jueves, febrero 03, 2005

Conocidos y Saludados

No hay situación más violenta que compartir transporte público con alguién conocido(o saludado) pero con quién no tienes el más mínimo nexo de unión. Y lo más impotante ningún tipo de conversación. Esto es más grave cuando esta situación intento eludirla a diario con dos compañeras de curro que residen en mi misma localidad y suben a mis mismos buses. No es que me caigan mal ni nada, pero no tengo nada que de hablar con dos niñas de 20 años que tienen mentalidad finalista de "finde". Total que es un horror(siendo recíproco porque para ellas debo ser como un bicho verde). El único tema común es el trabajo y la verdad no es absolutamente nada apetecible.

Por ejemplo, hoy hemos estado hablando de Ma. un compañero canario que tiene el defecto de ser vegetariano. De eso han estado hablando todo el viaje y de como se podía vivir comiendo siempre la mismas cosas. He intentado hacerme el hombre de mundo diciendo que había aproximadamente las mismas combinaciones culinarias que las que había con la carne. Pero me han dejado tirando que comer salchichas de tofú y otras cosas raras no son de recibo. Después he contratacado acusandolas en plan paternal de estar muy malcriadas al vivir con sus progenitores, teniendo siempre un filete en la mesa(pfffffff debería caerseme la cara de vergüenza) Ya verían cuando se independizasen y viesen la carne como el lujo semanal. Rápidamente se han defendido, argumentando que han estado quince días de vacaciones en Murcia/Tenerife con sus amigas y no han tenido esos problemas de economía. A punto he estado de explotar allí mismo aguantando el despolle.


En fín, con lo a gusto que voy yo solo con mi discman escuchando tonti-pop. Voy a tener que seguir evitandolas como hago casí siempre, ya sea entreteniendome un poco a la sálida o esperando distraidamente un bus distinto (aunque dé mucha más vuelta).

1 comentario:

Lo + seguido