martes, marzo 15, 2005

Cañas de martes

Ayer me ofrecieron otro trabajo en la misma empresa de la queme habían anunciado mi despido 24 horas antes. Exactamente lo mismo con un pequeño matiz, en vez de recibir llamadas sería emitirlas. No entra en mis planes tener que dar el coñazo a desconocidos. De momento no me muero de hambre y bujcare otra cosa más digna.



Salí de trabajar y me fui a etxar unas cañas con Ro. después se unieron Ce. y Ev. (por cierto me moló taco saber que en alemán se pronuncia Effa)Tras un par de garitos selectos de La Latina fuimos al local de Pe. el calavera para disfrutar de su maestría tirando cañas y el jeto de amargada de su patrona. Cerró su local y fueron todos (uniendose dos fieras alemanes más) mientras yo veía como el minutero se acercaba peligrosamente a la hora que partia la última Renfe y me dejaba encayado en Madriz a merced de los Buhos (nitbus).


Demostrando mi vejez física/mental me despedí de todos alegando que al día siguiente trabajaba. Ro. cargando con sus nuevas botas (adquiridas en una botique fínisima de La Latina) estaba en la misma situaión me miró con desprecio y aires de superioridad quedandose con un grupo de pseudodesconocidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo + seguido