martes, mayo 24, 2005

The beautiful & the damned

Dirigiendome a la facultad a hora punta en Renfe como la miserable persona que soy, corría por delante de niños, ancianos y tullidos en general para agenciarme un lugar sentado. Adquirida mi posición de poder, pretendia abstraerme del mundo en algo de lectura o mirando por la ventana un paisaje vicalvareño mientras canturreaba estupidas melodias pop. Todo con tal de no intercambiar miradas con alguna mujer mayor a la que las reglas básicas que por mi maldita educación judeo-cristiana rigen mis actos me obligasen a joderme y ceder el sitio. Algunos puntos de debilidad me quedan aún.


Pero todo eso paso cuando una jovencita de pie a mi lado, enfundadada en un indescriptible poncho de ganchillo rosa chillón, sacaba de su abultado macuto una cámara digital. Y sacaba una foto a los apretujados en posición vertical. Ante el estupor de estos que se veían sorpresivamente retratados, yo sólo he podido pensar:
- Esta pava fijo que tiene un fotolog! -
El haber sacado esta conclusión en décimas de segundo me ha hecho sentirme completamente miserable. Este es el tipo de conocimiento inútil que me aleja de la felicidad y me acerca al lector tipo de ElPaísdelasTentaciones. Debería revisar mis mecánismos mentales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo + seguido