miércoles, abril 27, 2005

En bujca de autoescuela.

He visitado tres autoescuelas cercanas de mi localidad. He ido a informarme sobre los precios, condiciones y toda las minudencias que tendré que superar para conseguir el permiso de conducir. En resumen me me voy a gastar una pequeña fortuna para tener algo que no quiero, que no me hace la más mínima ilusión y que espero no tener necesidad de emplear nunca. Sé que todo el mundo me dice que me va a hacer la vida más fácil, que una vez que este motorizado no volveré a pisar un transporte público. Puede que en un par de meses me recordeis estas palabras y me hagais tragarmelas una por una, pero alla van: Soy un puto-peaton. Me flipan los transportes públicos, el tiempo que paso en ellos lo considero tiempo útil ya que siempre estoy oyendo música o leyendo algo. Si dejase de ir en estos transportes, perdería un tiempo de hacer cosas que realmente quiero hacer.


Además que creo que comprar un coche es la cadena definitiva que me queda para ser un completo alienado. Pagar el coche, gasolina, seguro, reparaciones, multas... solo pensar en crearme estos gastos (del todo inecesarios) hace que mi abono transporte parezca económico. La otra pega fundamental es que en un automóvil personal viajaria solo y dejaria de mezclarme con la plebe. El cotillear las vidas de los demás en transportes públicos(coversaciones, vestimentas, hábitos de todo tipo, etc...) son una de mis pequeños placeres diarios y no me gustaria perderlo.



Ahora con toda razón os preguntareis, si lo tienes tan claro ¿por qué coño te vas a apuntar a una autoescuela? Pues, la respuesta es obvia, soy un parado sin nada que hacer y las otras opciones de buscarme una rutina (vease un cursillo CCC de guitarra o apuntarme a una ONG...) son demasiado buenrrollistas para mi gusto.



Ahora ya he decidido mi futura autoejcuela. Todas tenían exactamente las mismas condiciones y precios. Algún tipo de mafia cosladeña debe impedir el libre mercado con precios prestablecidos. Me he decidido por una porque la chica ha sido lo más y me ha atendido dejando de pasar el aspirador al maletero de su coche. Sinceramente se lo ha ganado.



Como fin de este post, contaré que esta tarde ha venido al domicilio la vecina de al lado. A sabiendas de que yo era filologo y me ha hecho una pregunta con la que le ha debido martillear su sobrina toda la puta tarde. La cuestión era:
- Cómo se llamaba el burro de Sancho Panza? -
El nombre de cientos de personajes cervantinos han pasado delante de mis ojos, sin acertar a dar una respuesta. Obviamente no tenía ni puta idea y ni mi formación literaria, ni las tres veces que he leído el Quijote durante mi formación academica ha servido de nada. Ni he contestado un nombre al azar tirandome el rollo, ni he dicho que no tenía nombre conocido, no. Mi única respuesta ha sido - Pero qué les enseñan a los niños de cuatro años de hoy? - Pfffffffffffff Como ya he dicho mil veces ser filólogo es garantia de inutildad. Menos mal que sólo era una miserable excusa de la vecina. En realidad venía a etxar un fiti con mi progenitora. Ya que en su casa por motivos de salud se lo tienen prohibido e inocentemente creen que lo ha dejado.


Passi-ho-bé

6 comentarios:

  1. Estas afrontando el tema de una manera excesivamente negativa, obviando por completo los innegables placeres que puede reportarte el ser un conductor mas, como puede ser el perpetrar fechorias contra tus antiguos congeneres -los peatones- con total impunidad, el poder proferir aquella mitica frase de "¡MUJER TENIAS QUE SER!" cuando algun otro vehiculo haga una maniobra en tu opinion inaceptable, etc...

    ResponderEliminar
  2. me parece muy bien que te movilices, asi conoceras el placer que representa el insulto indiscriminado, el resgo de la conduccion ebria y la mierda que es aparcar.

    ResponderEliminar
  3. Actuais como una puñetera secta intentando convertirme.

    ResponderEliminar
  4. pos yo que quereis que os diga, donde esté un buen vagón atestado de gente de tropecientas nacionalidades o un autobús repleto de abuelas peleándose por un sitio... que la vida del conductor es un estrés contínuo y más ahora que no queda una sola calle sin levantar. bien de atascos, bien de freaks, bien de multas, de pagar para aparcar, de aparcar para pagar, de policías de movilidad, municipales, nacionales, benemérita, todos ellos dispuestos a meterte un buen paquete, y las grúas, y los radares fijos y los móviles y las dobles filas, los carriles bus... y lo más importante ¿renunciar a ese sentimiento de "soy el rey del mambo" y "con mi abono al fin del mundo" cada mes?.... nooop.... eso sí, como siga subiendo el precio del cupón yo me compraré una bici, que por lo menos es eco-nómica/lógica.

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón en todo.
    Estoy hasta las narices de Centenarios...Mi sobrina también tiene que hacer un montón de fichas absurdas. Y por supuesto, se nota claramente que su profesora no se ha leído ni el primer capítulo. Hace un rato ha llegado recitando algo de D.Q. Jolín, me la están volviendo un monstruo...necesito algún video de Leticia Sabater, algo de "Con mucha marcha" o por el estilo. ¿Alguien puede ayudarme?

    ResponderEliminar
  6. Puedo decir desde lo mas hondo de mi corazón y con orgullo y sin ningun atisbo de vergüenza que soy conductora y que no he leido en mi puta vida el Quijote.
    Tu no sabes el universo paralelo que te estas perdiendo. Esos minutos de tensa espera en los semaforos, donde se despliega a ras de ventanilla la miserable vida de los que van andando.
    Una unica cosa te pido el dia que salgas de practicas avisame para no sacar mi flamante coche nuevo (Kia Picanto). Si quieres te vendo el Corsa.
    Besos Cris.

    ResponderEliminar

Lo + seguido