la truculencia de tales escenas.

    Isabel de Egipto.

    ResponderEliminar

Lo + seguido