miércoles, mayo 25, 2005

Journée des femmes fatales

Hoy se suponia que comenzaba a empollar a quince días vista de mi exámen. He estado un par de horas pero como todo primer día la concentración ha sido nula. También he ido a clase para hacer unas prácticas de análisis oracionales, hasta a mí me parece patético pasar una hora y media corrigiendo arbolitos. Al menos me he percatado que no era el único reviejo de la clase, también estaba una chica de mi quinta. Una que a principios de la carrera nos molaba taco a mi y a mi colega K. nunca hablamos con ella, ni sabiamos ningún dato contrastado. Demasiado distante e inaccesible para nosotros, aunque siempre nos referiamos a su persona como Txarlín por su singular parecido con la vocalista de Texas. Me hubiese sido fácil inventar cualquier burda excusa para hablarle y acto seguido abrumarla con toda suerte de excentricidades. Es decir una nueva ocasión de hacer el ridiculo. Pero he decidido seguir sin hablar con ella porque tengo el convencimiento que es mejor mantenerla como mito erótico; hermosa y calladita.


Hace un rato ha aparecido mi progenitor con un presente. En la Caixa de Cataluña le han endiñado un ejemplar no venial del último premio Planeta, escrito por la idolatrada Lucy. Obviamente me lo ha entregado inmediatamente. Estoy deseando hincarle el diente y poder ser lector mass-media.


Banda sonora del momento:
Texas: Careful what you wish for

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo + seguido