lunes, febrero 14, 2005

Antes y después

La incompatibilidad de mi horario laboral con mi peluquería habitual (situada en el glamouroso barrio de Entrevías) me ha hecho descubrir uno de esas experiencias vitales tan poco recomendables que es la de descubrir un sitio nuevo. Metáforicamente he lanzado los dados, poniendo a prueba mi fortuna metiendome en la nueva peluquería que abrieron al lado de mi casa. Dentro de los comercios aglutinados en torno al AhorraMás. Echén ustedes las cuentas pertinentes respecto al nivel de caspa reinante.


Llamé esta mañana para pedir hora. Aunque sé que eso no sirve de nada y según llegue irán pasando todas las personas que estuviesen esperando delante de mí. Deberiamos ser todos más punquis y si 10 minutos después de la hora acordada no nos hubiesen atendido levantarnos y no volver jamás... como cambiaría entonces el orden del mundo. Pero hoy no estaba para tentativas contrasistema, mi pelo había crecido demasiado y ya conformaba una suerte de casco que me hacía parecer mucho más cabezón de lo estéticamente recomendado.


El sitio era rematadamente cutre. No cutre de un modo encantador como la peluqueria de Patrice Leconte, sino un cutre con matiz zafio y repulsivo, el quiero y no puedo de lo moderno ochentero. En cuanto ví a los peluqueros me dí cuenta que no había elegido bien. ¿Cómo fiarse de alguién que te va a cortar el pelo cuyos peinados te parecen lo puto peor? En fín cogí fuerzas de flaqueza y procedí a emplear mi tecnica de peluquerías. Como me molesta sobremanera hablar con peluquer@s interpreto el papel de autista. Así que es el único sitio donde soy capaz de estar callado como una puta. No saliendo de mi boca más que las instrucciones "Corto, con máquina y no me eches gomina ni otras cosas raras" y el resto de sonidos emitidos son cortantes afirmaciones, negaciones o extraños sonidos onomatopeyicos... sólo como respuestas a preguntas directas.


Aquí os dejo un esquema visual para que os hagaís una idea de mi transformación capilar. Aunque según veais la foto puede ser que os txane más la primera. Con mi jeta no sucedía así.


AVANT



APRÉS




Por otra parte M. me ha llamado para ir el miercoles a ver una especie de performance al Auditorio nacional. Aunque aún tengo reticencias, sé que si no tuviese un blog donde contarlo, jamás iria a un acontecimiento similar. Todo sea por poderlo criticar. Ya se verá...

1 comentario:

  1. Para que te lo cortas si luego no te lo vas a peinar. P.

    ResponderEliminar

Lo + seguido