sábado, mayo 21, 2005

Entropy in UK: part txú

MARTES

Este fue el día elegido para perpetrar la paliza turistica en todo su esplendor. Desde Victoria sq. hasta Tower Hill a pata pasando por sitios tan significativos como poco interesantes. Hyde Park, el speaker´s corner donde gritar al viento GIBRALTAR ESPAÑOL!, Buckingham Palace, St. James´s Park, Downing street donde las personas autóctonas inglesas me ganaron el corazón; por una lado una típica loca inofensiva que a gritos hacía preguntas pertinaces contra los muros de la actual casa de T-Blair. Por otro lado una delirante señora que se acerco al madero de la puerta y le preguntó sí en ese monento estaba dentro el primer ministro, el policia que se quedó a cuadros ante la relevancia de dicha pregunta le contesto que no. Entonces ella con un gesto de honda comprehensión le dijo entonces señalando en otra dirección - Ah, entonces estara trabajando allí. -


Después vimos otros objetivo de nuestras fotos para acreditar nuestra presencia en la ciudad como Westminster Abbey, el Big Ben, The Globe el teatro de Chespir, St. Paul etc... En definitiva para aquellos que estamos habituados a pasar la mayoria de su tiempo preferentemente en situación horizontal, lo que viene a ser un autentico palizón para ver cosas que realmente no interesan nada. Comimos y volviendo sobre nuestros pasos fuimos a la National Gallery a ver obras maestras de brochas de todas las edades. Para mí es un orgullo poder ponerme delante del "Matrimonio Arnolfini" de Van Eyck un autentico mito para todos aquellos que hicimos Historia del arte en COU.


Como no podiamos con nuestras almas volvimos para al donde nos encontramos con nuestras dos compañeras de habitación Llenifer y Txirli. Nos comentaron su viaje fin de carrera, bueno eso creo porque apenas pillabamos cosas sueltas de sus veloces charlas. Se treataba del caso tipico de yankees cuyos padres, podridos de dinero, mandan a Europa a sus retoños un mes para que vean mundo y puedan pasar el resto de sus vidas presumiendo de su amplitud de horizontes, a razón de ciudad cada tres días y pais por semana (más o menos). Nosotros que nos vimos el percal y su poco interés como seres humanos volvimos a salir tras quince minutos de conveniente reposo en busca de algun típico pub donde ponernos ciegos a birras.


Después fuimos a cenar a un restaurante italiano y por último en el bar del hotel a confraternizar. Conocimos a un pavo australiano y una chica almeriense contra los que nos batimos el cobre jugando al billar e intercambiamos todo típo de improperios contra la cultura que nos acogía. ¿Qué se puede esperar sí hacen todo al revés (excepto colocarse en el lado correcto en las ejcaleras mecánicas del metro)? y toda suerte de prejuicios típicos de un alma española en contra de algo que solo conoce tangencialmente. Como si nada se nos hicieron las dos de la mañana y nos fuimos a dormir, esta vez intentando no despertar a nadie.



To be continued...

2 comentarios:

  1. Si pusieras unas fotos redondearias la crónica.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Por desgracia yo soy un chico de cámara de un sólo uso y película fotografica, es decir un reviejo y un cutre.

    Mi compañero si llevaba digital, si hay alguna que mole cuando me las pase no dudaré en ponerlas.

    Tus comenarios son escuchados seas quién seas.

    Bye

    ResponderEliminar

Lo + seguido