domingo, mayo 22, 2005

Luke, yo soy tu padre

Acabo de llegar a mi hogar tras haber visionado con mi hermano en los multicines de Rivas Vaciamadrid, no se me ocurre lugar más apropiado, de la última entrega de la segunda trilogia de StarWars (aunque sea precuela ya que cronologicamente la historia es anterior). Me refiero a La venganza de los Sith. Interrumpo la narración de mis desventuras en el Reino Unido, para comentar algo que creo que es un acontencimiento importante en mi vida, como tantos otros yo también me crie a los pechos de Dark Vader.


Como a la mayoria de la gente medianamente parcial las peliculas nuevas a pesar de algunos escasos momentos de interés, me habían parecido flojas. Pero según se iba acercando la fecha de esta peli, iba viendo imagenes, trailers y toda la pejca iba creciendo en mi un hormigueo y una excitación de fan, completamente irracional. En esta última entrega solo puedo decir que he pasado la última media hora agarrado a mi asiento con una tensión inenarrable y embargado en múltiples emociones(*). No tengo palabras.

1 comentario:

  1. (*) Toda esa oleada de tensión que me ocupaba durante la parte final de la peli, era debida al combo gigante de palomitas y litro de cocacola que había pillado con mi hermano. Es decir me estaba meando como una perra.

    La pelí me ha parecido execrable. La única palabra que la define es MEDIOCRE. De todas las pelis (incluyendo las de los ewocks) me parece la peor.

    ResponderEliminar

Lo + seguido