jueves, junio 16, 2005

Ultimate spanish omelette

Hoy toca un post de temática culinaria, al mas puro estilo de la amiga Gatxas. Hace poco más de un año me echaba las manos a la cabeza de indignación cuando V. nos explicó como habia perpetrado la tortilla de patata. V. aunque de madre española, era canadiense de pura cepa y se picó con la elaboracion de una (tras alguna cena de iniciación a la cultura cañí que realizabamos en nuestro hogar, I. et moi para fomentar Madrid 2012 o algo). Como la explicación de que había que freir las patatas le pareció un paso innecesario, decidió por sí misma que quedaria menos grasiento hacer todo el proceso solo que con patatas hervidas. En fin, una iniciativa que parece sacada del mismo Ferran Adriá. Una maldita aberración, quitar el ingrediente grasiento de algo tipical spanish es siempre un error... ¿Morcilla light? ¿panceta de tofú? Iros a la puta mierda!


Pues cuál fue mi sorpresa cuando dicha hazaña propia de una mente extranjera, fue retorcida y superada en extremo en mi hogar. Por mis propios padres, de los que ahora reniego y dudo razonablemente de su verdadera paternalidad biologica. Quizá verdaderamente la leyenda de que me encontrasen en un cubo de la basura fuese felizmente real. Sí, eso me contaban de cani para que no olvidase jamás mi condición de ejcoria proletaria pfffffffffffff los ochenta, amigos!


Al grano. Ayer tarde llegó a casa mi progenitor y al ver como mi progenitora se disponia a preparar una tortilla de patatas para la cena. Él nos epató a todos con su luminaria idea de hacer la tortilla de un modo más fácil y rápido. No sé de donde sacaría la idea, aunque apostaría mi brazo izquierdo a que fue escuchado o ideado en algún bar. Al parecer le habían explicado que el resultado final quedaba igual de bien, en vez de cortando y friendo uno mismo las patatas, utilizando pataras chips de churrería. Así que se emprendió el experimiento abocado al fracaso en la cocina de mi hogar. Al menos mi visionaria progenitora queriendo demostrar su obvia superioridad en este asunto y ante la esperanza de poder lanzar pullitas sobre este asunto ad eternum, realizó paralelamente una deliciosa tortilla tradicional. El resto os lo podeís imaginar.


Mañana más.

4 comentarios:

  1. ¡Qué grandes los filósofos de bar! Enuncian teorías que sólo se sostienen allí, y casi nunca resisten el tamiz del empirismo...

    ResponderEliminar
  2. Ferran Adriá? por favor que no prostituian la gastronomía española con experimentos inventados en bares de barrio y hechos por un obrero con voz de carajillo.

    Saludos.

    P.D: como ves ya no soy anónimo

    ResponderEliminar
  3. Qué puta pena de club de fans tienes amigo Pablo!!!

    O tomas medidas o la tasa de Singapur acabarà desapareciendo. O mucho peor, terminaràs acudiendo a conciertos de fados.

    Tu colega que te aprecia taco

    Miguelón

    ResponderEliminar
  4. Para añadir un poco de luz al affaire de tortilla-de-patatas-txips he de decir que a tu padre le han engañao con respecto a la fuente original de ditxo manjar (prefiero pensar que ha sido así). La producción de ditxa tortilla la he visto yo en el fabuloso programa de cocina que emite TVE1 bajol pomposo y original nombre de Vamos a cocinar con Jose Andrés, que tenía como invitado especial al gran guallomin.

    Por eso, como sabía que iba a tener enfrente a un invitado tope moderno y con talento a raudales (como ya demostró en su último naitshou), decidió pergeñar la tortilla española de toda la vida a base de patatas de bolsa, y de paso también preparar unos mejillones que después metía en una lata de conservas (pfffffffffffffffffffffffffffffff no he visto nada más ajqueroso en mi puta vida).
    Así al final le conseguía demostrar que él también podía ser tope irónico y moderno cuando lo pretendía.

    ResponderEliminar

Lo + seguido